Skechers Go Run Ride 3, revisión después de un ciclo de entrenamiento

Tras un ciclo completo de entrenamiento con esta zapatilla de running , unos 1000 kilómetros entre carreras suaves, series y utilización para entrenamientos en gimnasio y crossfit, la evaluación de la Go Run Ride 3 ha resultado sorprendentemente duradera, sin haber echado de menos mejores prestaciones.

Las zapatillas Skechers Go Ride son la versión de la zapatilla de running más popular de la marca californiana. Tiene un drop o caída de 4 milímetros, un peso para talla 8 americana (41 europea) de 238 gramos y suela más alta en el mediopié (18 milímetros) que en el talón (16) y que en la puntera (12 milímetros). Además trae una plantilla que podemos añadir y aumentar el drop y algo la rigidez de la pisada, según el grado de correr “minimalista” o natural running que deseemos. No es una zapatilla minimalista al uso, es decir, una asistencia para correr descalzo, sino que se queda a medio camino entre una zapatilla acolchada y una simple asistencia para que el pie no impacte desnudo sobre el suelo. A primera vista, parece que nos encontramos frente a unas clásicas zapatillas voladoras, para competición y entrenamientos rápidos.

Probando las Skechers Go Run Ride 3 en entrenamiento suave y series

Lo primero que sorprende es la comodidad:  estéticamente es llamativa, de poco tamaño y con un diseño a la moda, pero es cuando introduces el pie y atas los cordones cuando tienes la sensación de vestir poco más que un calcetín. El ajuste  es perfecto, tanto con un calcetín como con el pie descalzo directamente dentro de la zapatilla, con la plantilla o sin ella. Lo segundo es la amortiguación: andar con ellas parece que te hundas un poco al principio. Dado que suela y media suela están constituidas de una sola pieza, que ofrezca en un mismo material -Resalyte- la capacidad de absorber la fuerza del peso del corredor y la adherencia a la superficie es algo contraintuitivo. Como lo que prima es la comodidad en esta zapatilla, no hay refuerzos rígidos en el talón, y el pie queda completamente suelto en la puntera. Primera prueba pasada con nota. Reconozco que al empezar a correr con estas zapatillas esperaba una sensación parecida a la de unas clásicas alpargatas, algo más sofisticadas. Sin embargo los primeros pasos me dan dos sensaciones algo contradictorias:

  • Por un lado, obliga a correr de mediopié o puntera: es prácticamente imposible entrar de talón. Eso lo van a agradecer y mucho quienes estén comenzando a mejorar la técnica de carrera y necesiten una zapatilla de transición; para quienes ya corremos casi siempre de manera más ‘natural’ nos encontramos con una zapatilla perfectamente adaptada.
  • Sin embargo, la horma de la suela en el talón es ancha, y los corredores habituados al barefoot o a zapatillas realmente minimalistas se van a encontrar con una absorción excesiva y sensación de falta de libertad para el pie.

Como quiera que yo pertenezco a la categoría de corredores de más de 80 kilos y con una pronación leve, agradezco esa segunda característica, que la hace adecuada para todo tipo de corredores. Eso sí, no va a corregir la pronación y dada la forma de la suela y la filosofía de la zapatilla , con el mediopié más alto que el talón (Mstrike) no parece que se adapten bien al uso de plantillas. La adherencia de la zapatilla, y es ahí donde sobresale el Resalyte, es espectacular. En los puntos de mayor desgaste hay diez círculos de diferente color y material más resistente: lo llaman sensores Goimpulse y en la práctica ayudan a reducir el desgaste, a una mayor adherencia y a una mejor respuesta.

Valoración de Skecher Go Run Ride 3

Cuando he usado dos pares de este modelo y llevo ya algunos cientos de kilómetros en carreras lentas y series, la conclusión sobre estas zapatillas es:

  • Pese a lo que he podido leer en otras opiniones, su respuesta corriendo deprisa, incluso series cortas y explosivas es más que buena: la fuerza que absorben a causa de la amortiguación se contrarresta con un extraordinario ajuste y flexibilidad. Son adecuadas desde series de progresivos o 150 metros hasta carreras lentas por encima de 6 minutos el kilómetro.
  • Como zapatillas para fitness, despojadas de la plantilla, es de lo mejor que he podido utilizar. El pie puede hacer cualquier movimiento y la zapatilla le acompaña. Eso sí, para andar largas distancias no son lo mejor: es muy incómodo intentar apoyar el talón durante caminatas.
  • La duración es mayor de lo que se espera: mayor que las voladoras o de competición y algo menor que las más robustas de entrenamiento de otras marcas. Pueden resistir más carreras en competición sin envejecer, aunque lo harán sobre todo si no se tiene buena técnica de carrera o se corre por terrenos de montaña. La misma marca Skechers tiene modelos orientados a estos terrenos.
  • En lo que no tienen rival es en la relación calidad/precio. Dentro del segmento de calzado de correr de alta calidad se llevan la palma en este aspecto.

 

Skechers Go Ride

Skechers Go Run Ride 3 - Zapatillas de Correr para Hombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.