Diferencias entre un préstamo y un crédito

Préstamo o crédito pueden parecer dos sinónimos, aunque realmente signifiquen cosas bien distintas. En este breve artículo veremos las diferencias entre un préstamo y un crédito desde una visión técnica pero práctica.

Todos hemos utilizado muchas veces los conceptos de préstamo o de crédito de manera indistinta; así pues, a menudo diremos “he pedido un crédito a mi banco” refiriéndonos realmente a un préstamo. En realidad, el concepto de crédito es bastante diferente al concepto de préstamo, veamos en qué consiste cada uno de ellos.

¿Qué es un préstamo? – Concepto y partes que interviene

Se trata de un contrato en el que intervienen dos partes, el prestamista o prestador y el prestatario. Si el prestamista es una entidad bancaria, hablaremos de un préstamo bancario. En un préstamo bancario, la entidad prestamista entrega una cantidad de dinero a su cliente, o prestatario, en el modo y forma pactado en el contrato y, a su vez, el prestatario asume la obligación de devolver al prestamista el dinero prestado, mediante el sistema que se haya pactado, igualmente, en el mismo contrato.

Esta devolución gradual del préstamo, de su importe inicial o capital se realiza mediante las llamadas cuotas, que normalmente son periódicas y comprensivas de capital en intereses, siendo el caso más habitual el de las cuotas mensuales constantes y el prestatario se compromete a devolverlo según lo que haya pactado. El contrato fijará además otros aspectos, como las condiciones del mismo, el número de cuotas, cómo serán las cuotas o a qué tipo de interés se devolverá el capital. El concepto que debería quedar claro para distinguir a un préstamo de un crédito es que en el préstamo se produce una entrega clara, efectiva, de dinero del prestamista al prestatario.

Cómo acceder al crédito bancario

Amazon España: EUR 11,86

Amazon Reino Unido: £9.51

Amazon Estados Unidos: EUR 11,86

Concepto y definición de crédito

En un crédito el nombre de las figuras intervinientes cambia; así pues quien concede el crédito es un creditor y quien lo asume es un acreditado. Un crédito es un límite temporal de disposición de dinero que el creditor concede al acreditado; en el caso del crédito bancario, un crédito sería un límite de disposición de dinero a favor del acreditado y durante un período determinado, sin que ello necesariamente deba significar una entrega efectiva de dinero. Es decir, que si el banco nos concede un crédito de 1.000€, no nos los abonará directamente en nuestra cuenta, sino que lo tendremos a nuestra disposición, y no le deberemos nada en tanto y cuanto no dispongamos de ese dinero.

El crédito bancario se puede presentar en varias formas, por ejemplo, mediante tarjetas de crédito, cuyos límites de utilización están a nuestra disposición; mediante líneas de descuento, que dispondremos a medida que necesitemos descontar efectos o, mediante quizá el producto bancario de crédito más utilizado en el mundo de la empresa, la póliza de crédito.

O sea, que un crédito es un contrato que nos brindará la posibilidad de disponer de dinero hasta un límite y durante un tiempo determinado y pagando intereses sólo por el importe dispuesto dispuesto más las posibles comisiones, dependiendo de cada tipo de contrato, por el no dispuesto. Un crédito tiene un vencimiento en el cual todo lo dispuesto deberá haber sido antes devuelto al creditor, mientras que un préstamo es una entrega de dinero que se devuelve según se haya pactado.

La entrega del dinero, la principal diferencia entre crédito y préstamo.

Diferencias entre préstamo y crédito

Así, pues, con estas dos cortas definiciones, ya podremos ver que préstamo y crédito realmente son dos conceptos muy diferentes, veamos cómo:

  1. Respecto la entrega de dinero: En un préstamo hay una entrega efectiva de dinero del prestamista al prestatario, en un crédito sólo hay la posibilidad de disponer dinero hasta el límite del crédito, pero la disposición del mismo será a gusto del acreditado.
  2. Respecto los intereses: En un préstamo pagaremos intereses por el capital inicial, que se nos entrega normalmente al principio del mismo y que usualmente los iremos pagando mediante las cuotas, que incluyen parte del capital prestado y sus intereses. En un crédito pagaremos intereses periódicamente y sólo por el importe que vayamos disponiendo.
  3. Respecto la devolución del capital: El préstamo ya prevé de qué manera se devolverá el capital del mismo y sus intereses, mientras que el crédito sólo tiene un vencimiento en el que el importe dispuesto deberá haber sido devuelto; es decir, que el límite de disposición del crédito caduca en una fecha indicada en su contrato y que en esa fecha el importe dispuesto deberá ser cero.
  4. Respecto el vencimiento final: el vencimiento final del contrato de crédito es normalmente mucho más corto que el de un préstamo; así pues, las pólizas de crédito son casi siempre a un año, mientras que los préstamos pueden ser a varios años vista.

¿Qué es mejor? ¿Pedir un préstamo o conseguir un crédito?

Si usted desea adquirir un bien o un servicio concreto y necesita financiarlo, lo mejor será contratar un préstamo que le permitirá adquirir aquello que usted desee e ir devolviendo su deuda de manera paulatina y al plazo que mejor se le adapte. Una póliza de crédito será útil en el caso del usuario empresa o profesional que quiera evitar desfases de tesorería, es decir, evitar quedarse sin fondos pagando facturas de proveedores que lleguen antes de haber cobrado de sus clientes, gracias al crédito podrá pagar las facturas de sus proveedores e ir reponiendo los fondos utilizados a medida que vaya cobrando las facturas de sus clientes, todo ello a cambio, claro está, de sus correspondientes intereses.

No olvidemos que el crédito nos da una posibilidad de usar un dinero de forma temporal y a un tipo de interés pactado, y ello será muy útil en el caso anterior, pero que no será operativa para adquirir un bien concreto, pues el dinero del crédito se deberá reponer mucho antes que en el caso del préstamo. En pocas palabras, préstamo y crédito son dos conceptos muy diferentes y con utilidades distintas, cada uno pensado para dar respuesta a necesidades diversas.

Finanzas Personales Para Dummies

Amazon España: EUR 123,06

Amazon Reino Unido: £128.42

Amazon Estados Unidos: EUR 123,06

Contabilidad y finanzas Para Dummies

Amazon España: EUR 18,00

Amazon Reino Unido: £22.95

Amazon Estados Unidos: EUR 18,00

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.