Las ventajas de los juguetes didácticos

Siempre que queremos comprar un juguete a un niño nos preguntamos qué tipo de juguete es el mejor. Y aunque la mayoría buscamos juguetes educativos, ¿sabemos realmente cuáles son las ventajas de los juguetes didácticos?

¿Qué hay más divertido para un niño que jugar? El juego abre las puertas de la imaginación y la creatividad de los niños, eso ya lo sabemos. Pero, además, el juego ayuda a los niños a generar estrategias y a resolver conflictos. También, el juego les enseña a crear normas y respetarlas. Por ello, los juguetes didácticos son herramientas esenciales para el desarrollo de los niños.

toys

Foto: Annca/ Pixabay.com

¿Qué es un juguete didáctico?

Un juguete didáctico es aquel que ejercita las habilidades cognitivas y psicomotrices del niño, de acuerdo con su edad, sus características y sus necesidades.

Los juguetes didácticos se usan para estimular áreas de desarrollo como la físico-biológica, la socio-emocional, la cognitivo-verbal y la dimensión académica. Mientras el niño juega en su cerebro se generan una serie de hormonas y sustancias que lo activan:

– Serotonina: gracias a la cual se reduce el estrés y regula el estado de ánimo.

– Acetilcolina: favorece la concentración, la memoria y el aprendizaje.

– Endorfinas y Encefalinas: que reducen la tensión neuronal, ofreciendo calma y felicidad al niño.

– Dopamina: motiva la actividad física y participa en la estimulación de la imaginación, la creación de imágenes y seres fantásticos.

Los juguetes didácticos suelen ser sencillos, de fácil manejo para el niño, seguros y adecuados a la edad y capacidad del niño.

Educa Juegos - Peppa Pig Conector Junior (15657)

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

caballito

Foto: Hobbysta/ Pixabay.com

Ventajas de los juguetes didácticos

Los juegos didácticos propician la adquisición de conocimientos y el desarrollo de diferentes habilidades:

– Fomentan la observación.

– Aumentan la concentración y la atención.

– Favorecen las capacidades lógicas, la fantasía y la imaginación.

– Aceleran la adaptación de los niños en los procesos sociales.

– Presentan la necesidad de tomar sus propias decisiones.

– Desarrollan un espíritu crítico, disciplina, tenacidad y responsabilidad.

– Regulan y equilibran el estado anímico y la autoestima.

¡Juego y aprendizaje van de la mano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.