Conoce toda la verdad sobre la dieta alcalina, sus verdades, mitos, eficacia, así como las consecuencias sobre el organismo. La existencia o no de alimentos alcalinos o ácidos y más curiosidades. Todo ello desde bases científicas.

 

Existe mucho revuelo alrededor de la dieta alcalina o la existencia de alimentos alcalinos o ácidos. Se suele recomendar para adelgazar, para sanar o prevenir el cáncer y, en general, para gozar de mejor salud. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto?

Primero vamos a conocer qué es exactamente la dieta alcalina, qué es el pH del organismo y algunos puntos más para que puedas entender de lo que estamos hablando.

Alimentos alcalinos

Alimentos alcalinos (imagen dbreen)

¿Qué es la dieta alcalina?

Según esta dieta, existen alimentos alcalinos y alimentos ácidos, que nos alcalinizan o acidifican el organismo.

Parten de la base que lo ácido es negativo y lo alcalino positivo, por tanto, la dieta alcalina se basa en comer un 80% de alimentos alcalinos y un 20% ácidos aproximadamente, para alcanzar la buena salud.

Afirman que la sangre no es más que un reflejo de nuestros tejidos, y si tiene un pH ácido es porque nuestros órganos tienen un pH ácido por las toxinas que se han ido acumulando en ellos, debido principalmente a una mala alimentación, basada en productos ácidos, que son de forma principal las proteínas animales, el azúcar refinada y las harinas blancas. En cambio, aconsejan muchas frutas y verduras, sobre todo en forma de licuados para obtener sus principios sin la acción del calor.

Es cierto que para que el organismo funcione correctamente debemos tener un Ph entre 7,35 y 7,45, pero, ¿es cierto que si comemos más alimentos alcalinos podemos alcalinizarnos más?

¿Qué es el pH? ¿Está relacionado con la salud?

A groso modo se puede explicar de la siguiente forma: el organismo está inmerso en disoluciones acuosas que tienen un grado de acidez o alcalinidad según su concentración en iones. Todo esto se mide según una escala  de pH que va de 0 a 14. Esto ocurre en cualquier otra disolución acuosa. Lo más ácido es el 0 y a partir de 7 es alcalino.

El pH idóneo para el organismo está entre 7,35 y 7,45, y todo lo que se desvíe de este rango podría significar un grave peligro para la salud y la vida.

Alimentos alcalinos

Alimentos alcalinos (imagen janua2000)

¿Los alimentos pueden alcalinizar o acidificar el organismo?

La respuesta correcta a esta pregunta es no, aunque esto es preciso y muy importante matizarlo.

El médico internista y colaborador de la página web de Conasi, el doctor Cepa, explica muy bien como nuestro organismo se encarga de mantener los niveles de pH dentro de los márgenes correctos, y aunque comamos muchos alimentos altamente ácidos, como puede ser carne animal con patatas fritas y una tarta repleta de azúcar blanco, esa cifra no cambiará de forma significativa gracias a los mecanismos de defensa de nuestro cuerpo. Por tanto, decir que hay alimentos que acidifican la sangre no es del todo correcto.

Ahora bien, para que esos niveles estén en el nivel óptimo y se estabilice el pH, se sobrecargan a una serie de órganos encargados de esa función. Por tanto, sí que influyen los alimentos que ingiramos como más abajo podremos comprobar.

Órganos encargados de alcalinizar el organismo

Los órganos que intervienen para mantener el pH adecuado son los siguientes:

  • Los pulmones: estos órganos alcalinizan el organismo aumentando la frecuencia respiratoria y eliminando anhídrido carbónico, que es ácido.
  • Los riñones: eliminan el ácido por la orina.
  • La piel: lo elimina mediante la sudoración.

Aparte de estos órganos, existen otros mecanismos muy potentes en el organismo para equilibrar el pH, que funcionan conjuntamente para conseguir su objetivo.

Por tanto, siempre mantenemos un pH alcalino, salvo excepciones en situaciones graves, gracias al trabajo realizado en nuestro cuerpo, por los medios que hemos visto, para de ese modo evitar la muerte.

Alimentación alcalina

Alimentación alcalina (imagen webvilla)

Consecuencias de ingerir alimentación ácida

A pesar de todo lo anterior, si nuestra alimentación es inapropiada, ingiriendo alimentos ácidos, las consecuencias sobre el organismo pueden ser negativas, debido al sobresfuerzo al que lo sometemos para poder regular nuestro pH.

Por tanto, y a pesar de que nuestro pH mantendrá los niveles óptimos, salvo excepciones, es importante tener en cuenta la influencia de la alimentación. Porque en el supuesto que nuestra dieta sea básicamente ácida, las consecuencias son las siguientes:

1.- Los pulmones tienen que respirar más frecuentemente para poder eliminar el gas carbónico. Todo ello conlleva más ansiedad.

2.- Los riñones se ven obligados a expulsar electrolitos como el calcio, lo que puede provocar casos de osteoporosis, problemas dentales y más.

3.- Hay una mayor producción de radicales libres, que provocan oxidación, envejecimiento de las células y todo lo que conlleva este proceso.

4.- Pueden producirse pérdidas de potasio y magnesio, que entre otras cosas favorecen la hipertensión arterial.

5.- Los músculos pueden perder glutamina para eliminar ácido. Con ello se debilitan y deterioran.

6.- Y muchas consecuencias más.

¿Existen los alimentos alcalinos y ácidos?

Como hemos visto los alimentos directamente no modifican nuestro nivel de pH, por tanto decir que existen alimentos alcalinos o ácidos no es absolutamente correcto. En cualquier caso, es cierto que existen alimentos que por su acidez obligan a los mecanismos del organismo a estabilizar el pH, por tanto si valoramos este segundo punto, sí que podríamos hablar de alimentos alcalinos o ácidos.

 

Conclusión ¿Es conveniente seguir la dieta alcalina?

La alimentación inapropiada, cargada de grasas animales, harinas blancas y azúcares refinados, aunque en sí misma no sea la que aumente la alcalinidad, sí que obliga a los órganos encargados de equilibrar o estabilizar nuestro pH a una sobrecarga que puede afectar a nuestra salud.

Por tanto, parece obvia la conveniencia de seguir una dieta basada de forma mayoritaria en alimentos alcalinos para relajar a nuestros órganos, evitar pérdidas de minerales básicos para la salud y resto de consecuencias expuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.