El otoño y las segundas oportunidades

Septiembre es el mes de los nuevos propósitos. Volver al gimnasio, a la rutina, al cole… volver a confiar. Descubre los beneficios e inconvenientes de retomar tu relación de pareja tras el verano.

Se acaban las vacaciones estivales y con ellas la ilusión de conocer gente nueva, disfrutar del buen tiempo y hacer planes al aire libre. El otoño acecha cual destino insalvable y vuelven las preocupaciones, el estrés y las siempre temidas ” segundas oportunidades “.

La culpa no ayuda a retomar segundas oportunidades con tu pareja.

La culpa no ayuda a retomar segundas oportunidades con tu pareja.

La culpa se va apoderando de cualquier atisbo de racionalidad y acabas cediendo, sin remedio, a una responsabilidad inmerecida que te empuja a darle una segunda oportunidad. Te dices a ti mismo/a que todo el mundo se la merece, que perdonar es de sabios, curso nuevo, vida nueva, acabas ” inyectando ” Coelho en vena hasta que sin darte cuenta volvéis a compartir techo, otra vez.

El perdón es como el tiempo.

el tiempo en clave en las segundas oportunidades. Imagen de flickr.

El tiempo es clave en las segundas oportunidades. Imagen de flickr.

Sirve para cubrir de una fina capa de sedimento que anestesia el dolor durante algún tiempo. El perdón es el Baltasar de la bondad pero eso no significa que la bondad lo perdone todo.

Dime cuánto dolor albergas y te diré que tu capacidad de perdonar es proporcional.

No te confundas. Perdonar no exime de responsabilidad como olvidar no implica anestesiar eternamente.

Dime cuánto odias y te diré que tu capacidad de perdonar es inversamente proporcional.

Si piensas que el perdón te da permiso para volver a cometer los mismos errores de forma casi compulsiva… espera sentado.

Perdonar es anestesiar 

Segundas oportunidades. Anestesia emocional.

Segundas oportunidades. Anestesia emocional.

Perdonar te hace libre pero no libera a quien te hirió.

Perdonar y dar otra oportunidad es como quemarse y volver a poner la mano en el fuego… o sea un suicidio en toda regla o no.

A veces el perdón es casi un acto automático pero no por eso se perdona.

Perdonar es soltar

Pero uno no elige soltar ahora. Hay quien no consigue ” soltar ” nunca como quien nunca consigue perdonar.

Retomar relaciones de pareja implica soltar el dolor.

Retomar relaciones de pareja implica soltar el dolor.

Perdón es a culpa lo mismo que anestesia a muerto, o sea fallido.

Perdonar implica un acto de profunda humildad pero no serás más humilde por perdonar.

Perdonar por amor es como aguantar por costumbre. Da igual que ” ames ” o ” a guantes “…
si le culpas nunca le perdonarás…

y si realmente te quiere, no tendrás que perdonar porque habrá pensado antes de ofender o humillar.

Perdonar lleno de rabia es como olvidar pensando todo el día en la ” afrenta de Corpes “. Imposible.

Para perdonar primero hay que dejar de juzgar y sin juicio no hay culpa… y sin culpa ¿ qué habría de perdonar ?.

Perdonar por costumbre a quien te daña por hábito es como regalarle tu dignidad envuelta en papel de regalo y con lazo incluido… masoquista.

Antes de dar una segunda oportunidad a tu pareja

  • Tómate tu tiempo.
  • Recupera tu espacio.
  • Analiza con calma porqué decidisteis poner punto y final.
  • Plantéate si estás preparado/a para una relación de pareja ( aunque sea con tu ex ).
  • Acoge y acompaña a tus sentimientos.
  • Comparte tus sensaciones con alguien de tu máxima confianza.
  • No te dejes llevar por la culpa.
  • No cedas al chantaje.
  • Libera tu mente.
  • Suelta el dolor porque no es infinito.
  • Intenta no guardar rencor.
  • Perdona, anestesia, libera, olvida… haz lo que quieras…pero recuerda que TÚ ELIGES.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *