El Yeti y otros homínidos misteriosos

A partir de qué el Yeti o Abominable Hombre de las Nieves fue nombrado por primera vez ante un mundo asombrado por la posibilidad de que existiera un ser así, la imaginación colectiva se ha visto poblada por numerosos homínidos de esta clase deambulando por zonas despobladas del orbe. Se trata de un auténtico clan, tan variado como sorprendente.

Tras clases de Yeti

Al parecer en el área tibetana del Himalaya existen tres variedades de yeti: uno es pequeño, otro puede considerarse con grande y uno súper grande que realmente supera en mucho a los dos anteriores en cuanto a su tamaño. Únicamente el grande parece estar vinculado con otros enigmáticos homínidos de distintas regiones del mundo, como es el caso de Momo, el Monstruo de Missouri, Sasquatch o Pie Grande y el Mono Mofeta de los Everglades. Por otra parte, el Kaptar ruso parece formar parte de una categoría diferente.

El Yeti y sus parientes

Ahora, ¿Son estas distintas razas geográficas, variantes de una misma criatura o diferentes seres que solo comparten el hecho de tener mucho pelo y caminar erguidos? Y además, ¿Qué obtenemos al compararlos? Un célebre perseguidor del Sasquatch, John Green, intentó algo parecido: desde su punto de vista, el homínido salvaje de Norteamérica es mayor que los demás, mientras que la criatura misteriosa de Rusia es más alta que la del Himalaya, aunque todo ello se desprende solo de la revisión de las huellas que han dejado estos animales, las cuales son totalmente distintas a las humanas. A juicio de este experto, el Kaptar de Rusia tal vez sea la más “humana” de estas criaturas.

El Yeti, criatura no humana

Para aquellas personas preocupadas en que se mate un Pie Grande con el objetivo de estudiarlo, lo cual desde su punto de vista no sería sino un asesinato y la desaparición de una especie, Green opina que no existen motivos para considerar a estas criaturas como humanas o semihumanas, ni siquiera como una especie en peligro de desaparecer.

El Yeti es otro enigmático homínido que también ha sido afectado por un sensacionalismo que supera cualquier realidad. Los habitantes de la región del Himalaya no ven en esta criatura nada misterioso, puesto que ha formado parte de su entorno durante al menos dos siglos. Los habitantes del Himalaya lo incluyen siempre que mencionan a la fauna de su región. Y si acaso parece ser sumamente evasivo es porque su hábitat natural está alejado de los caminos humanos.

El Yeti y sus misterios

Los cazadores que recorren los senderos del Himalaya aseguran que el Yeti no es un ser humano, ni habita en el área nevada. Ellos mencionan que vive en los bosques más elevados del Himalaya, los cuales son sumamente densos, casi inaccesibles. Quienes lo han visto por allí, dicen que este ser se mueve a cuatro patas y que se columpia entre espesos árboles. Cuando sale al área nevada, los alpinistas que lo han avistado mencionan que avanza erguido, dando tumbos.

De acuerdo a lo que mencionan los sherpas o guías de los rumbos del Himalaya, el Yeti se interna en los campos nevados para buscar un musgo nutritivo de salado sabor que crece entre las rocas. Un conocedor del tema, Ivan Sanderson afirma que lo que esta criatura busca entre la nieve son líquenes alimenticios.

El Yeti y Sasquatch

En cambio el homínido misterioso de Norteamérica, el Sasquatch o Pie Grande, parece ser más curioso que su versión asiática, aunque también gusta habitar en zonas apartadas. Quienes cuestionan la existencia de este ser argumentan que una criatura tan grande y al parecer común en la región donde merodea, sería muy difícil que pudiera eludir con tanta facilidad a quienes están en su búsqueda.

Pero otro experto, Peter Byrne explica que buena parte de los 323 mil kilómetros cuadrados de territorio donde vive este animal, en el noroeste norteamericano, incluyen montes de bosques espesos y escasas carreteras, con pocos y dispersos habitantes y sin apenas visitantes. De manera que en este enorme santuario natural hay espacio de sobra para que los Pie Grande y otros animales desconocidos sobrevivan en un seguro aislamiento.

El Yeti y las criaturas de otro tiempo

Habitar bosques poco accesibles parece ser una característica que comparten estos insólitos homínidos, todos ellos erectos y de profusa pelambre, las cuales parecerían ser animales marginados del desarrollo evolutivo, en permanente búsqueda de un refugio en un mundo cada vez más peligroso para ellos. Son como reliquias de otro tiempo, como algunos cuantos plesiosauros y zeuglodontes que, de acuerdo a numerosos avistamientos y registros criptozoológicos, parecen haber sobrevivido hasta nuestro tiempo, ocultos en ciertas partes del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.