Una rata como mascota

¿Te sorprende la idea de tener una rata como un miembro más de tu familia? Si estás leyendo este artículo es posible que no. Pero si es así, voy a darte distintas razones para que cambies de opinión, si aún te parece una idea poco apetecible.

Ratas dumbo domésticas

¿Qué es una rata doméstica?

Las ratas han cargado con una fama nefasta a sus espaldas: peste, enfermedades, agresividad, plagas… en principio, no se asocian a nada bueno. Sin embargo, no dejan de ser un roedor más, con muchas ventajas frente a los típicos hámsters, jerbos o cobayas. Las ratas son conocidas por haberse utilizado a lo largo de la historia de la ciencia para diversos experimentos. ¿Adivinas por qué? Exacto, son muy inteligentes. No sólo eso, se pueden adiestrar, conocen a las personas, responden a su nombre, y son sumamente domesticables y dóciles.

No obstante, no pienses en la típica rata de alcantarilla que muchas veces has visto con horror. Existen muchos tipos de rata, la que tienes en mente es la rattus rattus, originaria de Asia, como lo son todas las que puedes ver extendidas en común por todo el mundo. La rata doméstica es la rattus norvegicus. Dentro de esta, encontrarás diferentes variedades en cuanto a pelaje, características corporales, marcaje… de hecho, a parte de la estándar, se está popularizando la dumbo, que posee las orejas más “de soplillo”, y situadas ligeramente a los lados de la cabeza y no encima. Nuevamente, es una de las genéticas que el ser humano nos ha ofrecido para hacerlas más adorables. ¡Puedes hasta encontrar ratas calvas, con los bigotes o el pelo rizados, y con diferentes colores de ojos!

Si quieres buscar más específicamente, explora los marcajes y variedades: hooded, satinada, fuzz, albina, siamesa, masked, patched, husky, dálmata, merle, naranja, azul ruso, platinum, canela, beige…

Como ves, las opciones son muchas. Estas ratas descienden de otras ya domesticadas, por lo que sencillamente, por genética, son más sociables y mansas. Vamos, lo mismo que ha sucedido con los perros a lo largo de tantos años de domesticación. Apenas conservan ya esa herencia arisca y desapegada de un lobo, si bien es cierto que algunas razas se asemejan más a este que otras.

Lo que sí debes saber es que las ratas viven en comunidad; eso significa que lo recomendable es tener mínimo dos. No te alarmes, no supondrá más trabajo. De hecho, te hará las cosas mucho más fáciles, y será mejor para la felicidad y el bienestar de las propias ratas.

rata doméstica bicolor

Imagen by wikipedia

Cuidados de la rata doméstica

La jaula para nuestras ratas debe ser grande y espaciosa. Aún así, deberán salir de vez en cuando para familiarizarse con tu casa y contigo. ¡Puedes incluso hacer que vayan sobre tu hombro de paseo y jueguen contigo!

En este post podrás ver cómo fabricar una jaula para tus ratas, en lugar de comprar una hecha. Si se te dan bien fabricar cosillas, valora esta opción. ¡El resultado es estupendo!

Fabrica tu propia jaula para roedores

Para las ratas jóvenes, lo mejor es una jaula alta, con varios pisos, que permita recorrido arriba-abajo y viceversa. A medida que se hacen mayores treparán y escalarán menos, por lo que harán un mayor uso de una jaula a lo largo, y no a lo alto. Las hembras son más nerviosas, mientras que los machos tienden a ser más tranquilos, además de alcanzar un mayor tamaño. Las ratas tienen una esperanza de vida de entre 2 y 5 años. En cuanto al peso y longitud, las ratas llegan a alcanzar a la edad adulta unos 250 gramos de peso, y una longitud de 17 a 20 cm. El rabo es tan largo como el cuerpo. ¡Valora qué es lo que se adapta más a ti y elige a tus ratas!

Las ratas son animales omnívoros, sumamente espabilados, ágiles, y muy divertidos. De hecho, con dos meses ya trepan y se buscan las vueltas para llegar a cualquier sitio, por lo que debes comprobar que tu jaula sea segura en todos los aspectos. ¡Son ávidas exploradoras y muy intrépidas! También observarás que les gusta tener una especie de refugio en su jaula, una cama cubierta donde poder apelotonarse todas juntas y dormir calentitas.

Cuanto más las acaricies, cojas y manejes, mucho mejor. Sin embargo,  al principio suelen ser asustadizas. Observarás que se esconden por la jaula cuando vas a manipularlas o notan tu presencia. pero créeme, se adaptan rápidamente. Hay formas de ganarte su confianza. Intenta darles la comida que más les guste directamente con tu mano, ofreciéndosela siempre con la jaula abierta o fuera de ella si te es posible. Nunca a través de los barrotes, ya que favorecerás que desconfíen de ti. Si la cogen de tus dedos o la muerden estando aún sujeta por ti, ¡enhorabuena! Tampoco las manipules en exceso, procura que estén cómodas y evita que se estresen. Si te lo ponen demasiado difícil, quizá debas tomártelo con más paciencia. Algunas requieren más tiempo que otras. Que se acostumbren a tus dedos y tu olor es fácil si dejas que se aproximen por sí mismas a ti, evitando ruidos fuertes y movimientos bruscos. Verás que a pesar de todo son sumamente curiosas, querrán saber quién eres, cómo eres y a qué hueles. Siempre con cierta prudencia. Si te mordisquean suavemente los dedos, doble enhorabuena. ¡Significa que te aceptan en su clan! A veces verás que a pesar de morderte el dedo con  delicadeza, lo retiran con sus manitas. Si te empujan de ese modo, expresan que las estás molestando. Es su manera de decir “suficiente”.

Tus ratas deben disponer siempre de un comedero y un bebedero, al que se le cambiará el agua a poder ser a diario, para mantenerla fresca. Procura limpiar la jaula con frecuencia para mantener la higiene. ¡No olvides acudir a un veterinario especialista en exóticos para cualquier emergencia o problema! Desparasita a tus ratas y fíjate siempre en cualquier cambio o comportamiento que pueda indicar enfermedad. Mayormente las ratas tienes riesgo de enfermedades respiratorias y aparición de tumores.

sipa

Imagen by sipa

Alimentación

Como hemos dicho, son seres omnívoros. La mejor forma de cubrir sus necesidades en una dieta a base de pienso, frutas y verduras. El pienso para ratas es relativamente nuevo, apenas hay variedades y generalmente es alto en grasas y bajo en valor nutricional. (Las ratas tienden a engordar, así que no nos interesa que coman muchas grasas). Un pienso de calidad para perro o gato será ideal. En cuanto a qué otros alimentos darles, es cierto que las ratas comen cualquier cosa, pero no todos los alimentos son aptos o recomendables. ¿Sabías que pueden comer incluso chocolate? Pues pueden. Por el contrario, no debes darles los huesos de las frutas, aunque sí puedes ofrecerles los frutos secos enteros, con cáscara. Otros, debemos conocerlos. Por ejemplo, los alimentos ricos en vitamina C, como los kiwis y los cítricos en general, no deben darse en exceso, debido a que las ratas crean su propia vitamina C, y no es bueno que les demos más de la necesaria. la cebolla también debemos descartarla de su menú.

Aquí tienes algunos de los muchos alimentos que pueden comer tus ratas.

-Pimientos

-Espárragos

-Pollo

-Jamón york/pavo

-Manzana

-Pera

-Fresas

-Cerezas

-Sandía

-Melón

-Ajo

-Maíz

-Garbanzos

-Arroz

-Mandarina

-Zanahoria

-Rúcula

-Tomate

Cría de la rata doméstica

Debes decidir, por supuesto, si querrás que tus ratitas críen o no. Si la respuesta es no, puedes escoger a todas tus ratas del mismo sexo, u optar por la esterilización.

Si te has animado a experimentar cómo crían estos animales, te vendrá bien cierta información. Las ratas entran en celo cada 4 ó 5 días, y alcanzan la madurez sexual muy temprano, lo que significa que pueden empezar a criar con unos dos meses, aunque no es recomendable. Si podemos elegir, mejor que sea con unos 4 meses de edad, ya que las hembras muy jóvenes no siempre son buenas madres, y tampoco sacarán adelante a la camada igual de bien, ni siendo esta muy numerosa. La monta de una rata dura unos segundos, y la gestación 21 días aproximadamente. Las camadas pueden ser desde 4 crías hasta el asombroso número de 12. Y por supuesto, teniendo en cuenta el ciclo de reproducción que siguen, se multiplican a una gran velocidad. Al cabo de un mes las crías se pueden destetar, y están listas para ir a un nuevo hogar.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.