Los mejores diez viajes en tren por Europa. Los más apasionantes. Los mejor valorados. Los más enriquecedores. Los que aunan el placer por viajar con el descubrimiento de nuevos destinos.

Recorrer el viejo continente en tren es una experiencia apasionante e inolvidable. Obviando los grandes recorridos convencionales que unen numerosos capitales de Europa hemos seleccionado diez trayectos espectaculares donde se combina el encanto de viajar con el hallazgo de escenarios que embelesarán nuestros ojos. Diez viajes que harán las delicias de cualquier viajero ávido de un estilo diferente de hacer turismo.

Para entenderse por Europa

Amazon España: EUR 9,50

Amazon Reino Unido: £11.82

Amazon Estados Unidos: $9.86

El West Highland Line, descubriendo la verde Escocia

El convoy atravesando las tierras altas de Escocia – Imagen de www.schottlandberater.de

Esta espectacular línea de ferrocarril, con más de un siglo de antigüedad, sale de la ciudad de Glasgow y atraviesa las conocidas como Highlands o tierras altas de Escocia –trufadas de lagos, castillos y ornamentados paisajes– llegando al puerto de Mallaig tras recorrer más de 220 kilómetros que circundan el Lago Lomond y las localidades de Rannoch  Moor, Fort William, Arisaig y Morar. Un apasionante viaje que nos permitirá contemplar la verde Escocia.

Consulta en este enlace la mejor excursión por los Highlands.

 

Ferrocarril del valle del Rin

Vista del ferrocarril del Valle del Rin – Imagen de bauprojekte.deutschebahn.com

El ferrocarril del valle del Rin parte de la ciudad de Mannheim penetrando por una región eminentemente vinícola a orillas del río. El paisaje dominante de colinas y laderas de viñedos nos conduce hasta el final del trayecto en la bella ciudad suiza de Basilea. El viaje dura escasamente tres horas.

El Glacier Express, la mejor manera de conocer los Alpes

El Glacier Express, a punto de atravesar uno de los numerosos puentes que cruza – Imagen de http://footage.framepool.com

Sin duda la mejor opción para cruzar y admirar la cordillera alpina es atravesarla con el Glacier Express, desde St. Moritz a Zermatt. El tren salva los obstáculos de tan elevada cordillera atravesando 291 puentes y 91 túneles. Un recorrido que no desciende de los 2.000 metros de altitud, rozando el cielo y que nos ofrece vistas espectaculares de valles y glaciares salpicados de pintorescas localidades alpinas con su peculiar arquitectura.

El Bernina Express, un viaje en tren por helados glaciares

El Bernina Express a su paso por el Lago Blanco – Imagen de Kabelleger / David Gubler

El Bernina Express, con 25 paradas durante el trayecto y tras franquear 55 túneles y 196 puentes,  viaja a través de helados glaciares, lagos alpinos y profundos desfiladeros desde St. Moritz hasta la ciudad italiana de Tirano.  Más de cien años de antigüedad contemplan este expreso que cruza el majestuoso valle de Engadina, tras salvar el viaducto de Brusio y el paso de Bernina.

El Bergensbanen, de Bergen a Oslo

De Bergen a Oslo, a través del Bergensbanen – Imagen de SRS scandiline

El ferrocarril de Bergen discurre entre las ciudades de Bergen y Oslo, recorriendo en sus más de 500 kilómetros ríos, glaciares, montañas nevadas y espectaculares fiordos; es decir el paisaje más típico de la impresionante Noruega. Pero, sin duda, la guinda del pastel es vislumbrar durante el viaje el parque nacional de Hardangervidda,  la meseta de mayor altitud de Europa.

El Transcantábrico: la cornisa cantábrica a través del tren

El Transcantábrico a su paso por el puente de Luarca (Asturias) – Imagen de Simon Plelow

El Transcantábrico recorre las comunidades autónomas del País Vasco, Asturias, Cantabria y Galicia; desde San Sebastián a Santiago de Compostela. Más de 600 kilómetros que surcan la cornisa cantábrica circulando por vías de ancho especial para salvar los parajes que aborda: valles, lagos, cordilleras y verdes praderas.  Un autentico lujo para recorrer la España verde, todo ello jalonado de la monumentalidad de sus ciudades y pequeñas localidades con un pasado antiquísimo. Una alternativa sobre raíles al Camino de Santiago. Este tren ya ha cumplido casi 35 años desde que en 1983 comenzara a prestar servicio.

Venice Simplon-Orient-Express, el más lujoso de Europa

El Venice Simplon decorado en azul y oro – Imagen de Smiley.toerist

El Venice Simplon-Orient Express es uno de los viajes de lujo en tren que recorre Europa más espectaculares que hay, sino el que más. Es un ferrocarril de época decorada en azul y oro. Su recorrido de París a Venecia, contemplando durante su travesía magníficos paisajes alpinos, es uno de los trayectos favoritos para un viaje apasionante entre Francia e Italia atravesando por Suiza.

El Flam Railway: idílico y sinuoso viaje

El Tren de Flam antes de partir – Imagen de mcxurxo

El viaje en el renombrado Tren de Flåm es impresionante tanto por el idílico paisaje que transita como por el sinuoso trayecto que salva. Tan solo se trata de un recorrido de poco más de 20 kilómetros en los que se serpentean angostos túneles que atraviesan escarpadas montañas, profundos desfiladeros e impresionantes cascadas debido al deshielo de los picachos nevados. Cuando se llega al destino se vislumbra el Aurlandsfjord, un brazo del Sognefjord, el fiordo más largo del mundo.

Y si eliges Noruega para viajar no te pierdas hacer una excursión para ver las auroras boreales desde Tromso. Reserva aquí.

Expreso Niza-Moscú: un nexo de unión entre Occidente y Oriente

Destino final: Moscú. Vista de la Plaza Roja – Imagen de Circus72

Este recorrido es el más largo de Europa con más de 3.300 kilómetros y 50 horas por el viejo continente. El tren une el sur con el norte, el mar Mediterráneo con el río Moscova, occidente con oriente,  Niza con Moscú (en este enlace puedes reservar las mejores visitas guiadas a la Plaza Roja y el Kremlim), transitando por la turística Riviera francesa, la elegante Milán, la cordillera alpina bordeando la ciudad de Innsbruck , la imperial Viena y la industriosa capital bielorrusa de Minks, como principales paradas.

El Eurostar, desde Londres a París

Vista del tren de alta velocidad, el Eurostar – Imagen de www.nord-lock.com

A toda velocidad y cruzando el túnel del Canal de la Mancha, el Eurostar une las dos capitales de Europa más emblemáticas, Londres y París, en tan solo dos horas y cuarto estableciendo un cordón umbilical entre la insularidad del Reino Unido y el viejo continente. Desde la estación londinense de St. Pancras parte el convoy que llega a la legendaria Gare du Nord en el corazón de la ciudad parisina.

 

 

 

Si te interesan otros viajes apasionantes por otros continentes consulta estos artículos: en América haz clic AQUÍ y en Asia AQUI.

La Edad De Oro Del Viaje En Tren

Amazon España: EUR 19,85

Amazon Reino Unido: £148.18

Amazon Estados Unidos: EUR 19,85

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *