La grandeza y suntuosidad imperial de San Petersburgo, la antigua capital zarista, se palpa en cada rincón de la vetusta ciudad. Museos, catedrales, iglesias, fortalezas, palacios y grandes avenidas dotan a la urbe de un atractivo único, reflejo de su esplendoroso pasado y rutilante presente. Neoclasicismo y barroco a partes iguales.

San Petersburgo supera los cinco millones de habitantes. Fundada por Pedro I El Grande ostentó la capitalidad del imperio ruso durante dos largos siglos. Fue epicentro  de la revolución rusa de 1918 y cambió su nombre por el de Leningrado, en honor a Lenin, líder de la revuelta. Bombardeada con inusitada intensidad por los alemanes durante la II Guerra Mundial, San Petersburgo resistió heroicamente el asedio nazi. A la desaparición de la URSS fue de nuevo rebautizada con su nombre actual.

Hoteles en San Petersburgo. Informaté y reserva aquí.

 

El Museo Hermitage y las catedrales de Isaac, Kazán y la Sangre Derramada, referentes culturales y religiosos

Fachada principal del Museo Hermitage de San Petersburgo – Imagen de Zubro

Más de 200 museos convierten a San Petersburgo en la capital cultural por excelencia de Rusia, destacando por encima del resto el Museo Hermitage, una de las pinacotecas más valiosas del mundo, dedicado sobre todo al arte ruso. Dicen que recorrer todas sus salas supone caminar cerca de 24 kilómetros para contemplar los más de tres millones de objetos expuestos.

Y acompañando a éste destacan también el Museo Estatal Ruso, ubicado en el Palacio Mijáilovski, y el Museo de Arte Contemporáneo, inaugurado en 2010 con más de 2.000 obras de 250 artistas nacionales.

La Catedral de Isaac, la de Nuestra Señora de Kazán y la Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada convierten a San Petersburgo en un referente único de la brillante arquitectura religiosa tanto en la antigua URSS como  en la presente Rusia.

La Catedral de Isaac es la más grande de Rusia y el cuarto edificio catedralicio más alto del mundo. Construida durante la primera mitad del siglo XIX fue levantada sobre una enorme cúpula central acompañada de cuatro cúpulas más pequeñas, ubicadas en cada una de las cuatro esquinas.  Mosaicos coloridos, columnas de malaquita, esculturas, frescos y un impresionante altar central ornamentan un interior que deja asombrado a cualquier visitante.

Vista de la Catedral de Nuestro Señora de Kazán – Imagen de petersburgcity.com

La Catedral de Nuestra Señora de Kazán, construida en la primera década del siglo XIX, esta edificada a semejanza de la Basílica de San Pedro de Roma y alzada sobre una planta de cruz latina. Es el más vivo ejemplo del estilo neoclásico y sus casi 100 columnas ponen la guinda a su majestuosidad exterior.

La Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada fue erigida a finales del XIX en el lugar donde el emperador Alejandro II encontró la muerte en un atentado terrorista.  Su fachada multicolor y su arquitectura bizantina convierten al templo ortodoxo en un edificio singular con sus cuatro cúpulas en forma de cebolla y sus tres ábsides y un interior recubierto de coloridos frescos y mosaicos.

Viajes combinados a San Petersburo y Moscú. Los mejores precios en este enlace. Informate aquí.

 

Los palacios y fortalezas monumentales de San Petersburgo

Una muestra de la monumentalidad de San Petersburgo son los dos grandes palacios que se ubican, uno de ellos en el corazón de la ciudad en el caso el Palacio de Invierno y otro en las afueras de ella, el de Peterhof.

El Palacio de Invierno fue residencia oficial de los zares rusos durante doscientos años  y forma parte del Hermitage. Es asombrosamente grande, tanto es así que su fachada tiene una extensión de 2 kilómetros y su interior alberga salas, aposentos y habitaciones que superan el millar, todo ello revestido de ornamentación barroca.

Palacio de Peterhof, el “Versalles” ruso – Imagen de Gontzal86

Mientras que al Palacio de Peterhof,  residencia zarista de verano, se le conoce como el “Versalles” ruso debido a la semejanza con el bello palacio parisino.  Antigua mansión en época estival de los emperadores rusos, destaca por sus fuentes de cascadas, sus majestuosos jardines y sus extensos y floridos parques.

La Fortaleza de San Pedro y San Pablo, construida en piedra y revestida de granito, fue levantada como edificio de defensa pero nunca fue utilizada como tal y sí como base militar e incluso como prisión. En su interior se encuentra la catedral del mismo nombre, de estilo barroco alzándose como el edificio más alto de San Petersburgo. En su interior reposan los restos de la mayoría de zares y está adornado de cuadros y frescos de contenido eminentemente religioso.

Amanecer en la Avenida Nevski – Imagen de Dennis Jarvis Halifax

Dejando a un lado la majestuosidad arquitectónica de sus museos, palacios o catedrales destaca la anchísima Avenida Nevski, a la izquierda del río Neva, que transcurre bulliciosa por la ciudad. Restaurantes, cafeterías, bibliotecas, teatros, palacetes, catedrales, plazas, jardines y tiendas de lujo pueblan esta arteria  durante sus más de cuatro kilómetros de extensión. El verdadero palpitar de la ciudad.

Destaca también ver algunos de los más de 500 puentes (el del Hermitage, el de Banco y el Azul, los más recomendables) que enlazan los pequeños islotes, más de 40, diseminados entre los ríos y canales vertebrados en torno al Neva. Desde luego todo un espectáculo.

Interior de la estación Zvenigorodskaya del Metro de San Petersburgo – Imagen de Florstein

Mientras que bajar al metro, el más profundo del mundo debido a que debe salvar la humedad del suelo provocada por el río, es toda una experiencia  por descender a estaciones con profundidades que superan los 100 metros y por visitar auténticos museos bajo tierra por la lujosa decoración en muchas de sus estaciones, dignas de cualquier palacio.

Consulta las mejores visitas guiadas por San Petersburgo y no tardes en reservarlas.

 

Horarios y precios de las visitas imprescindibles en San Petersburgo

Museo Hermitage:

Horario: martes, jueves sábado y domingo de 10:30 a 18:00 horas y miércoles y viernes de 10:30 a 21:00 horas. Los lunes permanece cerrado.

Precio: 600 rublos (9,60 €).

Museo Estatal ruso:

Horario: Lunes, miércoles, viernes, sábado y domingo de 10:00 a 18:00 horas; jueves de 13:00 a 21:00 horas. Los martes permanece cerrado.

Precio: 450 rublos (7,20 €).

Museo de Arte Contemporáneo:

Horario: Lunes a domingo a excepción del martes de 10:00 a 22:00 horas.

Precio: 500 rublos (8 €).

Catedral de Isaac – Imagen de AlonsoMartinez

Catedral de Isaac:

Horario: lunes a domingo a excepción del miércoles de 10:30 a 18:00 horas. De mayo a septiembre también se abre en horario nocturno de 18:00 a 23:30 horas.

Precio: 250 rublos (4 €).

Catedral de Nuestra Señora de Kazán:

Horario: lunes a viernes de 8:30 a 18:00 horas y sábado y domingo de 6:30 a 18:00 horas.

Precio: entrada gratuita.

Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada:

Horario: lunes a domingo a excepción del miércoles de 10:30 horas a 18:00 horas. De mayo a septiembre también se abre en horario nocturno de 18:00 a 22:40 horas.

Precio: 250 rublos (4 €).

Fortaleza de San Pedro y San Pablo:

Horario: todos los días de 11:00 a 18:00 horas (incluida la catedral a excepción del martes que se encuentra abierto hasta las 17:00 horas).

Precio: Fortaleza 100 rublos (1,60 €) y catedral 450 € (7,20 €).

Palacio de Peterhof:

Horario: los Jardines todos los días de 10:00 a 21:00 horas en verano y hasta las 19:30 en invierno; el Palacio de lunes a domingo a excepción del martes de 10:00 a 18:00 horas.

Precio: Jardines (gratis) y Palacio 300 rublos (4,80 €).

Metro de San Petersburgo:

Horario: todos los días de 5:45 a 00:30 horas.

Precio:  28 rublos (0,44 €).

San Petersburgo

Amazon España: EUR 30,87

Amazon Reino Unido: £36.91

Amazon Estados Unidos: $38.76

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *