Sonda Rosetta detecta hielo de agua en cometa 67P

Investigadores de la Agencia Espacial Europea (ESA) detectaron más de cien zonas de hielo de agua de apenas unos metros, en la superficie de 67P/Churyumov-Gerasimenko, el cometa que está siendo monitoreado por la sonda Rosetta.

El estudio, cuyas conclusiones están siendo dadas a conocer en la revista ‘Astronomy & Astrophysics’, se ha fundamentado en fotografías de gran resolución que Rosetta obtuvo cuando se hallaba a una distancia de 10 a 100 kilómetros del cometa. Los científicos ahora se han concentrado en estudiar estas brillantes capas de hielo que se encuentran en la superficie de 67P.

Dinámicas naturales del cometa 67/P

De acuerdo a lo mencionado por los autores de la investigación, son importantes para comprender el sentido de este hallazgo, los gases que son emitidos por el cometa, por su abundancia en hielo. Conforme 67P se va aproximando al Sol, su superficie aumenta de temperatura y los hielos se subliman en forma de gas, el cual escapa alejándose del núcleo y arrastrando partículas de polvo incrustadas en el hielo, para así darle forma a la cola del bólido.

Sin embargo parte de los polvos del cometa también caen de nueva cuenta en la superficie de 67P y la cubre con una película de polvoriento material, el cual no deja demasiado hielo expuesto en la superficie de este viajero del espacio. Estas dinámicas, al ser comprendidas mejor por parte de los científicos, han ayudado a explicar por qué el 67P y otros cometas, captados en previas misiones astronáuticas, tienen una tonalidad tan oscura.

Misteriosos fenómenos en cometa 67/P

No obstante, los dispositivos de la sonda Rosetta ya ha identificado una notable diversidad de gases, por ejemplo, monóxido de carbono, vapor de agua y dióxido de carbono, que se piensa surgen de acumulaciones congeladas que se ubican bajo la superficie del cometa 67/P.

Y así, tomando como referencia fotografías de la superficie del cometa, los investigadores han registrado hasta 120 áreas en 67/P que son varias veces más brillantes de lo normal. Ciertas de estas zonas brillantes aparecen agrupadas en tanto que otras se ubican separadas. Además, cuando los astrónomos han analizado imágenes en alta resolución del cometa 67/P, varias de estas zonas dan la apariencia de ser cantos rodados con brillantes manchas.

El hallazgo en el cometa 67/P

Los científicos están especialmente interesados acerca de cuándo se formaron estas placas de hielo. Una explicación posible es que se formaron cuando 67/P tuvo su máxima aproximación al Sol, es decir, hace casi siete años, cuando grandes bloques de hielo fueron arrojados a zonas de inalterable sombra y allí permanecieron en condiciones de temperatura por debajo de la necesaria para que se sublimaran en forma de gas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.