Señales de alarma antes de retomar una relación este otoño

El final del verano llega cargado de decisiones que importan. Descubre las señales de alarma antes de retomar cualquier relación tras unas vacaciones.

Regalos, sorpresas y perdones: la parte más superficial de las reconciliaciones

  • Son maneras diferentes con un objetivo común: que volváis. Vienen en forma de cartas muy emotivas, regalos apetecibles y palabras de amor.
  • No dejes que ningún elemento accesorio influya en tu decisión.
  • Si cada vez que te hieren aceptas un regalo, se acostumbrarán a regalarte en vez de a quererte.
  • El perdón no exculpa a quien te hirió.

Promesas y buenas intenciones no harán funcionar una relación de pareja

Señales de alarma antes de retomar una relación tras el verano.

Señales de alarma antes de retomar una relación este otoño.

  • Intenciones sin hechos son como promesas sin realidad, o sea, disfuncional.
  • Si realmente te quiere dejará las promesas a un lado.
  • Si realmente le quieres sabrás quererte a ti mismo/a antes de basar vuestra relación en intenciones y promesas.

Muchos objetivos a corto/medio plazo: las relaciones maduras y adultas no son producto de las prisas

  • Volver aquí y ahora es algo muy típico tras el verano. Recuerda que las prisas nunca suelen ser buenas consejeras.
  • La presión en el amor acaba estallando sin remedio.
  • A veces más vale tener claro un único objetivo que muchos pululando sin sentido.
  • Si realmente te quiere sabrá darte tu espacio.
  • Si realmente te quiere respetará tu tiempo.
  • Si realmente le quieres sabrás escuchar tu propio ritmo y, sobre todo, respetarlo.
Señales de alarma antes de retomar una relación tras el verano.

Señales de alarma antes de retomar una relación este otoño.

Ayuda psicológica: solo los hechos demostrados denotan que se está dispuesto a cambiar

  • A veces la ayuda psicológica se convierte en el comodín perfecto para buscar legitimidad a sus actos.
  • Ir al psicólogo no equivale a estar dispuesto a cambiar. No confíes hasta que veas los cambios en tu día a día.
  • Si alguien te pide que aguantes porque tiene la intención y el deseo de cambiar, no olvides que solo tú calzas tus zapatos y, es imposible que desde la distancia entiendan tu situación.
  • Si los malos momentos superan a los buenos da igual que busquéis ayuda psicológica; poner distancia es la única solución posible.
  • No olvides que ayudar a alguien no es sinónimo de hundirte con él.
  • Si utiliza su malestar para justificar el dolor… distancia.
  • Si te culpa de sus actos… distancia.
  • Si sientes miedo, culpa, vergüenza… distancia.

Recuerda que solo tú tienes la decisión. Pero si volver tras el verano, o tras un impás, se convierte en hábito entonces no es amor. Volver con dudas no es volver, es sucumbir. Volver con miedo es huir. Volver por pena es morir. Volver sin motivos reales y conscientes es renunciar a vivir y quedarse estancado en un pasado que no funciona.

Si te encuentras inmerso/a en una relación que no suma o que te llena de dudas, quizás sea momento de analizar la situación de forma adulta y responsable. Este manual puede ayudarte a entender tus emociones y a tomar decisiones:

Si deseas conocerte mejor, “Psicología del amor” te mostrará las claves para crecer y distinguir entre el amor saludable y otras formas como el apego que limitan las relaciones en gran medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.