Muerte sin resurrección: reseña

Muerte sin resurrección es una novela policíaca que tiene como escenario principal Ourense y donde se producen una serie de asesinatos, aparentemente inconexos, durante la semana santa y que la inspectora Eva Santiago junto a su equipo tiene que intentar resolver.

Ficha técnica de “Muerte sin resurrección

Muerte sin resurrección de Roberto Martínez Guzmán, novela negra y de misterio

Muerte sin resurrección – image by Amazon.es

Argumento de “Muerte sin resurrección

Se está en plena semana santa. Ourense es una ciudad como otra cualquiera en estas festividades y se caracteriza por la tranquilidad que reina en toda la comunidad. Llega lunes santo y aparece el cadáver de un joven estudiante en los baños de un pub. Emma llega con su equipo, en cuanto se entera del hecho, al lugar a inspeccionar lo ocurrido para, poco a poco, intentar comenzar a buscar al culpable. Pero los asesinatos no han hecho sino empezar y cada día de esa semana va apareciendo un fallecido más. Los asesinados, aparentemente, no tienen relación entre ellos y lo único que les une a todos ellos es la misteriosa aparición de una bellísima joven instantes antes de que ocurra la tragedia.

La inspectora Eva y su equipo no saben qué puede estar pasando y cuál es la razón para que se cometan estos variopintos crímenes. Son conscientes de la gravedad del asunto y empiezan una incesante búsqueda para localizar a Emma, esa joven que está causando el terror en Ourense, con el objetivo evitar más muertes.

Sobre el autor, Roberto Martínez Guzmán

Roberto Martínez Guzmán nació en Ourense, España, en el año 1969, dentro de una familia humilde y trabajadora. En el año 1988 comienza sus estudios de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela. Al cuarto año, decide abandonarlos coincidiendo con el nacimiento de su hasta ahora único hijo. Es en este momento cuando entra en contacto por primera vez con el mundo editorial, dentro del ámbito comercial. En el año 2002 ingresa en el cuerpo de Funcionarios de la Xunta de Galicia, donde permanece en la actualidad. Ya en 2012, y después de darse a conocer como escritor dentro del género de no ficción, decide publicar su primera novela negra, “Muerte sin resurrección“, que ocupa los primeros lugares de las listas de ventas de ebooks de Amazon España durante varios meses.

Opinión personal sobre “Muerte sin resurrección

Esta primera novela de Roberto Martínez Guzmán es una trepidante y entretenida historia que acaba enganchando desde el principio. Está escrita de una forma muy sencilla, clara y concisa y se lee muy rápidamente, además de que no es muy larga. Está estructurada por tantos capítulos como asesinatos y aunque es muy amena, a veces, puede resultar algo repetitivo que comiencen los capítulos de una forma similar.

Los personajes están bastante bien perfilados con personalidades bien distintas, como en la vida misma, y se distinguen a la perfección unos de otros facilitando así al lector distinguirlos sin grandes complicaciones.

Una historia muy bien construida, sencilla, muy amena de leer (me ha costado un par de tardes nada más), con un buen ritmo, aunque para mi gusto no hay demasiadas tramas ni grandes giros y quizás, lo que más choca es el final que ha sido demasiado corto en comparación a los capítulos.

En líneas generales recuerda un poco a la trilogía de Dolores Redondo al enfocar el escenario básicamente sobre Ourense y al elegir como personaje principal a una mujer que además es la inspectora, al igual que Amaia Salazar. Aunque he de confesar que me ha dejado con bastante buen sabor de boca por la agilidad y claridad de cómo está escrito “Muerte sin resurrección” ya que al final logra que se empatice con Emma, la asesina, al ver por lo que ha pasado y cuánto ha sufrido, por lo que ha hecho que me plantee cómo habría actuado yo o qué habría hecho yo en su misma situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.