Opel Astra TCR, listo para competir

Opel Motorsport y el especialista Kisslinh presentan un nuevo miembro para Tourgin Car Racing series, se trata del nuevo Opel Astra TCR, que llega con un aspecto más propio del DTM y un motor de 330 CV.

El mundo de la competición del motor siempre ha sido caro, muy, muy caro. hacen falta cientos de miles de euros para competir con ciertas garantías de conseguir buenos resultados y evidentemente, no todos pueden obtener ese dinero. A lo largo de la historia, siempre se ha buscado una manera de poder correr a coste reducido como pueden ser las copas monomarca, competiciones regionales y cosas por el estilo, pero para hacerlo al máximo nivel, sigue siendo caro.

No obstante, dentro del máximo nivel en las competiciones, donde hace falta una cantidad ingente de dinero es donde categorías como la nueva Touring Car Racing tendrán una especial importancia y eso, que sigue siendo necesario una buena cantidad de euros. Las TCR series aunque caras, son algo más accesibles para los equipos que tengan un mínimo de patrocinadores y además, tendrán buenos aparatos para poder competir. Ya conocemos uno de los miembros de esta categoría, el Volkswagen Gofl TCR y ahora, Opel nos presenta a otro de ellos, el Opel Astra TCR, que podrás obtener tras desembolsar 95.000 euros sin impuestos.

Basado en el Opel Astra 5 puertas

Vista trasera del Opel Astra TCR

Uno de los requisitos que son necesarios para poder competir en las TCR series, es que todo coche participante debe estar basado en un modelo de producción, así que Opel, sabiendo que las carreras logran buena imagen, ha elegido el nuevo Opel Astra 5 puertas para que sea su representante en esta nueva categoría. El nuevo Astra ha sido presentado hace relativamente poco tiempo, suponiendo un paso adelante con la anterior generación del modelo y su presencia en competición era casi obligada.

Si nos fijamos en el Opel Astra TCR, su parecido con el modelo de producción es innegable, aunque salta a la vista las modificaciones sufridas. El trabajo aerodinámico es notable, con tomas de aire mucho más grandes en el frontal, un splitter en la zona baja del paragolpes, pasos de rueda se han ensanchado considerablemente, añadiendo unos estribos  cuya función es puramente aerodinámica, está muy cerca del suelo y su alerón trasero de generosas dimensiones destaca en la trasera del coche junto a las formas del paragolpes. Decir, que el alerón es el mismo para todos los coches participantes por cuestión de costes. No podemos negar que su aspecto es espectacular, más cercano a los coches del DTM alemán que a un modelo que competirá en una categoría de turismos.

El habitáculo, cómo en todo coche de carreras, ha sido despojado de la practica totalidad de elementos innecesarios en competición, está totalmente ‘desnudo’ y únicamente cuenta con un asiento para el piloto, de la firma Recaro y totalmente espectacular, el volante con todos los mandos necesarios para manejar los sistemas del coche y la imprescindible jaula antivuelco.

Motor de dos litros y cuatro cilindros con 330 CV, obligatorio por normativa

Vista frontal del Opel Astra de carreras

Otro de los puntos obligatorios por normativa para las Touring Car Racing series es el motor. Debe ser de 2.000 centímetros cúbicos y cuatro cilindros sobrealimentado, que en el caso del nuevo Opel Astra TCR ofrece 330 CV. Una potencia que llega a las ruedas delanteras a traves de una transmisión de seis relaciones de accionamiento secuencial con mandos en el volante. Es la misma potencia y el mismo esquema que usa el Volkswagen Golf TCR y que seguramente, usen todos los miembros participantes que vayan llegando.

El chasis también ha sido objeto de modificaciones por parte de Opel Motorsport y Kissling, incorporando suspensiones regulables y unos frenos de 378 mm de diámetro delante con pinzas de seis pistones. Dichos frenos también son regulables para que el piloto pueda configurarlos a su gusto, pero carecen de todo tipo de asistencia electrónica, por lo que el ABS brilla por su ausencia. Esto también es por normativa para contener los costes y que el dinero necesario no sea especialmente elevado, aunque si el coche ya cuesta 95.000 euros sin impuestos, seguimos estando ante una competición que no es para todos los bolsillo a pesar de no ser especialmente cara.

Únicamente esta homologado para competir en las Touring Car Racing, tanto en carreras a ‘sprint’ como en las de larga distancia entre las que destaca las 24 Horas de Nürburgring.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.