Ventajas de la utilización del ábaco en los niños

Cada vez es mayor el número de colegios que incorporan en sus clases de matemáticas o como actividad extraescolar, el aprendizaje y utilización del ábaco para facilitar los cálculos matemáticos. El uso del ábaco potencia en el niño aspectos esenciales como la creatividad, la imaginación y el razonamiento lógico.

Ábaco chino

Ábaco chino

Los estudiantes de países como China, Japón o Corea, obtienen mejores resultados en pruebas de aritmética, álgebra, memoria visual o pensamiento creativo que los escolares de los países occidentales. Esta diferencia tiene una razón, el uso del Ábaco. A diferencia de los métodos utilizados en Occidente que inciden casi de inmediato en el aspecto abstracto de la matemática, el aprendizaje del cálculo con Ábaco permite al alumno un desarrollo más sensorial del proceso. Todas las operaciones que se realizan tienen vinculada una imagen, como una fotografía, del proceso y el resultado en el propio Ábaco.

Beneficios del uso del ábaco en los niños

Cuando el niño toma contacto con el ábaco, lo hace prácticamente como un juego. El niño toca, manipula y visualiza los números, que dejan de ser un elemento abstracto para convertirse en una serie de bolas que forman imágenes concretas. De esta forma, el aprendizaje que se consigue no sólo, realizar correctamente y con mayor velocidad el propio cálculo, sino que se potencia la memoria visual, la concentración, la imaginación y la creatividad. La franja de edad más habitual para empezar a utilizarlo se encuentra entre los cinco y los trece años, ya sea dentro del propio programa educativo del centro como en actividades extraescolares. El aprendizaje del ábaco es sencillo para los niños, ya que se desarrolla como un juego, sin embargo, su dominio se apoya en la repetición y la disciplina diaria de esas rutinas, por lo que hay que intentar ser muy constante y practicar todos los días un rato.

Uno de los beneficios, más sorprendentes del aprendizaje de cálculo con el ábaco es que permite alcanzar una enorme facilidad y velocidad en el cálculo mental. En las primeras etapas, cuando se aprende a sumar, restar, multiplicar y dividir es imprescindible el uso físico del Ábaco, pero a medida que se utiliza y se gana seguridad el niño construye su propio ábaco mental. De esta forma, realizarán las mismas operaciones viendo mentalmente las posiciones de las cuentas de la misma manera que lo harían moviéndolas sobre el ábaco real. El niño ya no realiza las operaciones de forma secuencial, sino que piensa en imágenes, aumentando la comunicación de información entre el hemisferio izquierdo, centro del plano lingüístico, matemático y lógico, y el hemisferio derecho, encargado de las emociones, la creatividad y la imaginación.

Ábacos para todas las edades

Aunque ya hemos comentado que el margen de edad más adecuado para el aprendizaje y disfrute del ábaco está entre 5 y los 13 años, podemos encontrar sin muchos problemas ábacos destinados a los más pequeños con colores y formas más divertidas. Dentro de esta idea se encuentran los ábacos en horizontal de cuentas de colores. Estos ábacos están hechos de madera o plástico, con diez varillas de metal y diez bolas de colores por varilla.

Melissa & Doug Ábaco (10493)

Amazon España: EUR 14,99

Amazon Reino Unido: £9.59

Amazon Estados Unidos: EUR 14,99

Otra variante de este ábaco más sencilla es la que se presenta en una base de madera con cinco o seis columnas abiertas y en las que pueden insertarse, según su valor, pequeños aros de colores que indican las cantidades. Así, las unidades tendrán un color distinto a las decenas, las centenas o las unidades de millar. Sobre estos modelos se pueden encontrar igualmente, los que en lugar de diferenciar por colores utilizan formas, sin embargo, el cometido es el mismo.

Goula- Abacus Ábaco Vertical Madera, (51050)

Amazon España: EUR 24,27

Amazon Reino Unido: £23.93

Amazon Estados Unidos: EUR 24,27

Estos formatos sirven para introducir el uso del ábaco mediante el juego y lo atractivo de las formas y colores. A partir de los 3 años el niño puede comprender conceptos como todo, nada, pocas, muchas, derecha o izquierda, los colores y primeras cantidades, poniendo más de un color que de otro, o cantidades iguales.

Ábaco colores y formas

A partir de los 5 años el niño puede utilizar el formato más conocido y extendido que es el ábaco japonés o soroban, este tipo de ábaco es un simple marco de madera o plástico de entre 20 y 25 cm de largo, que cruzan un número variable de 10, 15 o 17 varillas sobre las que se deslizan entre 2 y 5 cuentas o bolas perforadas. Podemos encontrar el soroban con todas las cuentas de igual color o con las cuentas superiores en un color distinto.

Ábaco tradicional

Ábaco cuenta superior color

Si no queremos perder la ocasión de utilizar el ábaco en cualquier lugar y ocasión, también podemos llevar con nosotros un modelo de bolsillo, como este pequeño ábaco metálico a la venta en Amazon. Los hay tan pequeños que nos caben en la cartera o el bolso, e incluso los hay para usar como llavero pero que son perfectamente útiles.

El ábaco es una herramienta pequeña, manejable, que puede llevarse a cualquier lado y que además no necesita de electricidad, pilas o baterías para funcionar. Y si tenemos alguna duda, el gasto que necesitamos hacer para adquirirlo es mínimo. Eso sí, para manejarlo bien tendremos que dedicarle algo de tiempo todos los días.

Aprender a manejar el Ábaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.