Año nuevo, planes nuevos: propósitos del 2016

Comienza la cuenta atrás para un cambio, comienza la cuenta atrás para nuevos propósitos, nuevos proyectos y sobre todo para nuevos retos. ¿Qué es el nuevo año sin pensar en que cambiar nuestra vida? ¿Qué retos nos planteamos para el 2016?.

Muchas son las personas que llegado el 31 de diciembre escriben en un papel los nuevos planes para el año que llega. “Este año dejo de fumar” o “este año me apunto al gimnasio” son algunos de los propósitos para los próximos 365 días. El problema surge a la hora de cumplirlos, al principio lo hacemos, buscamos tiempo de donde sea y nos planteamos la vida de otra forma; pero no siempre son duraderos y ahí surge la gran frustración. Por ello es necesario que cada persona tenga claro lo que quiere y como hacerle frente

Los propósitos más habituales

  • Dejar de fumar
  • Apuntarse al gimnasio
  • Dejar de beber
  • Aprender idioma
  • Buscar Trabajo
  • Ser mejor persona
  • Encontrar pareja
  • Ahorrar más

¿Cómo conseguirlo?

Lo principal que hay que plantearse es, ¿si ese objetivo es posible?. Una vez hecha esa pregunta, ver las formas menos molestas e incómodas para poder sacar adelante nuestras nuevas metas. Y como colofón, valorar los pros y los contras que te aporta ese proyecto.

  • Si elegimos un propósito es sencillo, simplemente hay que centrar los esfuerzos en ese fin, y no nos quitaría mucho tiempo de nuestra vida ordinaria. Ahora el problema está en el momento en el que no es uno, si no varios. Ahí es cuando hay que priorizar y saber dedicar a cada cual lo suyo.
  • Otro punto a tener claro es que las decisiones para el 2016 sean propiamente nuestras, que no haya imposición de terceras persona y por supuesto que estemos seguros de lo que queremos conseguir.
  • Que nuestras metas sean sencillas de conseguir y que no nos planteemos un calendario para conseguirlas, ya que lo mínimo que puede pasar es que no alcancemos objetivos, y de ahí la tan temida frustración.
  • Plantearse lo que ese plan puede aportar a nuestra vida. Cambios que genera y actos nuevos a llevar a cabo que trastoquen nuestros días.

Pero todo esto no sería tan sencillo, si lo que pensamos cambiar para el 2016 queda en el tintero y ni nos acordamos de donde guardamos el papel, o si verdaderamente queremos hacerlo. Por ello que mejor que dejar que todo fluya, que disfrutemos del nuevo año y sepamos que todo lo que poco a poco se hace, poco a poco dará buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.