¿Por qué duran tan poco los electrodomésticos? Trucos para alargar su funcionamiento

¿Quién no se ha preguntado por qué duran tan poco los electrodomésticos? ¿Deberían tomarse medidas para evitar la práctica masiva de la obsolescencia programada? Aunque por ahora poco se puede hacer para evitarla, existen recomendaciones que la pueden retrasar. Prolonga la vida de tu lavadora, con Calgón y algunos trucos.

Samsung ww80j6410cw

Samsung ww80j6410cw.

El que más o el que menos recuerda que la primera lavadora que compró ha estado funcionando hasta antes de ayer, y sin embargo los nuevos modelos enseguida se estropean. Se debe a la llamada  obsolescencia programada, que como es bien sabido consiste en que los fabricantes planifican el fin de la vida útil de un producto, para que en poco tiempo el cliente deba comprar una nueva. Esto explica que algunos aparatos se queden desfasados, y que otros sufran averías en las que el coste de reparación sea tan elevado que sea preferible tirar el viejo.

¿Por qué duran tan poco los electrodomésticos? La pregunta tiene una fácil contestación. Antaño cuando uno acudía a una tienda el dependiente trataba de colocarle un modelo determinado por su resistencia. “Si se lleva ésta tiene usted tele para toda la vida”, decían. Hasta que los fabricantes se dieron cuenta de que si eso era verdad, ya no iban a venderle a esa persona otro nuevo, salvo imprevistos.

¿Se está legislando para evitar la obsolescencia programada?

Frigorífico Bosch

Frigorífico Bosch.

Maquinar que un producto no dure más que unos determinados años supone un abuso hacia el consumidor, que al cabo del tiempo se verá obligado a realizar un nuevo desembolso económico. Pero también trae consigo consecuencias ecológicas, ya que a pesar de la existencia de puntos limpios, se desechan cada año en vertederos miles de aparatos electrónicos, lo que puede suponer un peligro. Para no hablar de problemas como la escasez del coltán, mineral que se utiliza en los móviles, que ha provocado una sangrienta guerra en El Congo.

Los expertos han propuesto algunas medidas para solucionar este problema, por ejemplo obligar por ley a que los fabricantes indiquen la vida de cada electrodoméstico, o que se alargue la validez de la garantía.  Francia abandera la lucha contra la obsolescencia programada, pues desde 2014 se castigan con multas las malas prácticas. La Unión Europea aprobó una directiva que obliga a los países que la componen a adaptar su normativa para acabar con esta lacra.

Trucos para alargar la vida de cada electrodoméstico

Lavadora Miele

Lavadora Miele.

Se sabe más o menos lo que resiste cada electrodoméstico moderno, por lo general bastante poco. Pero existen diversos trucos que pueden ayudar a que aguanten al menos un poco más:

Lavadoras: Duran de 8 a 10 años. Resulta importante rellenar del todo el tambor, para aprovechar cada lavado al máximo, lo que permite ahorrar energía. Pero cuidado, si se sobrecarga pueden producirse deterioros. También se aconseja revisar el filtro con regularidad, para desatascarlo cuando resulte preciso. Conviene moderar el uso de jabón, mejor líquido, porque el tradicional en polvo erosiona las paredes. Se precisa dejar abierta la puerta después del lavado para que el tambor se ventile y se seque del todo, así se evita el moho.

Frigoríficos. Duran de 10 a 15 años. Se debe siempre cerrar la puerta cuando no se esté sacando o metiendo comida, y cada cierto tiempo apagarlo para descongelar. Además, ayuda limpiar la nevera con regularidad, como mucho cada dos meses. Se puede aprovechar para tareas de mantenimiento, como cambiar la bombilla led del interior cuando haya dejado de funcionar. Puesto que la entrada de aire resulta bastante dañina, se aconseja comprobar de vez en cuando el estado de las gomas de la puerta.

Microondas. Duran de 7 a 11 años. Extremar la limpieza siempre, pues cuando se acumulan restos de comida, se requiere más energía, lo que a la larga produce desgaste. Mejor utilizar elementos naturales, como agua, limón, y vinagre blanco, antes que productos químicos que resulten dañinos. También se tiene que tener cuidado de que los alimentos no se calienten más de lo necesario, lo que produce pequeñas explosiones de los mismos, que lo dejan todo perdido.

Aspiradoras. Duran de 6 a 8 años. Tenerlas siempre limpias, con ayuda de una bayeta de microfibra húmeda. Aparte, se pueden tener en cuenta una serie de indicaciones, como revisar el cabezal una vez al mes, para retirar los restos de pelo. Los que tienen bolsa requieren que ésta se cambie en cuanto se llena, además de que no deben calentarse demasiado. En los demás, se debe limpiar el filtro.

Lavavajillas.  Duran de 13 a 15 años. No usar sin abrillantador ni sal; mejor comprobar los niveles antes de cada lavado. Por supuesto, no pasarse con el detergente. Cuidado, porque ningún utensilio largo colocado en vertical debe tener contacto con el aspersor. Limpiar cada cierto tiempo el filtro para quitarle la suciedad y la cal.

Secadores. Duran de 4 a 5 años. Tienden a estropearse rápido, aunque por suerte no suelen ser caros. Para que duren algo más, se puede limpiar cada poco tiempo el filtro de pelos y polvo, lo que ayuda a que funcione cada día como si estuviera nuevo. Lo que ocurre es que los modelos más baratos carecen del mismo, por lo que no se puede retrasar el desastre.

Masajeadores eléctricos. Duran de 8 a 10 años. Se pueden tomar algunas precauciones, como no colocar los dedos junto al mecanismo que da masajes mientras esté en funcionamiento. Limpiarlo pasando un paño, tras desencajar en la medida de lo posible sus elementos.

Básculas digitales. Duran de 15 a 17 años. En principio deben aguantar bastante, incluso las más sofisticadas, con medición de grasa corporal. Por si acaso, dejarla siempre en posición horizontal, en un lugar donde no vaya a exponerse al sol, o a temperaturas demasiado bajas. Que no se moje, y no golpearla cuando se utiliza. No usar limpiadores químicos, sino mejor un paño húmedo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *