Batalla de Torrevicente (981): el día en que Almanzor se convirtió en “el Victorioso”

El 8 de julio del año 981, en la pequeña localidad de Torrevicente (Soria), tuvo lugar la batalla definitiva entre los dos caudillos árabes de la península ibérica. Ibn Abi Amir (Almanzor) derrotó a su suegro, el general Galib, y se convirtió en jefe absoluto de los ejércitos del Islam en Al-Andalus, con el título de Al-Mansur “el Victorioso”.

Torrevicente, hoz del río Talegones

Torrevicente, hoz del río Talegones

Torrevicente, un pequeño pueblo soriano limítrofe con el norte de la provincia de Guadalajara, ocupa un lugar de importancia dentro de la historia de España. En esas agrestes tierras, cerca del impresionante cañón que forma la hoz del río Talegones, la guerra civil por el poder militar absoluto del Islam en España termina con la muerte del general Galib y el triunfo de una figura que se convertiría en leyenda: Almanzor, el caudillo árabe.

La batalla de Torrevicente y la muerte de Galib

Cerca de Atienza y Gormaz, con el Duero como frontera natural durante siglos de los reinos cristianos e islámicos de la península ibérica, se encuentra Torrevicente. Cuentan las crónicas de la época (Ibn Hazam) que por esos parajes existía un castillo llamado de San Vicente. Un día antes de la gran batalla, Ibn Abi Amir (Almanzor) se dirigió hacía allí con sus tropas para enfrentarse al ejército de Galib, que contaba con la ayuda del príncipe navarro Ramiro Garcés y del ejército del conde castellano García Fernández con sus soldados vascones. En la mañana siguiente, el octogenario Galib dispuso a su ejército en el llano y se inició el cruel combate. El ejército de Almanzor, dispuesto en 3 flancos (Ibn al-Jatib), se vio sorprendido por las feroces acometidas de Galib, que asoló los flancos laterales y parecía tener el triunfo en sus manos. Pero el destino le jugaría una mala pasada al anciano general. Cuenta la leyenda que, en medio del fragor de la batalla, Galib cayó fulminado al comandar una carga de caballería y la batalla de decantó del lado de Almanzor, al que los soldados de su enemigo le trajeron la mano de su caudillo en señal de rendición. No contento con la mano, Almanzor exigió la cabeza de su suegro que poco después mostró en Córdoba a su esposa Asma, que comentó al verla: ” doy gracias a Dios por la muerte de un traidor”. Y eso que era su padre.
Igualmente, en dicha batalla, caería mortalmente herido Ramiro Garcés, Rey de Viguera e hijo del Rey de Pamplona Sancho Garcés. El conde castellano García Fernández, señor del castillo cercano de Gormaz, tuvo mejor fortuna y logró escapar herido para replegarse a sus dominios, desde los que lucharía frente a las huestes de Almanzor hasta su muerte.     

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Gormaz, la fortaleza más grande de Europa

 A pocos kilómetros de Torrevicente se encuentra la fortaleza califal de Gormaz, en lo alto de un cerro a cuyos pies discurre el río Duero en su camino hacía Portugal. Este castillo, del siglo IX, llegó a ser la fortaleza más grande de Europa en su época. Con más de 1.200 metros de perímetro amurallado, 446 de largo y 28 torres, su excepcional ubicación, controlando la meseta castellana y el cauce del Duero, hicieron de este castillo un emplazamiento objeto de permanentes incursiones o razzias entre cristianos y musulmanes durante siglos.
El castillo fue reconquistado por Almanzor en el año 983, y permaneció en manos islámicas hasta su conquista definitiva en 1060 por Fernando I de León. En 1087, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, fue nombrado alcaide del castillo y fundó el pueblo del mismo nombre en las faldas de la fortaleza. Cuentan la leyenda que, debido a los continuos asedios, los habitantes del castillo construyeron túneles subterráneos para acceder a las aguas del Duero y poder subsistir.
Torrevicente, Gormaz, y los yacimientos arqueológicos de la cercana Tiermes, son lugares en los que el tiempo parece haberse detenido. Casi deshabitados, al pasear por sus calles, por sus senderos, lejos del mundanal ruido, aún parece escucharse el fragor de la batalla, y al gran caudillo Almanzor pasearse en la oscuridad de la noche por la torre que lleva su nombre.                   

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

                                     

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.