Martin Heidegger: el auténtico yo, la angustia y el misterio

Para el filósofo alemán Martin Heidegger (1889-1976), uno de los más importantes del siglo XX, la noción de autenticidad implica el reconocimiento del improbable hecho de contar con una conciencia y aun con ello, ser capaces de interpretar nuestra existencia entera. La vida de un individuo está influida permanentemente por un “Ellos” correspondiente al ámbito de lo social. Pero quien es auténtico asume cabalmente la libertad de ser dueño o dueña de su ser propio, por lo menos en cuanto se lo permiten las circunstancias de su espacio, tiempo y comunidad. Ahora bien, la autenticidad debe pensarse en todo momento como un asunto de nivel, ya que nadie se separa por entero de la voz de su comunidad o entorno social, la cual es definida por Heidegger como el “Uno”.

La autenticidad y la existencia según Heidegger

La particular naturaleza de la existencia, subraya Heidegger, es de que es de quien existe. Esto es una constatación primordial para cualquiera. Inclusive, tal es su relevancia, que pocos individuos pueden comprender a ciencia cierta lo que una vida auténtica implica para ellos. A juicio del pensador alemán, una manera más habitual de ser para los humanos es existir como uno más entre una multitud, es decir, no optar por una ruta de autoexamen o autoconstatación. Pero aún para quienes sí efectúan este ejercicio introspectivo, no hay nada que pueda considerarse como un individuo plenamente “hecho a sí mismo”.

Arrojarse a la vida en la filosofía de Heidegger

De acuerdo a Heidegger, la reacción más acorde con respecto a la vida es arrojarse a ella y en el marco de esta dinámica establecer juicios acerca de lo que es real y lo que es verdadero, sin considerar a la opinión pública. No obstante, en una singular paradoja, solo reconociendo que somos en buena parte integrantes del mundo, captamos con visionaria certeza en qué podríamos marcar diferencia. Es algo particular de los humanos coadyuvar a la formación de la realidad pensada como mundo, más allá de sencillamente habitar en ella.

La ansiedad en el pensar de Heidegger

Ahora bien, la vivencia de la ansiedad, según el pensar de Heidegger, deriva naturalmente de la experiencia de incomodidad que los humanos experimentan con relación al mundo. Pero la angustia también forma parte de una vida pensada como auténtica, ya que la esencia de la autenticidad no implica que hagamos disminuir o desaparecer esa vivencia de aislamiento, sino que la aceptemos como un hecho de la realidad y aún con ello, sigamos adelante con nuestro existir.

Heidegger y el misterio como fundamento del ser propio

En última instancia es una señal de ser inauténtico cuando alguien se identifica cabalmente con la vida y se siente cómodo en esa circunstancia, ya que esto es un síntoma de que este individuo no tiene conciencia plena de su existencia, la contingencia que determina su ser propio y el misterio insondable que lo fundamenta. La grandeza de una persona, explica Heidegger, se basa en cuestionar el misterio de nuestro ser y sin embargo asumir tal incertidumbre, con todos los temores que ello implica y aún con esto, tomar la decisión de hacer algo con la vida propia.

Ser y tiempo (Estructuras y Procesos. Filosofía)

Amazon España: EUR 34,20

Amazon Reino Unido: £41.45

Amazon Estados Unidos: EUR 34,20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.