Racionalismo en arquitectura y funcionalismo

En el siglo XX se produjo un gran cambio dentro de la arquitectura mundial, debido al surgimiento del modernismo. Esta nueva tendencia de la arquitectura es conocida como racionalismo debido a que apuntaba al diseño aplicando un poco más la razón, lo que terminó llevando a pensar a la arquitectura desde un punto de vista más pragmático.

Funcionalismo como base del Racionalismo

Corbu_weissenhof_lores

La arquitectura anterior, de un modo u otro, siempre se ocupaba de dar mucha importancia a aspectos simbólicos como puede ser la arquitectura religiosa de la edad media, o bien a aspectos ornamentales, como puede ser el barroco. El gran cambio que produjo el funcionalismo a través del racionalismo en arquitectura, fue el de mirar al edificio desde un punto de vista práctico. Los edificios se simplificaron según las necesidades, y donde cada espacio debía cumplir con su función.

El funcionalismo, de este modo, se transformaba en una alternativa al repertorio tradicional, que se había quedado sin respuestas para las necesidades que se planteaba la sociedad de la época.

La revolución industrial tuvo mucho que ver en el desarrollo del funcionalismo arquitectónico, ya que garantizaba una mayor eficiencia en la producción, lo que ayudaba al desarrollo de la industria inmobiliaria, conforme a las exigencias y condiciones económicas que se vivían en ese momento.

La Bauhaus como centro del Racionalismo

En la expansión del Racionalismo como nueva fuerza proyectual para la arquitectura, mucho tuvo que ver la Bauhaus, renombrada escuela de diseño desde la que salieron los grandes arquitectos de la época moderna.

La conocida escuela alemana, fue fundada por Walter Gropius, donde se enseñaba diseño, artesanía, arte y arquitectura. Es aquí donde se forjó la conocida frase: “la forma sigue a la función“, que no puede sintetizar de mejor forma los conceptos que envuelven al funcionalismo, por lo tanto al racionalismo en arquitectura. El concepto se extendía a la búsqueda de la unión entre lo estético y el uso.

Le Corbusier: padre del racionalismo en arquitectura

Le Corbusier fue un pintor y arquitecto suizo al que muchos le consideran el padre de la arquitectura del racionalismo. Escribió varios libros en los que presentaba sus ideas teóricas respecto a las nuevas tendencias del racionalismo en arquitectura, mientras que en sus obras llevaba todo a la práctica.

La forma en la que resumió su interés por lo funcional y racional fue al comparar la vivienda con la máquina. Le Corbusier le llamaba a la vivienda “la máquina de habitar“.

Le Corbusier estaba encantado con las modernas máquinas de entonces, los aviones, los automóviles porque consideraba que sus diseños eran eminentemente prácticos. Eso es lo que quería trasladar a la arquitectura.

Características del racionalismo en arquitectura

El racionalismo en arquitectura se caracteriza por algunos puntos que se repitieron de una obra a otra. La limitación en el uso de los materiales era una de las más fáciles de distinguir. Los nuevos materiales eran los que se empleaban de forma masiva, siendo protagonistas de la nueva arquitectura el vidrio, el hormigón y el acero.

En las formas, la arquitectura del racionalismo se distinguía por las formas geométricas simples, utilizando al máximo las formas ortogonales.

La decoración sobrepuesta era dejada de lado, haciéndose énfasis en el detalle constructivo y el empleo de los colores.

El racionalismo en Estados Unidos

En Estados Unidos también se observó la llegada de la nueva arquitectura racionalista. El arquitecto más representativo sin dudas fue Frank Lloyd Wright, que trabajaba en la ciudad de Chicago.

La arquitectura de Wright se caracterizó por la integración del edificio y la naturaleza en una forma orgánica, utilizando para esto tanto las formas como los materiales. Desarrolló distintos tipos de estilos a lo largo de su exitosa carrera, pero los fundamentos del movimiento moderno siempre se vieron reflejados en sus obras. Entre sus obras más emblemáticas se puede mencionar la casa Kaufmann o el Museo Guggenheim.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.