Portomarín, joya románica del Camino de Santiago

La villa de Portomarín, situada en la provincia de Lugo, es uno de los hitos del Camino francés a Santiago de Compostela. Una villa que guarda una interesante y apasionante historia aún por descubrir. La villa es destino y principio de dos intensas etapas del camino: Sarria-Portomarin y Portomarín-Palas de Rey. Su rico patrimonio románico y su gastronomía son dos de los atractivos turísticos de la zona.

Camino de Santiago: Portomarín, una villa con siglos de historia

Vista panorámica de Portomarín

Vista de Portomarín y el río Miño, by Dietmar Giljohann

Llegar a Portomarín desde Sarria, tras el tramo de descenso al Miño, después de abandonar Paradela, es adentrarse en la Historia y rememorar los tiempos de los peregrinos y caballeros medievales. El paisaje de la villa no puede ser más evocador y los episodios conocidos de su historia son igualmente interesantes. Portomarín y su término municipal han sido zonas de ocupación continuada e intensa en el tiempo, como atestiguan la localización de varios castros celtas en su término, testimonios de su importancia como paso estratégico sobre el río Miño, siendo punto de vigilancia del tránsito del comercio de metales en época celta y romana. En la edad media fue escenario de las desavenencias matrimoniales de Alfonso el Batallador y la reina Doña Urraca, quien mandó destruir el puente de Portomarín para cortar el paso a las huestes de su esposo; paisaje en el que aún parecen escucharse los ecos de los martillos y cinceles de los canteros que levantaron la hermosa iglesia fortaleza románica de San Juan, obra dirigida entre los siglos XII y XIII por un sólo y desconocido maestro quien, según cuenta la leyenda, falleció antes de ver su obra acabada, o el puente y el Hospital para peregrinos, construidos un siglo antes por el maestro Pedro Peregrino, según la tradición padre y mentor del famoso maestro Mateo.

Una villa que también padeció episodios tan duros como la represión de las tropas francesas durante la guerra de Independencia, siendo castigada su resistencia con las llamas. Una villa que terminó sus días bajo las aguas de ese río Miño que le dio y da vida, unas aguas de las que a veces resurge como un escenario imposible y fantasmal.

En 1962, tras la construcción del embalse de Belesar, el viejo Portomarin quedaba inundado, desplazándose su población a un nuevo y reticulado Portomarín, esta vez sobre un alto, el monte del Cristo. Cambiaba la perspectiva y las formas de vida, algunos de los edificios más destacados se reconstruían piedra a piedra en el nuevo pueblo, otros, como el Hospital o las casas y viviendas, quedaron condenadas al silencio de las aguas.

Románico del Camino de Santiago: Iglesia de San Juan de Jerusalén

Iglesia románica Camino Santiago

Iglesia de San Nicolás de Portomarín, ábside y crucero, by Sancho Panza XXI

El peregrino entra en la villa tras cruzar el puente y ver el arco de arranque del antiguo puente romano-medieval sobre el que se levanta una capilla dedicada a la Virgen de las Nieves. Subir la cuesta que lleva a la villa depara como sorprendente final la portada de la hermosa iglesia románica de San Juan. Una iglesia fortaleza desde la que los antiguos caballeros de la orden de San Juan de Jerusalen vigilaban el paso del Miño y el camino de Santiago. Se trata de una iglesia de una sola planta y rematada en ábside semicircular de tramo recto. La obra original se atribuye a colaboradores de maestro Mateo, cuyo estilo se evidencia en todo el edificio, especialmente en las esculturas de las portadas de esta singular iglesia. Según algunos autores, los llamativos y numerosos signos y símbolos tallados en las piedras de la iglesia de San Juan de Portomarín, así como algunas de las curiosas figuras labradas en sus portadas, se corresponden con los juegos iniciáticos realizados por los peregrinos y las logias de canteros del camino.

Su reconstrucción piedra a piedra en el nuevo emplazamiento cambió su iluminación y orientación original por completo. Su nueva ubicación sacrificó la tradicional orientación del ábside hacia oriente, cambiando también la luminosidad interior del edificio. En el viejo Portomarín la iglesia de San Juan se encontraba situada en uno de los extremos del pueblo, al final de la calle de Santa Isabel, la arteria principal de la vida de la villa. La iglesia, según el completo estudio de Francisco Javier Ocaña, no estaba nivelada, encontrándose enterrados parte de sus muros, especialmente la fachada norte, desde la que arrancaba el antiguo camino de Santiago. La nivelación de sus paramentos en la obra de reconstrucción puso de relieve la majestuosidad y verticalidad del edificio. Todas las fachadas quedaban así complemente libres de obstáculos para su contemplación. La plaza del pueblo, antes ubicada en una explanada entre el río y la fachada sur del edificio, se abrió frente a la fachada principal, con el pantocrator de su portada y los ancianos del Apocalípsis esculpidos en sus arquivoltas como mudos testigos de la vida diaria del pueblo.

El Camino de Santiago en la literatura

San Nicolás de Portomarín

La iglesia románica de San Nicolás de Portomarín, by Wikimedia

Son muchos los títulos que existen sobre el Camino de Santiago, especialmente guías y mapas. Pero también se encuentran novelas históricas con el Camino de Santiago como escenario. Así, en “Iacobus” de Matilde Asensi, libro publicado en 2006, Portomarín es uno de los puntos clave del viaje del protagonista, Galcerán de Born, caballero de la orden de los hospitalarios, en la búsqueda de pruebas que demuestren la implicación de los templarios en las muertes del Papa Clemente, del rey Felipe y de Guillermo de Nogaret.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

También Paulo Coelho ha editado un DVD en el que relata la experiencia personal y espiritual del Camino de Santiago.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.