Origen de los dialectos italianos y las lenguas habladas en la Italia de hoy

Los dialectos de Italia, como todas las lenguas y dialectos romances, derivan del latín vulgar; la lengua hablada en el territorio del Imperio Romano.

La riqueza y variedad de los dialectos italianos es una consecuencia de la fragmentación de las lenguas romances; acentuada particularmente en Italia. Las diferencias étnicas de la península antes de la unificación de los romanos, contribuyeron a la exclusiva realidad lingüística italiana. Aspectos característicos ligados a la estratégica ubicación geográfica de Italia, accesible por mar o por tierra, y a las frecuentes invasiones sufridas.

La lengua italiana y sus dialectos

Dialectos de la península italiana. Imagen por Archeo

En 1861, año de la Unificación italiana, el 80% de la población era analfabeta o sólo hablaba un dialecto. Comenzaba el proceso de unificación de la lengua.

Se necesitó más de un siglo para que la lengua italiana se difundiera en todo el país. Factores sociales como la industrialización, la concentración de población en las ciudades, las migraciones internas, el servicio militar y la educación obligatoria; contribuyeron a su divulgación. Estos factores establecieron un cambio en los hábitos de los italianos, puesto que personas provenientes de distintas regiones, que hablaban diferentes dialectos, tenían la necesidad de comunicarse entre sí.

Origen de la lengua italiana como lengua romance

El imperio romano impuso el latín a todos los pueblos dominados. Pero pocos hablaban y escribían el latín clásico. El pueblo, formado por comerciantes, artesanos y agricultores, que no habían frecuentado la escuela, hablaba el latín vulgar.

En el año 1224, San Francisco de Asís, para acercarse más al pueblo, escribió la obra El canto de las criaturas, en una lengua modificada gradualmente del latín, dado que el latín clásico era solo conocido por las personas cultas.

Con el paso de los siglos, mientras la lengua latina se transformaba en dialectos, los pueblos italianos entraron en contacto con otras culturas y otras lenguas: germanos, árabes, bizantinos. De todas estas distintas civilizaciones se fueron adoptando vocablos, que finalmente se integraron a la lengua italiana.

El dialecto toscano como base de la lengua nacional italiana

Después de la unificación de Italia, el dialecto toscano fue el elegido como punto de partida. Con esta decisión se puso fin a siglos de discusiones. Dante Alighieri, Francesco Petrarca y Giovanni Boccaccio fueron los escritores que le dieron al dialecto toscano la dignidad de lengua literaria.

Más tarde, en el siglo de la Unificación, fue Alessandro Manzoni, con “I promessi sposi”, el primero en escribir la lengua italiana hablada por el pueblo y no la lengua exclusivamente literaria.

Origen de los dialectos italianos

El latín, originariamente lengua de Roma, se difundió junto con las conquistas del imperio romano en el resto de Europa. Así, en los pueblos sometidos, el latín se superpuso a las lenguas antes habladas en esas regiones. De esta mezcla de lenguas y de las derivadas de las sucesivas invasiones bárbaras se generaron los dialectos de Italia.

Teorías más recientes sostienen que el padre de todos los dialectos no sería el latín de la época romana, sino el latín hablado antes de Roma, durante una fase de latinización verificada en algunas regiones en donde latinos y otras poblaciones itálicas se habrían establecido antes de llegar a la zona históricamente conocida. Esta teoría puede confirmarse dado que grandes áreas dialectales actuales coinciden con fronteras de antiguas culturas de la Italia prehistórica, hecho demostrable con datos lingüísticos y arqueológicos.

Las lenguas habladas hoy en Italia

  • Italiano: como lengua oficial enseñada en la escuela.
  • Italiano regional: es la lengua italiana pronunciada con acentos e inflexiones que varían según las diferentes áreas geográficas.
  • Dialectos: con gramática y vocabulario propios y todavía hoy muy usados. Dentro de los dialectos, hay varios que no son de origen latino (germánicos, eslavos, griegos, albaneses), o que tienen origen latín pero con una evolución distinta a la latinización italiana.
  • Minorías lingüísticas: las que se ven influenciadas por los países vecinos como el franco-provenzal en el Valle de Aosta o el alemán-tirolés en Alto Adigio.
  • Islas lingüísticas: zonas que a lo largo de la historia han sido pobladas por extranjeros, los cuales mantienen su lengua de origen: catalanes, franceses, albaneses, griegos.

En Italia los dialectos representan un patrimonio de extraordinario valor, no solo porque han mantenido una fecunda producción poética en cada territorio, sino también, y a través de una difícil relación, contribuyeron al enriquecimiento de la lengua italiana.

La voz dialecto, del griego dialektos, significa conversación, diálogo, y el diálogo entre las culturas es uno de los grandes desafíos de este siglo.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.