Pamplona, lista para disfrutar de unos nuevos sanfermines

204. Este el número de horas que van desde las doce del mediodía del 6 de julio, momento en el que se lanza el Chupinazo, hasta la medianoche del 14, cuando se celebra el “Pobre de mí”. O lo que es lo mismo, las fiestas de San Fermín. Un tiempo en el que la tranquila ciudad Pamplona se convierte en el epicentro de una de las fiestas más internacionales, donde la música y diversión inundan el casco antiguo de la ciudad y conviven con los miles y miles de visitantes que se acercan hasta la capital navarra.

El sonido de clarines y timbales procedente de un balcón del ayuntamiento de Pamplona anuncia que casi son las doce del mediodía. Debajo, en la plaza, miles de personas levantan su pañuelo rojo al aire y esperan ansiosos y emocionados el lanzamiento del Chupinazo con el que se anudarán el pañuelo al cuello. Así comienzan los sanfermines, unas fiestas que tienen su origen en la edad media en el marco de una feria comercial y una fiesta secular que a comienzos del siglo XIII se celebraban después de San Juan. Junto a estas ferias, comenzaron los festejos y las corridas de toros. A partir de 1324 surgió otra feria, que se celebraba sobre el 10 de octubre. Pero hubo que esperar hasta finales del XVI para que los Sanfermines comenzaran a tomar forma al unificarse todas las ferias y fiestas. Se decidió además, que para aprovechar el mejor clima, empezaran el día séptimo del séptimo mes: el 7 de julio.

Lejos quedan ya esas ferias, pero sí ha pervivido el espíritu de alegría y diversión presentes en aquella época y que son características fundamentales de estas fiestas únicas, que son por y para la gente. Prueba de ello son los casi 500 actos programados que conforman el programa de fiestas en el que han colaborado 58 colectivos de la ciudad. Porque San Fermín, no sólo vive del encierro.

El santo “Ferminico” es honrado por sus paisanos

Imagen de San Fermín en la capilla de San Lorenzo – Zarateman

Las fiestas tienen un carácter religioso, porque honran la figura de San Fermín, copatrono de Navarra con San Francisco Javier. Según la leyenda, este santo nació en Pompaelo, antigua Pamplona, en 272, hijo de un gobernador de la ciudad. Bautizado por San Saturnino, a su vez, patrono de Pamplona, en el “pocico de San Cernin”, fue el primer obispo de Amiens, donde fue

decapitado en el 303. Este martirio es recordado todos los días de fiestas, por las miles de personas que se anudan su pañuelo rojo al cuello, símbolo de la sangre derramada por San Fermín.

Durante estos nueve días, hay diversos actos religiosos que honran la figura del Santo, entre los que destaca la procesión, un acto multitudinario y emotivo que se celebra la mañana del 7 de julio. A las diez de la mañana la Corporación Municipal, vestida de gala, acompañada de clarineros, timbaleros, escolta, txistularis, comparsa de gigantes y cabezudos y de La Pamplonesa, la banda municipal, se dirige a la catedral para buscar a los cargos eclesiásticos del templo. Todos marchan hacia la capilla de San Fermín para recoger la imagen del santo. En protocolario orden, la procesión realiza su recorrido.

Lo más interesante de este acto son los llamados “momenticos”, unas paradas en el recorrido donde se canta al Santo. La emoción reina en estos “momenticos”, como el que se celebra en la plaza del Consejo donde la Coral de la Chantrea, uno de los barrios de la ciudad, canta la jota “Al Glorioso San Fermín”; o el que tiene lugar en el pocico de San Saturnino, donde unos txistularis tocan el “Agur Jaunak”.

Los mejores amigos de los niños durante las fiestas, los gigantes y cabezudos

Todas las mañanas de fiestas, nos podemos encontrar por las calles con unos personajes muy queridos. Se trata de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona, una corte de reyes, formada por cuatro parejas, y su escolta compuesta por cabezudos, kilikis y zaldikos que pasean al a ritmo de valses, polkas y jotas.

Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona – Yiorsito

Los gigantes, creados a mediados del siglo XIX, son cuatro parejas de rey y reina de unos 60 kilos de peso y casi cuatro metros de altura. Cada pareja representa a uno de los continentes de la tierra: Europa, África, América y Asia (el continente oceánico no está representado). Los 6 kilikis tienen como misión divertir a los más pequeños quienes salen corriendo para evitar los golpes que propinan estos personajes con su “verga”, que no es más que un trozo de esponja. El más temido, pero a la vez más querido, es Caravinagre. Le acompañan Coletas, Barbas, Napoleón, Verrugas y Patata. La corte también la forman cinco cabezudos, Concejal, Alcalde, Abuela, Japonés y Japonesa; y por seis zaldikos, mitad hombres mitad caballos, que también golpean a los pequeños.

Comparsa De Gigantes Y Cabezudos De Pamplona, La

Amazon España: EUR 20,00

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 20,00

La alegría de las peñas

Otro de los aspectos curiosos y más populares de estas fiestas son las peñas sanfermineras. 16 asociaciones que congregan a unos 5000. Cada una tiene su pañuelo, escudo, himno, local, charanga y pancarta, donde se recoge con humor los

Las 16 peñas sanfermineras – sanfermin.com

acontecimientos más importantes del año en Pamplona. Nacieron en el siglo pasado y la más antigua es La Única, de 1903.

Son uno de los motores de las fiestas ya que se pasean por las calles de la ciudad con sus txarangas y sus pancartas. Y son las protagonistas indiscutibles de la zona de sol en la plaza de toros. Porque las corridas de toros en Pamplona, son un espectáculo único tanto en la arena como en las gradas. En la zona de sombra el público permanece en silencio, atento a la faena; mientras, en la de sol, las peñas disfrutan de “especial tarde de toros” con su música, meriendas y bebida. Después de la corrida, saltan al ruedo, se juntan cada una alrededor de su pancarta y sus bandas de música, y salen de la plaza tocando y bailando. Por estricto orden salen atravesando la multitud que les espera fuera y marchan a sus respectivas sedes haciendo un recorrido donde las txarangas no dejan de tocar música popular.

Iruñeko Peñak Sanferminetan

Amazon España: EUR 9,99

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 9,99

Campaña contra las agresiones sexistas del Ayuntamiento de Pamplona

La ciudad trabaja por promover unas fiestas libres de agresiones sexuales.

Los comportamientos sexistas no tienen hueco en los sanfermines. Y los pamploneses y visitantes lo han dicho alto y claro en las diversas concentraciones y manifestaciones que han tenido lugar durante estas fiestas en contra de actos como el asesinato a la joven Nagore Laffage en 2008 o el conocido casa de la “violación de la manada” en 2016.

Una mano roja es el símbolo elegido por el ayuntamiento de Pamplona para una campaña contra las agresiones sexistas. Durante las fiestas, el consistorio pamplonés refuerza las medidas para evitar este tipo de ataques ataques y se coordina con asociaciones y peñas para promover protocolos de actuación ante cualquier agresión sexual.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.