SSD, los discos duro sólido que reemplazan a los tradicionales

Poco a poco están reemplazando a los discos tradicionales, gracias a su portabilidad. Las unidades de estado sólido, también conocidas como SSD por las siglas en inglés Solid State Drive, son unos dispositivos que han entrado con gran fuerza en el mercado informático y está reemplazando a los discos duros tradicionales gracias a su portabilidad.

Durante años, para almacenar datos de forma masiva en un ordenador, se solía emplear un disco duro. Éste guarda los archivos del sistema operativo instalado, la música, los videos, etcétera, dependiendo de platos giratorios que mantienen la información

Disco duro y disco duro sólido – Machu

y son leídos por un cabezal. Pero últimamente se están utilizando en mayor medida los discos duro sólido, SSD, que funcionan de forma diferente.

Estos dispositivos funcionan como una memoria RAM, cambiando el disco giratorio por pequeños chips de memoria flash para entregar capacidad, siendo innecesario un cabezal para leer datos ya que se hace electrónicamente mediante una controladora. Esto permite que los SSD no posean piezas que se mueven físicamente como un disco que gira junto a un cabezal, permitiendo que la nueva tecnología sea de menor tamaño físico.

Ventajas del SSD

Como este tipo de almacenamiento no tiene partes móviles son menos delicados y más resistentes a los golpes. Durante mucho tiempo los discos duros presentaban sistemas de protección de caídas, las que frenaban al disco duro. Ahora eso ya no es necesario, pues al igual que un pendrive, por dentro no hay nada que se mueva y pueda ser dañado.

Otra ventaja viene por el lado del rendimiento. Los discos duros son tecnología vieja, tal como un CD lo es a un pendrive, ya que los chips de memoria facultan al computador para acceder de manera más veloz a la información, lo que se hace a la velocidad que permiten los semiconductores y la controladora. En cambio, en un disco duro el plato giraba y el cabezal tenía que ubicar el archivo físicamente, demorando la tarea.

Los tiempos de acceso también mejoran en un SSD respecto a un disco duro. Como sólo dependen de la velocidad del semiconductor, un SSD tarda cerca de 0,08ms en encontrar la información que busca y comenzar la transferencia, mientras que el tiempo promedio en que un disco duro tarda en hacer lo mismo es de 12ms.

Además, un SSD emite menor ruido, ya que no hay cabezal leyendo y escribiendo datos en un plato, al mismo tiempo que la ausencia de dicha labor y los motores asociados disminuye el consumo energético del dispositivo, mientras que se reduce la temperatura a la que funciona y se eliminan las vibraciones.

Desventajas de un SSD

Pero como siempre, no todo es positivo. La principal desventaja de los SSD es su elevado precio en relación a los discos duros tradicionales. Por eso en general los ordenadores que traen SSD vienen con poca capacidad de almacenamiento.

Disco duro sólido, SSD de 2,5 polegadas

Por otro lado, cuando estos productos empezaron a venderse se le asociaron unos problemas que están solventados como la degradación de los chips de memoria que reducía el rendimiento de las unidades después de mucho tiempo de uso. Apareció entonces la tecnología TRIM que al ser integrada en el producto, mejoró esta situación y permitió que dicho problema se solucionara.

Tipos de SSD

Hay varias formas de clasificar estos dispositivos. Se pueden clasificar según el modo con el que se conectan al ordenador:

  • SATA: Es el puerto más común por el que también se conectan los discos duros. En su versión para PC de escritorio, consta de un delgado cable que va de la unidad a la placa madre. Existe además mSATA, que otorga el puerto para conectar directamente, sirviendo para notebooks y portátiles.
  • PCI Express: Utilizado por las tarjetas de video en una computadora de escritorio, este puerto es de alta velocidad para modelos de rendimiento profesional que rondan los 1000MB/seg o 2000MB/seg, siendo grandes tarjetas que abren una nueva categoría de SSD.

También se pueden diferenciar los SSD según el tipo de memoria utilizado:

  • Memoria NAND Flash: Las más comunes, con un chip de silicio que se utiliza en pendrives y posee una memoria no volátil, es decir, que incluso puede guardar los datos grabados aunque no posea energía.
  • Memoria DRAM: Más costosos y menos comunes, los módulos de memoria DRAM son los mismos que se utilizan en las memorias RAM, permitiendo más velocidad y tiempos de respuesta menores. Son poco adecuados para SSD de uso cotidiano ya que requieren de electricidad continua para “recordar” los datos que tienen grabados, sin embargo, ofrecen un rendimiento excepcional.

Finalmente, se pueden clasificar según la tecnología utilizada de las memorias flash NAND:

  • Single Level Cell (SLC): Cuando se obtiene una oblea de silicio y se corta para obtener un único chip de memoria, nacen las unidades SLC. Como son simples, son las más rápidas y de menor consumo energético, aunque son las más costosas de fabricar.
  • Multi-Level Cell (MLC): Cuando se apilan varias capas de una oblea de silicio, se obtiene un chip de memoria flash NAND. Son las de uso más común porque son más densas y se consigue mayor capacidad en el mismo espacio, con un precio más reducido. Sin embargo, los chips son más lentos y menos longevos que los SLC. Se escriben en cuatro estados (en la imagen).
  • Triple Level Cell (TLC): Los más económicos: valen un 30% menos que los MLC. Son de gran densidad y permiten gran capacidad de almacenamiento digital en poco espacio físico y se escriben en ocho estados. Pero son más lentos que los MLC y tienen un tiempo de vida menor, ya que permiten sólo entre 1.000 y 5.000 ciclos de escritura y lectura.

Samsung 250GB 860 EVO 2.5-inch Solid State Drive

Amazon España: EUR 55,50

Amazon Reino Unido: £51.89

Amazon Estados Unidos: $66.39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.