“Purple Rain”: El paso en púrpura de Prince en el cine

Uno de los íconos más importantes del Pop. El paso de Prince, el “Genio de Minneapolis”, en el cine dejó como legado a “Purple Rain” como su filme más reconocido gracias al soundtrack que lo consolidó también en la era musical de los ochenta.

Prince en 2007.

Prince (2007) Micahmedia Wikimedia Commons

El cantante, compositor, arreglista e instrumentista Prince Rogers Nelson, mejor conocido como Prince (1958-2016), uno de los artistas más representativos del pop en la década de los ochenta y noventa, falleció el 21 de abril de 2016 en su estudio de Paisley Park, en el municipio de Chanhassen, Minnesota, a los 57 años, confirmado por su publicista Yvette Noel- Schure. Las causas de su muerte son desconocidas y el autor de diversos éxitos como “Raspberry Beret” sufría problemas respiratorios que lo llevaron el 15 de abril a realizar un forzoso aterrizaje por emergencia médica en Illinois y a cancelar diversos conciertos en Estados Unidos.

Si bien el también conocido “Genio de Minneapolis” dejó un importante trabajo musical a sus espaldas e innumerables motes con el que se refería a sí mismo como artista (el símbolo del amor como el más extravagante de ellos), la industria cinematográfica lo acogió para dar cabida a “Purple Rain” (1984), el debut que significó un importante legado representado en su soundtrack.

“Purple Rain”: la consolidación de Prince como artista

Purple Rain (1984). de Prince

Purple Rain (1984), Prince and the Revolution robotcosmonau tumblr

Prince, quien había incursionado al negocio de la música en 1978 con su disco “For You” y logró de poco en poco alcanzar notoriedad al mezclar R&B con funk por medio de sintetizadores en algunas álbumes como “Controversy” (1981), fue considerado uno de los artistas más destacados de los ochenta, tal y como lo fueron la “Chica Material” Madonna y el “Rey del Pop” Michael Jackson.

Como puente en la trayectoria del compositor se encontró “Kiss”, desprendida de “Parade” de 1986, en la que su connotación sensual la convirtió en una de las canciones más identificadas de su carrera. Su estrellato prevaleció en los noventa con “Cream” de 1991, entró en polémica al cambiar temporalmente su nombre en 1993 como el “símbolo” del amor y en 1994 creó interés creativo con la evocación a la belleza femenina en “The Most Beautiful Girl in the World”.

No obstante, los trabajos más reconocidos de Prince datan en la década de los ochenta. “1999” (1982) es uno de sus álbumes más representativos como creador de música, desprendiéndose canciones como la oda al sexo en “Little Red Corvette”, el amor en “Automatic” y la fiesta de “1999”, precediendo al trabajo que terminaría por colocarlo como un destacado referente en la historia del pop: “Purple Rain”, de 1984.

El material, además de contar con la primera participación de The Revolution, la banda del compositor que lo acompañó por siete años desde 1979 hasta 1986, fungió también como el destacado soundtrack del filme homónimo, uno que lo colocó en la estratósfera musical y cinematográfica.

La película de “Purple Rain”: El ecléctico musical sobre los sueños y la violencia

Purple Rain (1984), con Prince

Purple Rain (1984), película futuraesthetics tumblr

En el filme, estrenado en 1984, el propio Prince participó como el estelar del relato, un drama en el que la búsqueda del sueño del estrellato, la dificultad en el amor y la disfuncionalidad familiar de padres abusivos lograba sobrepasar las líneas del cliché gracias a las canciones que en conjunto se convirtieron en la espina dorsal de “Purple Rain”.

The Kid (Prince), quien todas las noches ensaya con “The Revolution” en el First Avenue de Minneapolis, atraviesa también por la debacle emocional al afrontar discusiones de los miembros de la banda que buscan la inclusión de sus canciones en el repertorio, del abandono de su novia Apollonia (Apollonia Kotero), de la férrea rivalidad con Morris (Morris Day) y las agresiones de sus padres.

Dirigida por Albert Magnoli, con tintes sombríos e irónicos que por ocasiones tambalean en favor del melodrama, The Kid encuentra la redención misma cuando el propio soñador logra comprender la imitación de las acciones abusivas del padre que fue incapaz de lograr el éxito como artista por sus propios demonios. En el desfile fantasioso digno de un largo videoclip se encuentra del ánimo de “Let´s go Crazy”, del drama oscuro de “When Doves Cry” y de la propia evocación de genialidad propio de ambas personalidades, la ficticia y la del verdadero príncipe, con “Purple Rain”, el himno metafórico que engrandece la pequeña figura de su intérprete.

“Purple Rain”, además de reflejar una autobiografía y de considerársele uno de los mejores trabajos que realizó el llamado “príncipe” en vida, se reafirmó como una importante referencia del cine musical protagonizado por los propios músicos de moda de acuerdo a la década en turno y sin importar la convencionalidad de sus diálogos y lo unidimensional de la trama gracias al poder de sus canciones, las verdaderas protagonistas que narran el vaivén violento y utópico de un talentoso hombre que sólo busca un nicho en el escenario de la música.

Después de “Purple Rain”: Las participaciones de Prince en el cine

Under the Cherry Moon (1986)

Under the Cherry Moon (1986) laughsnsmiles tumblr

El éxito de Prince en su debut cinematográfico, representado en el Grammy y en el Óscar obtenido a Mejor Banda Original en 1985, llevó a que prosiguiera participando en la realización de películas, aunque no lograron emular lo logrado por “Purple Rain”.

Under the Cherry Moon” (1986), dirigido y estelarizado por el propio cantante, resultó un plano artificio en blanco y negro de dos hombres que embaucan mujeres millonarias en la Francia de los Treinta del que, a pesar de su irregularidad, resalta su soundtrack, conformado por canciones del álbum “Parade”, así como de la curiosa presencia de una joven Kristin Scott Thomas como el interés amoroso del protagonista.

Sign o´The Times” (1987) es el concierto en vivo realizado como promoción al material, uno no muy exitoso en su paso en la cartelera de la época. Y “Graffiti Bridge” (1990) es la indeseable e  innecesaria secuela de “Purple Rain” en la que la pelea de The Kid con su némesis Morris por la propiedad de un club finiquitó la presencia de Prince como creador de filmes. Sólo un año antes brilló en la composición del soundtrack de “Batman” de Tim Burton, en la que el “Batdance” y el “Partyman” resaltaron a Gótica y los descaros del Guasón. La “lluvia púrpura” de Prince sobrevive al embate del tiempo.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.