Remedios naturales para reforzar las defensas en invierno

Cómo aumentar las defensas en invierno

Reforzar las defensas frente a los virus. Imagen by muammerokumus

Durante los meses de invierno, nuestro sistema inmunológico puede resentirse por culpa de las bajas temperaturas.Los más vulnerables son los niños y mayores de 55 años, los fumadores, las personas sedentarias o sometidas a estrés y aquellos cuya dieta se basa en productos procesados o comida rápida. La solución para ellos y el resto se encuentra en la mesa. Así que, desafía a tus defensas con una alimentación adecuada y disfruta de un invierno tranquilo.

Mantener las defensas en perfecto estado es clave para tener una buena salud. Para ello, además de asegurarte de llenar la despensa con los alimentos que ayuden a reforzarla, es importante conocer qué otras recomendaciones pueden sernos útiles para que los virus pasen de largo y no nos afecten.

Los nutrientes aliados de las defensas

La vitamina A que se halla en verduras, hortalizas y frutas de color naranja o rojo así como en el pescado azul, la leche entera, el queso y el huevo resulta muy recomendable en el caso de infección. Lo mismo sucede con la vitamina C, que ayuda a prevenir resfriados, gripe e infecciones digestivas y que se encuentra en cítricos, espinacas, tomates, perejil o pimientos.

Otro de los escudos frente a los virus es el magnesio. Muchos de los alimentos ricos en este mineral son típicos de la época navideña, como por ejemplo, las nueces, los langostinos y los orejones. Igualmente importante es el consumo de cinc, presente en las semillas de calabaza, el pan integral, las lentejas o las avellanas.

Colorea tu menú

Cuanto más variedad cromática e intensos sean los tonos de los productos que compongan tu dieta, mayor garantía tendrás de que estás aumentando tus defensas.

  1. Alimentos azules y morados: posee propiedades antibacterianas y anticancerígenas (col lombarda, arándanos, moras, berenjenas)
  2. Alimentos blancos: previenen infecciones respiratorias y digestivas (yogur, ajo, nabo, col, cebolla, puerro)
  3. Alimentos verdes: su alta concentración en clorofila les otorga una gran acción reconstituyente en periodos de convalecencia y anemia (algas, cereales, verduras de hoja verde, brotes de soja y alfalfa)
  4. Alimentos naranjas y rojos: fuente de betacarotenos, un pigmento antioxidante que contribuye a fortalecer el sistema inmunológico (zanahorias, calabazas, caquis, naranjas, mandarinas, mangos)

Toma medidas en tu día a día

Además de cuidar especialmente la alimentación durante los meses de frío, conviene llevar a cabo una serie de recomendaciones e incluirlas en nuestra rutina diaria.

  1. Mantener una higiene óptima: es preciso lavarse las manos a menudo y taparse la boca cuando se estornude o se  tosa.
  2. Baños de agua fría: resulta muy beneficioso alternar los chorros de agua caliente y fría ya que se estimula la circulación sanguínea y linfática.
  3. Dormir lo suficiente: un déficit de descanso (menos de 7 horas) puede ocasionar una pérdida de efectividad de las defensas.
  4. Actitud positiva: las personas que se consideran optimistas y felices desarrollan un 50% más de anticuerpos que la media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.