¿Qué son las enfermedades tecnológicas y qué las causa?

Hoy en día, hay estudios que confirman enfermedades psicológicas causadas por el exceso de tecnología. Aunque la vida nos sea más fácil gracias al uso del internet y los móviles, esto también puede suponer un daño perjudicial para la salud. Veremos varios trastornos causados por cómo la tecnología puede llegar a afectar nuestro cerebro.

Enfermedades tecnológicas: Los trastornos más comunes

Aquí la lista confirmada de las enfermedades tecnológicas más comunes:

1.- Nomofobia. El término viene de tres palabras: No-Móvil-Fobia.

Es el estrés y angustia que causa el no tener el móvil cerca o encendido.

Muchos son propensos a sentir incluso un ataque de ansiedad al no saber donde está su movil, si está sin bateria, o si lo han dejado en casa y tienen un día largo por delante.

2.- Cibermareo. Una palabra que surgió en los 90 debido a los aparatos de ‘realidad virtual’.

Hoy en día, aun se aplica para la sensación de mareo y fatiga que sufren personas al pasar mucho tiempo frente a las pantallas del móvil, ordenador, etc.

3.- Síndrome de la llamada imaginaria. Como dice la frase, esto se debe a que la persona alucina que su móvil está sonando o vibrando. No sólo una vez, sino constantemente.

Esto es causado por el hecho de que tu cerebro asocia cualquier tipo de impulso, o vibración, a tu dispositivo.

4.- Cibercondria. Esto tiene que ver con las personas que leen mucho sobre enfermedades y salud en internet.

Llegan a concebir que probablemente tienen alguna de ellas. Son adictos a seguir leyendo temas relacionados y tratando de buscar si hay síntomas compatibles con ellos.

5.- Efecto Google. Es el efecto que sufre el cerebro al no desear guardar información nueva.

O sea, que inconscientemente te niegas a aprender cosas porque ya tienes la idea preconcebida de que ‘puedes acceder o leerlo en internet (google)’ o que puedes buscarlo al momento.

Enfermedades tecnológicas

Niña con ordenador, image by MILI FERNÁNDEZ RODRIGUEZ

 

Enfermedades tecnológicas: Los trastornos de dependencia

1.- Dependencia de internet. Es la necesidad enfermiza de estar conectado a la red y relacionarte solo por este medio.

Esto ha causado que varias personas sean adictas a esto como una forma de vida, causando problemas de relaciones sociales.

2.- Facebook dependencia o depresión. El trastorno que ciertas personas tienen por tener demasiados amigos como contacto, o muy pocos.

También tiene que ver con los ‘enganchados’ a esta red social en la que pueden pasar mucha parte del día solo subiendo fotos de su vida, narrando frases y pensamientos, contestando a ‘posts’ de amigos, y también chateando por medio de esta red.

La mayoría niegan tener una adicción a esto o sentirse deprimidos cuando no pueden acceder a realizar nada dentro de esta red.

Normalmente, se relaciona a esta gente como personas infelices en su vida diaria.

3.- Dependencia a los videojuegos. Esta es de las que más hemos oído hablar y su título nos dice lo que es. Lo que otros no saben es que es una enfermedad oficial y hay grupos de rehabilitación para la gente que lo sufre.

Enfermedades tecnológicas

Obsesión por el móvil, image by Juan

Enfermedades tecnológicas: Problemas causados por ‘hiperconectividad’

1.- Síndrome del Túnel Carpiano. Es una enfermedad que hace que el nervio que va desde el antebrazo hasta la mano, se presione dentro del túnel carpían (a nivel de la muñeca).

Causa entumecimiento, dolor, y debilidad en la mano afectada.

Esto se debe a pasar tantas horas escribiendo en un ordenador.

2.- Sobrepeso u obesidad. La tecnología puede causar aislamiento, depresión, y exceso de sedentarismo.

Esto puede generar diabetes, enfermedades en el sistema circulatorio, así como sobrepeso.

3.- Problemas oculares. Mirar pantallas de ordenador, televisión, moviles, etc. puede causar resequedad, tensión ocular, e incluso que luego varias personas empiecen a usar gafas.

4.- Daños en la audición. Personas que tienden a escuchar con volumen alto a través de sus auriculares. Esto provoca sordera a largo plazo, falta de equilibrio, y tendencias a las nauseas.

5.- Problemas psicológicos. El exceso de uso de tecnología puede llevarte a la depresión, ansiedad, a ser antisocial, y a pérdida del placer.

6.- Daño en el sistema nervioso. Usar la tecnología para todo puede conducirte a empezar a tener problemas de memoria, trastorno del sueño (insomnio), sensación de fatiga sin razón aparente, además de desarrollo de tumores cerebrales.

7.- Adicción. 

Enfermedades tecnológicas: Consejos para prevenirlas

1.- No pasar demasiado tiempo sentado frente a una pantalla. O sea, buscar pausas activas en la que ‘desconectes’. Esto también ayuda a tu vista y a relajar tus sentidos.

2.- Usar una diadema de audífonos es mejor. Los auriculares ‘sueltos’ que van en el oído, lo que hacen es conducir el sonido de forma más directa. Las diademas lo expanden un poco más y te permite percibir otros sonidos a tu alrededor.

Lo ideal sería siempre mantener un volumen en el que escuches música pero puedas oír otras cosas.

3.- Postura para evitar el túnel carpiano: apoyar las muñecas a la hora de digitar y no moverlas.  Tener los pies a la altura del piso, los codos al lado del cuerpo y la espalda recta y apoyada.

4.- Realizar ejercicios para tu espalda y cuello durante el día o antes de ir a dormir.

5.- Tener el móvil apagado o en silencio. Nos ayuda a ir desconectando y evitar esa ansiedad mencionada. Si tienes el móvil cerca e intentas ‘no revisarlo’, esto puede causar ansias.

Es mejor apagarlo o tenerlo en silencio (y alejado de ti).

6.- Dar un buen uso al internet y las redes sociales. Tratar de usarlos en medidas necesarias más que estar pegado a ello siempre por ocio. Es mejor darle un uso laboral o de comunicación exclusiva.

7.- Reducir el brillo de tus dispositivos. Hay que tener el brillo en una forma cómoda, y sin que te haga esforzar mucho la vista, pero también tener el brillo más bajo ayuda a la vista y a no cansarla tanto.

El exceso de brillo te estimula y es probable que después no duermas bien.

8.- Actividades diarias sin internet. Siempre que puedas, es bueno realizar cualquier actividad al aire libre, o en el que tengas que moverte, y tratar de no estar encerrado solamente frente a un aparato.

Conclusión

Que todos usemos la tecnología, en exceso o con menos regularidad, no quiere decir que vayamos a padecer alguna de estas enfermedades tecnológicas. Pero es mejor tratar de prevenirlas y tener un equilibrio.

Hay que dar un buen uso a las herramientas y sus facilidades, y tratar de moderarnos.

Así como también hay que enseñar a nuestros hijos a ello.

Os dejo con un enlace a una explicación sobre los trastornos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *