“Vacaciones en Roma”, un clásico de la comedia con Audrey Hepburn

Un gran clásico del cine. Durante un viaje a Roma, la princesa Anne, agotada de tener que cumplir las estrictas normas de protocolo en representación de su país, decide escaparse por la noche, para conocer la ciudad como si fuera una persona de a pie.

Se queda dormida en un banco de donde la recoge Joe Bradley, un periodista estadounidense. Éste, que ha reconocido a la princesa, le ofrece al día siguiente a su editor un reportaje en exclusiva. Acompañará a la princesa a conocer Roma mientras su amigo, el fotógrafo Irving Radovich, saca fotos intentando pasar desapercibido. Durante la jornada que pasan juntos, surge la atracción entre Bradley y la princesa.

Para protagonizar “Vacaciones en Roma”, el director William Wyler barajó los nombres de algunas estrellas de moda, como Elizabeth Taylor y Jean Simmons, pero no acababan de resultarle creíbles como princesas europeas. Llegó a la conclusión de que era mejor intentarlo con una actriz del Viejo Continente. Puesto que la productora Paramount tenía una filial en Londres, viajó hasta allí para entrevistarse con la candidata que le habían propuesto, la entonces poco conocida Audrey Hepburn. Ella fue a verle a su habitación del hotel Claridge, de la capital británica. El desenfado con el que la actriz se presentó ante él impresionó mucho a Wyler, acostumbrado a que las candidatas a participar en sus películas estuvieran un poco nerviosas y asustadas.

También le sorprendió su porte aristocrático natural, y el hecho de que se notara que había sido educada por una baronesa, su madre, que había sido bastante rígida. Y además, su acento europeo era exactamente lo que estaba buscando. Tras una prueba de cámara, Wyler decidió ficharla convencido de que iba a ser el descubrimiento del año. Las pruebas también gustaron a Gregory Peck, que ya había firmado como protagonista, papel que estaba pensado en un principio para Cary Grant.

La filmación de “Vacaciones en Roma”

Imagen de "Vacaciones en Roma".

“Vacaciones en Roma”.

El rodaje de esta romántica cinta tuvo lugar en 1952 Muchas secuencias tenían lugar en destacados lugares turísticos, y los interiores se rodaban en los celebérrimos estudios de Cinecittà. Hubo muy buen ambiente durante la filmación. William Wyler quedó muy satisfecho con el carácter afable de la actriz, a la que trató como si fuera una hija. Ella se mostró muy afable durante el rodaje a pesar de que William Wyler era un director temido por algunos actores, debido a su costumbre de hacerles repetir las tomas una y otra vez, hasta que quedaba satisfecho con el resultado final. “Vamos a intentarlo de nuevo”, solía decir el realizador. Pero Audrey accedía a repetir todo lo que hiciera falta sin perder la sonrisa. Una toma se la hizo repetir más de cincuenta veces. Cuando terminó la última, Wyler dijo que, aunque ésa le gustaba, había perdido algo de espontaneidad con respecto a las primeras tomas.

En su afán de realismo, Wyler se aseguró de filmar en las localizaciones auténticas a pesar de que multitud de ciudadanos se apelotonaban alrededor del rodaje, para ver con sus propios ojos a las estrellas. Cuando Wyler repetía su latiguillo “vamos a intentarlo de nuevo”, la multitud respondía al unísono: “No, que ha quedado estupenda”.

Para que la secuencia de la rueda de prensa del final fuera más auténtica, Wyler les pidió a los corresponsales extranjeros auténticos acreditados en Roma que se interpretaran a sí mismos. Había dos periodistas españoles, Julio Moriones, de La Vanguardia, y Julián Cortés Cabanillas, de ABC, que saludan a la princesa interpretada por Audrey Hepburn.

Algunas anécdotas de “Vacaciones en Roma”

Gregory Peck se llevaba tan bien con Audrey durante el rodaje que inmediatamente surgieron rumores infundados sobre una posible relación entre los protagonistas del filme. El actor recordado por títulos como “Matar a un ruiseñor” quedó muy contento con el trabajo de Audrey Hepburn. A pesar de que su contrato estipulaba que él tenía que figurar como protagonista absoluto encima del título de la película en los carteles, el actor de “Matar a un ruiseñor” se dio cuenta de que el protagonismo era compartido, y sugirió a los ejecutivos de Paramount que pusieran su nombre junto al de Audrey.

Después de cinco meses de rodaje y una intensa postproducción la película se proyectó en público por primera vez el 27 de agosto de 1953 en un preestreno en Nueva York, y poco después en el resto de Estados Unidos. Fue todo un acontecimiento, y la crítica se deshizo en elogios hacia Wyler, Peck, y sobre todo hacia la joven protagonista. La cinta obtuvo diez candidaturas a los Oscar de los que finalmente ganó 3, entre ellos el relativo a mejor actriz para Audrey Hepburn.

Comprar “Vacaciones en Roma” en DVD:

Vacaciones en Roma (Edición especial) [DVD]

Amazon España: EUR 3,50

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 3,50

Para más información, consultar el libro del autor de este artículo “Audrey Hepburn, icono de la gran pantalla”:

Audrey Hepburn: Icono de la gran pantalla

Amazon España: EUR 8,00

Amazon Reino Unido: £7.07

Amazon Estados Unidos: EUR 8,00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.