Viajar a Dordoña, un viaje por la historia del sur de Francia

Viajar a Francia supone siempre un placer. Al suroeste del país galo, la región de Dordoña encierra un universo de posibilidades. Con el río del mismo nombre como arteria principal, sus pueblos y castillos no dejan indiferentes a nadie. En este viaje, podrás degustar una gastronomía de calidad, se trata de la tierra del foie y otros productos derivados del pato y la oca. Si piensas viajar a Dordoña, atrévete a descubrir un lugar cargado de historias y leyendas.

Perigord es el nombre tradicional de esta región francesa, un título con orígenes en la Edad Media. Hoy, la ciudad de Perigueux es la capital del departamento francés del Dordoña. La pequeña ciudad se encuentra a 135 km al este de Burdeos, 350 km al noreste de la frontera española. En primer lugar cabe destacar su importancia durante la Edad Media, puesto que llegó a convertirse en una importante parada del Camino de Santiago. La pintoresca y original catedral de Saint Front es un testigo presente de aquellos tiempos que no puedes dejar de visitar.

Antes de continuar queremos  recomendarles algunas de las mejores guías de Francia que existen en el mercado:

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Prehistoria en el Perigord

Para empezar, si tenemos que hablar de historia, habrá que remontarse más de 12.000 años. En tiempos de la Prehistoria, nuestros antepasados pintaron mamuts, bisontes y otros animales en numerosas cuevas del Valle del Vézere. Aquí tenemos algunas de las mejores representaciones rupestres del Paleolítico Superior. Muchas de ellas se encuentran abiertas al público. Es el caso de las cuevas de Rouffignac. Con un antiguo tren podrás recorrer el interior de esta gruta con más de 250 grabados. Sin embargo, la más famosa de todas son las cuevas de Lascoux. Una verdadera Capilla Sixtina del Paleolítico descubierta en 1940, y como de costumbre, por casualidad. En la actualidad, está cerrada al público. Por suerte se puede disfrutar de una detallada reproducción. Aquí puedes encontrar toda la información que necesitas sobre la majestuosa cueva de Lascoux II.

Siguiendo el curso del río Vézere, afluente del Dordoña, se encuentra el pueblo de Les Eyzies. Esta preciosa localidad cuenta con el interesante Museo Nacional de la Prehistoria. Contiene una rica colección de objetos y abundante información sobre todo lo que ocurrió en esta zona en tiempos del Paleolítico. El propio museo y muchas casas de la localidad se encuentran construidas en cuevas. ¡Caminarás por un pueblo troglodita en pleno s. XXI! Descubre aquí maravillosos hoteles en Les Eyzies para pasar una noche..

Viajar a Dordoña, tierra de castillos y ocas

Viajar a Dordoña, vista del castillo de Castelnaud. Adzubenam Villullas

Sarlat, la Edad Media hecha realidad

La pequeña ciudad medieval de Sarlat-la-Canéda es el lugar más visitado de la región. Sus calles guardan el recuerdo de la importancia que tuvo en el pasado. Cualquier rincón de su casco histórico puede trasladarte a la Edad Media. Claro, no es de sorprender que sea la ciudad francesa con mayor número de casas góticas y renacentistas.

La catedral de Saint Sacerdos comenzó su construcción en el siglo XII en estilo gótico. A pesar de su pequeño tamaño, el conjunto que forma junto a los edificios de su entorno es verdaderamente único. Muy cerca de este lugar se encuentro la Lanterne des Morts, una curiosa construcción de la Edad Media dedicada a los difuntos. Entre otros usos, llegó a servir como capilla funeraria. Por otro lado, la iglesia de Santa María se ha reconvertido en un tradicional mercado. Aquí podrás degustar toda la gastronomía de esta región. Cada puesto ofrece a los visitantes una muestra de sus mejores productos. Sin duda, pasar por aquí significa salir con unos kilos de más. Puedes consultar las opiniones de Sarlat en TripAdvisor.

Pero la Edad Media no solo dejó huella en esta increíble ciudad. Castillos, iglesias y localidades históricas se multiplican. Por ejemplo, el pueblo amurallado de Domme tiene su origen en el siglo XIII. Su complicada geografía sobre un acantilado lo convierte en un estupendo mirador del río Dordoña. Existen muchos otros lugares en los que disfrutar de la tranquilidad de la vida rural. Solo es cuestión de aventurarse a descubrirlos. Además, dormir en cualquiera de estas aldeas será como trasladarse a un cuento de hadas. Aquí tienes los mejores hoteles de Sarlat y alrededores..

Tierra de castillos y leyendas

El río Dordoña es la gran arteria que une a todos estos pueblos. Gran parte de ellos asoman sus casas a su curso desde lo alto de farallones y peñascos. Cada curva en la carretera descubre un nuevo paisaje de película. En primer lugar cabe destacar la localidad de La Roque Gageac, la cual se encuentra bajo un abrigo natural de rocas imponentes. Sus coloridas y alegres casas guardan un castillo a orillas del río. Aunque, su mayor atractivo son los viajes en gabarras. Unas barcas tradicionales que hoy llevan a los turistas por el Dordoña descubriéndoles los secretos que guarda.

Río abajo los pueblos de Beynac et Cazenac y Castelnaud la Chapelle cuentan con imponentes castillos situados sobre el Dordoña. Ambos fueron testigos de duras batallas en tiempos de la Guerra de los Cien años, en el siglo XV. En aquellos tiempos ingleses y franceses lucharon por el dominio de estas tierras. Aunque, si hay una atracción turística que llega a sorprender, esa es La Roque de Saint Christophe. El lugar estuvo habitado en tiempos de la Prehistoria y en la Edad Media sirvió de refugio en época de guerra. Este poblado troglodita en ruinas está formado por una red laberíntica de escaleras y pasadizos al pie del abismo. Un lugar ambientado de tal forma que hará las delicias de los niños. Echa un ojo a las opiniones de La Roque d Saint Christophe en TripAdvirsor.

img_05388

Sarlat-la-Canéda, tierra de ocas y leyendas. Adzubenam Villullas

¿Qué puedes comer en Dordoña?

¡Qué hambre! Después de un ajetreado día viendo castillos, cuevas y disfrutar de la vida rural, apetece, y mucho, una buena comida. Probablemente hablemos de una de las regiones con mejor paladar de Francia. El Perigord es tierra de ocas y patos. Mismamente, las granjas de estas aves se pueden ver en cualquier pueblo de la zona. Sus derivados, como el magret y el confit, son los productos estrellas. Precisamente, el foie gras lleva elaborándose de manera artesanal en esta zona durante generaciones. Las ensaladas con distintos tipos de foie están presentes en cualquier restaurante. Por otra parte, no puedes olvidar las trufas, un producto de lujo, escaso, pero recolectado desde tiempos remotos en estos bosques. Sin duda, viajar a Dordoña será un placer para los amantes del buen comer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.