Reseña de “Una columna de fuego”, de Ken Follet, tercera entrega de “Los pilares de la Tierra”

3.0

LO POSITIVO

  • Engancha hasta el final, como se espera del autor.

LO NEGATIVO

  • Carece de la intensidad dramática de la primera entrega.
Calificación

El autor de best-sellers más apreciado de la actualidad (chúpate ésa, Stephen) continúa la franquicia de  “Los pilares de la Tierra” y “Un mundo sin fin”. Reseña de “Una columna de fuego”, de Ken Follet.

Ken Follet

Portada de “Una columna de fuego”.

“Ned no vio nada más que árboles durante largo rato, pero su imaginación trabajaba con desbordante frenesí. Estaba a punto de reencontrarse con su madre, tras una ausencia de un año. Había decidido que no le diría cuánto la había echado de menos, pues a los dieciocho años un hombre debía ser independiente y autosuficiente”.

Las declaraciones de Ken Follet al enterarse de que Kazuo Ishiguro ha ganado el Premio Nobel de Literatura son tan sinceras, como aclaratorias del tipo de novelas que escribe. “Que él se quede el premio, yo me conformo con el Maserati”. O sea, no le preocupan en absoluto los reconocimientos ni el arte de la novela, pero sí atraer a los lectores, actividad en la que sin duda se puede considerar el gran maestro, por encima de cualquier otro autor de best-sellers.

Tras concluir su extensa trilogía “The Century”, formada por “La caída de los gigantes”, “El invierno del mundo” y “El umbral de la eternidad”, el galés recupera su saga más emblemática, iniciada con “Los pilares de la Tierra”, su libro más representativo, que continuaba en “Un mundo sin fin”.

Plaza & Janes edita “Una columna de fuego”, en tapa dura de 944 páginas, al precio de 23,65€. También puede comprarse en versión para descargar para Kindle, por 12,34€. Sale a la venta con tiempo para posicionarse como uno de los libros para regalar en Navidad 2017-2018.

Una columna de fuego

Amazon España: EUR 23,65

Amazon Reino Unido: £32.88

Amazon Estados Unidos: $34.45

Sinopsis de “Una columna de fuego”, vuelta a casa por Navidad

Tercera entrega de "Los pilares de la Tierra"

Ken Follet.

Año 1558. Ned Willard, joven comerciante regresa a su hogar en Kingsbridge, por Navidad. Ha pasado años fuera, pero está deseando casarse con Margery Fitzgerald, hija del alcalde de la ciudad, de la que se ha enamorado. Ésta le corresponde, pero descubrirá que su progenitor tiene previsto para ella otros planes, ya que la ha prometido en matrimonio al vizconde de Shiring, para que así la familia emparente con el estamento nobiliario.

Como la muchacha se niega a que se celebre la boda, y debido a las simpatías de Willard por los protestantes, el fundamentalista católico Rollo, hermano de Margery, pone en marcha un plan para deshacerse del chico mediante embustes y acabar con su empresa. Acaba dejando la ciudad, pero encontrará una nueva ocupación, ayudando a William Cecil, que trata de lograr que Isabel Tudor suba al trono. Mientras, Barney, hermano de Ned, se dedica a la fabricación de hierro en Sevilla, mientras que en París, Pierre de Aumande se une a la familia de Sylvie, una misionera, para conseguir información sobre el protestantismo.

Reseña de “Una columna de fuego”, regreso a Kingsbridge

Resulta sorprendente que el escritor sea capaz de seguir estirando el chicle, pero lo logra con una enorme habilidad, quien inicie la página 1, acabará el libro hasta el final, pese a que se extiende a lo largo de un millar de páginas. Como en sus mejores tiempos, ofrece algún giro casi en cada página que provoca que no se pueda retirar la atención del volumen. Atrapa sobre todo lo relativo al personaje de William Cecil, con el que el protagonista trabaja en diplomacia internacional al servicio de Isabel de Tudor, y la descripción del conflicto entre católicos y protestantes en el siglo XVI. También las vicisitudes de Margery quitarán horas de sueño a más de un lector, casi parecen sacadas de un folletín, pero resultan absorbentes.

El personaje principal tiene su atractivo, pero como siempre su equivalente femenino le roba la función, sufre más y el lector estará desesperado por conocer su destino. También tienen interés diversos secundarios; la misionera Sylvie, empeñada en divulgar la palabra de Dios, sirve muy bien para explicar el triunfo de Erasmo de Rotterdam y de la reforma protestante. El pícaro estudiante Pierre de Aumande también seduce cada vez que aparece.

Un lector crítico le sacará sin duda defectos a “Una columna de fuego”, sobre todo que algunos personajes, como la protagonista femenina, parecen demasiado adelantados  a su época, propios del siglo XXI. También resulta un poco tópica su visión del catolicismo de la época, emperrado en que no se pueda leer la Biblia para no interpretarla, y de la Sevilla de la época, que de acuerdo con la Leyenda Negra, sería un lugar sombrío, donde todos temen al inquisidor, emperrado en acabar con judíos, musulmanes, y por supuesto, protestantes. Se echan de menos  más matices, que los personajes de este sector estén descritos con mayor tridimensionalidad, no sean puros malvados de opereta.

Además, con el tiempo Ken Follet ha perdido la capacidad para crear tensión dramática de algunos de los mejores momentos de la primera entrega. En cualquier caso, ¿a quién le importan estas imperfecciones cuando estamos ante uno de los libros más entretenidos del año? Sin duda, ofrece de sobra lo que promete.

Comprar online “Una columna de fuego”

Recomendamos recurrir a Amazon, por la calidad del servicio y la rapidez de los envíos. Se puede efectuar la adquisición pinchando en los enlaces:

Edición en tapa dura:

Una columna de fuego

Amazon España: EUR 23,65

Amazon Reino Unido: £32.88

Amazon Estados Unidos: $34.45

Edición para descargar para kindle:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *