Las mejores películas para regalar de James Stewart

James Stewart, siempre representó a hombres corrientes, tipos sencillos a los que les sucedían cosas. Siempre ha sido el paradigma de hombre normal, y al que todos deseamos parecernos. Tal vez esa fue la clave de su éxito…

“Jimmy” Stewart nació el 20 de mayo de 1908 en Indiana —el midwest americano— en el estado de Pennsylvania. Era hijo del dependiente de una ferretería. Estudió arquitectura en la Universidad de Princeton. Durante su vida de universitario solía tocar el acordeón en el Triangle Club. Se graduó con éxito en el año 1932.

Poco después del verano se marchó a Nueva York donde conoció a uno de sus mejores amigos, Henry Fonda. Las suyas fueron vidas bastante paralelas. En 1935 marchó a Hollywood donde firmó contrato con la MGM. Después de rodar pequeños papeles de lo más variopinto -desde películas de suspense y misteriosos asesinatos hasta musicales- comenzó a protagonizar películas importantes. En 1938 protagonizó junto con Jean Arthur y Lionel Barrymore la película que ganaría el Oscar de la Academia de Hollywood aquel año, la deliciosa “Vive como quieras”. Al año siguiente, recibió su primera nominación como mejor actor por otra obra maestra de Frank Capra, “Caballero sin espada”, haciendo de nuevo pareja con Jean Arthur. Aunque ese año el premió recayó sobre Robert Donat, Jimmy tuvó que esperar poco tiempo.

Caballero Sin Espada

Amazon España: EUR 11,75

Amazon Reino Unido: £17.35

Amazon Estados Unidos: -

El único Oscar de James Stewart

Al año siguiente ganaría el único oscar de su carrera por su fantástica interpretación en “Historias de Filadelfia”. Corría el año 1940. James sería nominado al Oscar en tres ocasiones más: “Qué bello es vivir” (1946), “El invisible Harvey” (1950), y “Anatomía de un asesinato” (1959). Poco después de recibir el Oscar, James se lo envió a su padre. Un gesto que lo dice todo. Su padre, emocionado, lo dejó en las vitrinas de su tienda. Resulta curioso pensar que el Oscar se quedara allí, precisamente en la calle “Philadelphia”.

Entonces llegó la II Guerra Mundial. Numerosos actores de Hollywood se alistaron por entonces, pero Jimmy fue el primero de ellos. En 1941 —antes del ataque a Pearl Harbour— se alistó en el Ejercitó del Aire como piloto de bombardero y comandante. En las pruebas médicas fue descartado inicialmente porque no pesaba lo suficiente, pero él mismo se encargó de convencer al oficial de que lo pasara por alto. Durante la contienda, lideró varios ataques contra el ejército alemán y ascendió a la graduación de coronel, la graduación más alta que llegara a conseguir cualquier actor del Hollywood de entonces.

La época de gloria de James Stewart

James Stewart en una imagen de "Vértigo".

James Stewart en una secuencia de “Vértigo”.

Nada más volver de la guerra James Stewart rodó “Qué bello es vivir” (1946), todo un clásico que le hizo merecedor de una nominación al Oscar. Y poco después, con “La Soga” se puso a las órdenes del maestro del suspense Alfred Hichtcock. El actor era ya una estrella consagrada y todo un símbolo para los americanos. En los años siguientes siguió haciendo excelentes interpretaciones. Rodó varios westerns a las órdenes de Anthony Mann, como “Wichester 73” (1950), y posteriormente algunos de ellos con John Ford entre los que destaca “El hombre que mató a Liberty Valance” (1962). Durante la década de los 50 rodó más películas para Hichtcock como “La ventana indiscreta” (1954) y “Vértigo” (1958).

En 1949 se casó con Gloria Hatrick McLean, madre de dos hijos de un matrimonio anterior, con la que tuvo dos niñas gemelas, Judy y Kelly. El mayor de sus hijos, Ronald, murió en la guerra de Vietnam en acto de servicio. James y Gloria estuvieron casados casi 45 años, hasta la muerte de ella en febrero de 1994. James Stewart murió el 2 de julio de 1997 en Beverly Hills, California. Acababa de cumplir los 89 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *