Un terremoto en la falla de San Andrés no es el mayor desastre natural al que se enfrenta Estados Unidos. El verdadero ‘big one’ puede suceder más al norte, es el terremoto de Cascadia.

26 de enero de 1700. Hacia las nueve de la noche la tierra comienza a temblar y lo hace por varios minutos en lo que hoy son los estados de Oregon y Washington (en Estados Unidos) y el sur de Columbia Británica (en Canadá). No ha pasado ni media hora cuando un tsunami devastador arrasa la costa de estos tres estados actuales llevándose por delante la vida de la mayor parte de indios americanos que vivían allí. Unas diez horas después el tsunami generado por el enorme terremoto llegaba a las costas japonesas.

Ahora se conoce la historia. Sin embargo, hace apenas 30 años no. El tsunami japonés de 1700 era un tsunami huérfano, sin terremoto asociado conocido hasta 1996 cuando se publicó en “Nature” el origen de esa devastadora ola.

El origen del terremoto de Cascadia

Terremoto de Cascadia, el 'big one' de EEUU

Escenario de terremoto en el noroeste de Estados Unidos mostrando la intensidad esperada. USGS


Estos grandes en la zona de Cascadia están asociados a una zona de subducción. En estas zonas una placa tectónica se introduce debajo de otra y continúa descendiendo durante cientos de kilómetros. El y el terremoto de Indonesia de 2004 se produjeron en zonas de subducción. En el caso de la costa oeste de Estados Unidos y Canadá la placa de Juan de Fuca se desliza por debajo de la placa Norteamericana. Además la zona de subducción está dividida en al menos 4 secciones según el geólogo Chris Goldfinger.

Esta división implica que dependiendo del lugar en el que comience el seísmo, éste se puede comportar de una forma u otra. Si el origen del terremoto está en la parte norte, se producirá uno de los más grandes, es decir de una magnitud de 9, y romperá toda la falla. Sin embargo, si el origen está en la parte sur el terremoto tendrá una magnitud entorno a 8’3-8’4.

¿Cuándo puede ocurrir el ‘big one’ de Estados Unidos?

En cuanto a la recurrencia de este tipo de terremotos, el estudio de Chris Goldfinger sobre los últimos 10.000 años en la región dio como resultado un intervalo medio entre terremotos de magnitud 8’2 o superior de unos 244 años y desde la última vez que se produjo un gran terremoto en la zona han pasado 315 años. Anteriormente se pensaba que ese intervalo era de unos 570 años. Los mayores, de magnitud 9, son menos frecuentes. Sin embargo, también apunta a la posibilidad de que éstos se agrupen, de forma que el intervalo entre dos de estos eventos más grandes puede llegar a los 1000 años y en los siguientes se produzcan cada 250 años en una sucesión de eventos.

En cualquier caso, Goldfinger y sus compañeros pudieron hallar la probabilidad de que se produzca este “big one” de Estados Unidos. De forma general, existe un 37% de probabilidad de que se produzca en los próximos 50 años un terremoto de magnitud 8’2 o superior en la región del noroeste de Estados Unidos. Si se tiene en cuenta únicamente la posibilidad de que se produzca el mayor terremoto posible en la zona (un seísmo con magnitud entorno a 9) la probabilidad baja al 10%, lo cual sigue siendo un riesgo alto.

Terremotos en la zona de subducción de Cascadia

Terremotos en la zona de subducción de Cascadia. Líneas más anchas reflejan un evento de magnitud 9, las más finas uno de magnitud 8 o mayor. Datos de C Goldfinger, esquema de Ian P. Madin, DOGAMI.

Actuaciones basicas en emergencias, evacuacion y autoproteccion

Amazon España: EUR 14,25

Amazon Reino Unido: £11.24

Amazon Estados Unidos: $25.41

Consecuencias del gran terremoto de Cascadia

Zona de subducción en Cascadia, en el noroeste de Estados Unidos. Imagen del Departamento de Geología e Industrias Minerales de Oregón.

Zona de subducción en Cascadia, en el noroeste de Estados Unidos. Imagen del Departamento de Geología e Industrias Minerales de Oregón.

Las consecuencias del terremoto de Cascadia en la costa oeste de Estados Unidos serían devastadoras. La intensidad en algunos puntos podría llegar a IX en la escala de Mercalli. Poblaciones costeras del norte de California, de Oregon y de Washington se verían seriamente dañadas por la sacudida de varios minutos. Colegios, autovías, hospitales y cualquier otro tipo de edificios e infraestructuras sufrirían serios daños. Poco después llegaría el tsunami de una altura de 9 a 12 metros, aunque podría alcanzar en algunos puntos y de forma local hasta 30 metros de altura. Apenas habría tiempo para evacuar, unos 15 a 30 minutos. Varios millones de personas se verían afectadas directamente por el fuerte terremoto y más de 70.000 viven en zonas inundables por tsunamis. Algunas de esas personas tendrían difícil llegar hasta lugares fuera del alcance de estas olas gigantes.

Las autoridades de FEMA (la Agencia Federal para el Control de Emergencias) preven que en un seísmo de este tipo en Cascadia puedan perecer unas 13.000 personas y casi 30.000 resulten heridas en el caso de que el movimiento sísmico tenga lugar a comienzos de febrero y por la mañana. Si tuviera lugar en verano las cifras serían peores.

La preparación para el ‘big one’ en Estados Unidos y Canadá

Las pérdidas económicas superarían los 80.000 millones de dólares sólo entre los estados de Oregon y Washington, según el CREW (el grupo de trabajo de la región de Cascadia), en el que trabajan científicos y autoridades de Canadá y Estados Unidos.

Por esto las autoridades de los estados afectados se preparan para este terremoto tan devastador, pero aún queda mucho que hacer. El reciente descubrimiento de este peligro sísmico en el noroeste de Estados Unidos y en British Columbia en Canadá hace que miles de edificios antiguos no estén preparados para un terremoto de la magnitud que puede alcanzar este terremoto de Cascadia. El tiempo dirá cuándo se producirá este ‘big one’ norteamericano mientras los preparativos para el seísmo continuarán hasta que tenga lugar y para reducir al máximo la pérdida de vidas.

 

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *