‘Pretty Persuasion’ de Marcos Siega, Una sociedad tan desagradable como realista

Pretty Persuasion, también conocida en castellano como Dulce Persuasión, es un film de 2005 protagonizado por Evan Rachel Wood. Dirigida y producida por Marcos Siega (Dexter, The following) y escrita por Skander Halim (Inocencia Perdida), esta película nominada en varios festivales; incluyendo Sundance, y ganadora del premio especial del festival Deauville a Mejor Director, viene a mostrarnos lo mal que podemos percibir la moral y la ética bajo una trama llena de mentiras, manipulación, y sexo.

Sinópsis de Pretty Persuasion

Kimberly Joyce es una chica que parece tenerlo todo; popularidad, belleza, inteligencia, buenas notas, y una vida privilegiada. Sin embargo, su actitud revela que la chica carece de un sentido de ética y moral.

Al ser rechazada en el papel protagónico de la obra escolar, Kimberly decide juntarse con dos amigas para llevar acabo un malvado plan: denunciar a su profesión por acoso sexual.

Análisis de los personajes principales

Kimberly Joyce.

La protagonista de la historia. Una chica de 14 años que atiende a un colegio privado y quien, aparentemente, es una chica popular. En el colegio se enorgullece de su forma directa de expresarse y su forma de pensar; aunque eso incluye opiniones poco convencionales, comentarios racistas, y obscenidades.

Su sueño es ser actriz, y se le da bien. Se trata de una joven adinerada quien ve la vida como una vía fácil para obtener lo que desea a base del sexo (esto incluye liarse con gente, ser sugerente, o tener actitud sensual para ser deseada por otros). Sabiendo lo atractiva que es para los hombres, usa esto como ‘arma’ para salir beneficiada de cualquier situación. Su actitud es de una chica que aspira a conseguir todo de forma fácil y vivir también de dicha forma, y de ahí su admiración por el trabajo de las actrices, además de mencionar que muchas ni siquiera tienen que ir a la Universidad.

Kimberly viene de una familia ‘rota’. Sus padres están divorciados, y aunque desearía estar con su madre (quien no parece muy bien de la cabeza cuando habla con ella por teléfono), está atrapada viviendo con su padre (interpretado por el actor James Woods); un señor con dinero, neurótico, con poco interés por la vida y su apariencia, y quien también fomenta el racismo con sus comentarios, además de ser tan egocentrista que solo escucha lo que EL tiene que decir, sin prestar atención a lo demás. No solo eso, Kimberly también tiene una madrastra que parece una “Barbie” y quien se deja insultar (tanto por Kimberly como su marido) puesto que solo es una mujer florero quien disfruta del dinero y lo que tiene.

La vida de Kimberly transcurre dentro de su instituto, y desea con todas sus ansias obtener el papel protagonista en la obra escolar que van a realizar; El diario de Ana Frank. Y aunque es la mejor actriz de su clase, el profesor Percy Anderson no le otorga el papel, cosa que le enfada (y el no salirse con la suya). A su vez, Kimberly se relaciona con la chica nueva del colegio; Randa, de origen árabe. Entusiasmada por “instruirla en el mundo Americano”, Kimberly se encarga de hacerle ver a Randa lo malo que su “raza” representa en el país, y porqué ser americana y sentirse americana es mejor, así como todo lo “bueno” que su país tiene que ofrecer a los demás.

El trió disfuncional pero aparentemente ideal entre Kimberly, Randa, y Brittany (la mejor amiga de Kimberly), traerá todo un incidente al colegio, y es que, las tres se propondrán un objetivo en común: destruir al profesor Percy.

Randa.

La chica de nacionalidad árabe, y quien es instruida bajo la retorcida tutela de Kimberly. Si algo aprende la pobre Randa, es que su raza y país no es bienvenido por los americanos, y debe tener cuidado con ello. Ella prefiere encajar que sentirse fuera de lugar, no tener amigos, o ser objeto de burlas (lo cual sucede a ratos). Por ello, comienza a sentirse segura estando junto a Kimberly y Brittany; sus dos modelos y roles americanos a seguir, y quienes gozan de popularidad y belleza. Esto incluye participar en la ‘noche de chicas’ y que consiste en fumar puros robados del padre de Kimberly, ver porno, hablar de sus aspiraciones a actrices o actrices porno (que también les daría dinero fácil), hablar de guarrerías o experiencias sexuales, comer pastelitos, y luego vomitar todo lo comido.

Brittany.

Brittany también quiere el papel de Ana Frank, incluso se tiñe el pelo para intentar conseguirlo, pero, debido a una mala experiencia en clase de Drama con el profesor Percy, Brittany se queda ‘tocada’ y molesta por ni siquiera haber obtenido el papel después de lo que tuvo que afrontar. Avergonzada y enojada, también dirige su rabia y vergüenza al profesor Percy.

Percy Anderson. 

El Sr. Anderson es el profesor de Inglés y de Drama (como clase extra escolar), es un hombre culto, inteligente, y quien se preocupa por sus alumnos. A Kimberly no le gusta el profesor, y comenta que se le ha insinuado varias veces fuera de clase, y que no tiene buena reputación en su relación con las alumnas, es más, lo tachan de pervertido. Brittany apoya a Kimberly, quienes le advierten a Randa de que no se deje acosar ni intimidar por ese hombre.

Percy vive con su novia, a quien le regala una falda gris muy similar a las que usan las chicas del colegio, y le pide que lea un papel en voz alta mientras ella usa un tono seductor al juguetear (el papel está escrito por Kimberly); es un ensayo sobre el porqué merece ser castigada.

Por último, el profesor Percy lleva a Randa a su oficina para llamarle la atención sobre sus malas notas, mientras que Kimberly está sentada en la sala de junto. Es ahí cuando Kimberly presencia que el profesor se acerca a Randa y le toca su hajib (el velo) y parte del rostro de forma delicada. Los dos cruzan miradas, y entonces, Percy se acerca a las cortinas y las cierra para tener mayor privacidad.

Pretty-Persuasion

Noche de chicas con Kimberly, Randa, y Brittany

El complot de Kimberly

Es en la ‘noche de chicas’ cuando las tres aprovechan para criticar y odiar al profesor Percy por todo. Y bajo esta rabia, Kimberly les propone deshacerse de el. Ella sigue enfadada porque no le dio el dichoso papel protagónico como Ana Frank y teniendo las tres motivos para odiarle, Kimberly les propone demandarlo por acoso sexual, lo cual sería todo un escándalo en el colegio, y las tres podrán probar sus habilidades como actrices y, a la vez, obtener fama con el caso.

Pronto, las tres son enviadas a juicio para testificar. Percy está totalmente arruinado y sin saber qué hacer. Otro de los profesores, y amigo, ejerce como su abogado. Y su novia está a su lado para tratar de apoyarle y desmentir esto, puesto que las acusaciones hablan de que el Sr. Percy las tocaba de forma sexual, se les insinuaba, e incluso que llegó a tocarles los pechos. Obviamente, y como Kimberly sabe, el jurado está del lado de las chicas, así como el juez y la comunidad (quienes siguen las noticias). Después de todo, las tres llevan la historia clara, actúan bien, y todo mundo y la ley se pone a favor de la mujer, y de los menores. Básicamente, se están riendo del sistema y utilizándolo en su beneficio.

Percy se encuentra con el problema de que, en efecto, nadie está de su lado ni le creen que es inocente. Por si fuera poco, Kimberly se encarga de liarse con uno de sus compañeros para pedirle que su padre (un famoso abogado judío) trata de defender al Sr. Percy. Y también se lía con la reportera que está llevando el caso del escándalo, quien es lesbiana, y también la engatusa con su belleza y corta edad para que las noticias le beneficien y le den popularidad.

Pretty-Persuasion

Kimberly Joyce

El otro lado de la historia

Ante todo, la película se encarga de luego mostrarnos todas las escenas ocultas, mostrando que nada de lo que Kimberly dice es verdad, lógicamente. El Sr. Percy nunca las ha tocado ni se les ha insinuado, al revés, es muy estricto con ello y es Kimberly quien le ha intentado seducir varias veces (verbal, sugerente, o con sus escritos). Percy se mantiene en su línea de profesor y tampoco puede hacer mucho al respecto porque nadie le creería (la escuela está del lado de los alumnos, y más si una mujer lo niega). A Kimberly la considera una estudiante malcriada, malvada, quien usa su belleza para manipular, pero no cae en ello. Y ellas al contrario, pueden acusarle de lo que sea solo por el hecho de que pueden.

Para la sorpresa de muchos, Brittany confiesa que todo es mentira por no saber controlar sus nervios ante el nuevo abogado. Es así como todos entran en shock al saber que ha sido una farsa. No solo eso, la vergüenza que siente uno de siempre querer señalar y tachar al ‘malo’ como tal porque nos lo dicen, pero nadie desea analizar el otro lado o se cuestiona: ¿qué pasaría si no es verdad? Pensar que unas chicas menores de edad están mintiendo en contra de su supuesto agresor… Dentro, creeríamos que nadie sería capaz de mentir en algo así…

Para quien lo dudase, estaba todo planeado. La estrategia era que todo sucediese así. Kimberly sabía que Brittany confesaría si el abogado defendía al Sr. Percy (y por ello que haya seducido al hijo para ello), de forma que la relación de Brittany con su novio terminaría y sería miserable además de juzgada en el colegio (resulta que odia a Brittany por haberle quitado al novio). Al final, sabemos que Kimberly en realidad tiene reputación de ‘puta’, más que de popular, lo cual fue divulgado por diferentes chicos y rechazada por el novio de Brittany, de ahí toda la cadena de rencor que lleva dentro.

En general, se trata de una venganza adolescente que parece una tontería, pero la cual resulta preocupante. Y para colmo, sus ganas de hacer daño trajo la muerte de Randa como consecuencia.

Pretty-Persuasion

Kimberly en casting

Pretty Persuasion: Una parodia sobre una realidad inquietante

La película es totalmente en tono de comedia, comedia negra, o un tanto ácida a ratos. Son demasiadas cosas a lo que nos expone y nos critica como sociedad: el sueño americano inexistente, un mundo superficial, el sexo como arma, la manipulación y mentiras para obtener lo que deseamos, el constante recordatorio del racismo que existe, los estereotipos mal concebidos, una sociedad obsesionada con acusar a los supuestos agresores y exigir justicia cuando muchas veces estamos ciegos también, y cuestionarnos en general nuestros valores y la educación que hemos recibido, así como nuestra moral y ética. Pero, sobre todo, preguntarnos qué clase de mundo estamos creando para estos adolescentes y el porqué terminan por comportarse así.

Todo esto lo basan en los personajes, las situaciones, los chistes (tanto graciosos como otros más irónicos o no muy apreciados por su poco lenguaje sensible). Tenemos básicamente, una muestra de lo fáciles que somos de convencer por diferentes razones, y como el mundo gira en torno a ciertas fórmulas que concebimos y seguimos sin pensar más allá por nuestra cuenta.

Tenemos a Kimberly; un claro referente de una chica inteligente (y quien aprobó varias veces tests de inteligencia) con buenas notas (obteniéndolas por ser realmente buena estudiante) y quien desaprovecha eso en hacer daño a otros, motivos  superficiales, y problemas con mentalidad adolescente, y a la vez, culpando a todo el sistema en el que vivimos (quien te convierte en psicópata). Su propio padre es un ejemplo también de los pocos valores que tiene, y su problema de moral.

También vemos la manipulación de los medios al contar historias y crear personajes buenos y malos, a quien apoyar o desear que castiguen. Al final, el profesor sale libre pero su reputación queda manchada, lo despiden, y su novia le deja. Por último, la peli da esa sensación que estamos presenciando el feminismo riéndose del propio feminismo, igual que muchas otras de las que se ríe la película en sí y que expone todo lo políticamente incorrecto.

Kimberly consigue trabajo en la serie de televisión gracias a su mala-buena fama con el escándalo de acoso sexual. Brittany se presenta por útlima vez, y es ahí cuando ella le confiesa que todo ha sido en realidad para vengarse de ella. Brittany se retira enfadada y destrozada llamándola Psicópata. Y sí, Kimberly lo es, no tiene sentimiento de la empatía, pero vemos su momento débil cuando enciende la televisión para verse a sí misma realizando un capítulo de la serie en la que interpreta un estereotipo de mujer francesa liándose con un chico de forma erótica. Es ahí cuando sus ojos se llenan de lágrimas, como un reflejo de sí misma, y al parecer, que tiene consciencia de lo que ha hecho. Al cambiar de canal, tenemos varios programas americanos, entre ellos, South Park, y una entrevista a un chico psicópata quien disparó con un rifle a diferentes personas sin sentir compasión y por una razón que parece una tontería también.

Pretty-Persuasion

Kimberly llorando

Es así como cierran la historia de una forma reflexiva, casi escalofriante, que nos hace cuestionarnos lo que nos rodea, lo que somos, y cuánta gente es así. Pero sobre todo, no olvidemos que estamos en una época donde los acosos sexuales y escándalos se están dando mucho, y de ahí que recordase esta película.

Nos alegra saber que la mujer cada vez tiene menos miedo a denunciar estos casos y que pueden ir en contra de gente poderosa y con dinero, pero como dicen también en la película, no todas pueden y muchos casos se quedan en la sombra. Pero también, no es inquietante pensar que quizás…solo quizás, ¿existiese gente que se aprovecha de esto y culpa a algún hombre por cualquier motivo para hacerle daño? No…¿verdad? Nadie quisiera pensar que esto es posible, y mucho menos si se tratan de menores acusando a un mayor de ser un acosador o pederasta, porque preferimos pensar que siempre es verdad cuando una mujer o un menor acusa a un hombre de esto, además de todos los hombres que no pueden acusar a una mujer de lo mismo porque no les creen tampoco. Existen muchos tabúes en estos temas, y todavía existen partes sexistas en todo esto. Pues bien, esta película existe para cuestionarnos todo lo mencionado.

Vale la pena echarle un vistazo porque manejan el tema con humor, los actores lo hacen bien, aunque la dirección es un tanto noventera en ciertos puntos (y eso que es del 2005) pero os aseguro que esta historia no os dejará indiferentes.

Os dejo con un enlace al trailer (inglés sin subtítulos):

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.