La inteligencia artificial para el futuro del mundo

Un porvenir en el que las máquinas tengan tanta inteligencia como los humanos es algo que nuestra especie ha tenido en sus sueños e imaginación durante mucho tiempo. Personalidades como Alan Turing o Ada Lovelace, iniciadores de la informática moderna, visualizaron alguna vez un escenario parecido. Sin embargo, ¿Cuáles son las implicaciones de crear inteligencia artificial al máximo de sus posibilidades? Este es un vistazo a las consecuencias de desarrollar la IA al tope, para el futuro del mundo.

Los trabajos de Lovelace y Turing fueron esenciales para la aparición en el siglo XX de las primeras computadoras. A ellos se les sumaron los esfuerzos de otros grandes nombres como Gordon Moore, Robert Noyce, John von Neumann o Tim Berners Lee. En buena parte a ellos se debe que nos hallemos, en esta primera parte del siglo XXI, al borde de un auténtico abismo, cada vez más próximo y riesgoso, en el que las máquinas superen en capacidades a los humanos, en especial en aquello que nos ha distinguido de las demás formas de vida: la capacidad de pensar.

Qué es inteligencia artificial

Es importante tener claro a que nos referimos con “inteligencia artificial”. De entrada hay que tomar como referencia que este concepto no es auténticamente novedoso. Muestra de lo anterior lo tenemos en este justo instante en los bolsillos de millones de personas, con dispositivos con asistentes virtuales como Google Now, Cortana o Siri. Hay que recordar que fue precisamente una inteligencia artificial, denominada “Deep Blue”, la que consiguió vencer por primera ocasión a un humano en un juego de ajedrez. Fue en 1996 y el derrotado fue nada menos que el ajedrecista campeón Gary Kasparov.

Pero si bien Siri y sistemas parecidos, u otros como Deep Blue, tienen la capacidad de rebasar los alcances de la inteligencia humana en determinados campos, no pueden aún hacerlo de manera general. La verdad es que la IA actual no piensa en el sentido cabal del término: no puede generar idea alguna, salvo que haya sido programada previamente para hacerlo. Los desarrollos más avanzados de la inteligencia artificial contemporánea, no tienen conciencia y por ello sencillamente no pueden ejecutar todas las actividades humanas mejor de lo que nosotros lo podemos hacer.

woman-506322_640

De la inteligencia artificial a la superinteligencia

En una curiosa y amarga circunstancia, lo cierto es que tampoco es mucho lo que puede decirse de la inteligencia humana al respecto. Expresado en otras palabras: a lo largo del siglo anterior, el nivel de complejidad y especialización en las distintas ciencias y disciplinas técnicas tuvo un desarrollo tan vertiginoso que ocasionó un paulatino cambio desde un esquema de “inventores destacados” (Como Gutenberg y su imprenta o Edison y el foco o bombilla eléctrica) a un modelo de trabajo cien por ciento colaborativo.

Basta con pensar en los teléfonos inteligentes o el Internet. No existe un inventor definido de estos desarrollos tecnológicos, si bien si existen personalidades clave que a la vez se han nutrido de adelantos y mejoras conseguidas antes de sus propios trabajos. De esta manera se trabaja hoy en día en la comunidad médica y científica. Importantes adelantos son logrados en equipo o con base en descubrimientos previos. Es un proceso comprensible, puesto que, en cuanto más se acentúa la especialización, más complicado es para los humanos ser expertos en un campo global de conocimientos. Es entonces cuando cobra sentido la noción de superinteligencia, para muchos expertos lo último que la humanidad necesitaría inventar.

artificial-intelligence-507813_640

Máquinas inteligentes y el dominio del mundo

El problema principal con una superinteligencia es que los humanos se enfrentarían por primera ocasión en su historia como especie, con algo que es mucho más inteligente que él, hablando incluso en términos de una superioridad exponencial. Cuesta un poco comprender al cien por ciento las implicaciones de esta circunstancia, pero las consecuencias podrían ser de extrema alarma: ¿si los humanos han logrado tanto en tan poco tiempo uniendo sus inteligencias en un sentido colaborativo, qué sucederá si las máquinas, los desarrollos de inteligencia artificial se unen para formar su propia superinteligencia?

Estudiosos como Nick Bostrom conjeturan que una posible superinteligencia artificial podría hacerse en cierto instante tan superior a los humanos que este acontecimiento podría marcar el fin de nuestra especie. No por maldad, no por un deseo de causar daño alguno, sino sencillamente porque no tendríamos los medios para detener su ahora sí, autónomo desarrollo.

artificial-intelligence-155161_640

La inteligencia y su explosión definitiva

En este punto accedemos a otro asunto a considerar: la explosión de la inteligencia. Si bien hasta el momento el limitante más infranqueable de la IA ha sido el alcance natural de la inteligencia humana, lo que podemos pensar y hacer realmente, cabe preguntarse: ¿Qué pasará cuando una máquina tenga la inteligencia suficiente como para entender su entorno, aprender de él y conseguir autoreplicarse de manera autónoma? Estamos ya en los terrenos de la singularidad, en donde el desarrollo y adelantos de la IA estará determinado exclusivamente por la propia inteligencia de las máquinas, creando más de ellas independientemente de los humanos y de su ahora prescindible inteligencia.

Singularidad, inteligencia artificial y un futuro incierto

Los trabajos de expertos en el tema como Vernor Vinge y Ray Kurzweil se han concentrado durante mucho tiempo en pensar qué pasará cuando acontezca finalmente la singularidad en el ámbito de la inteligencia artificial. La conclusión a la que han llegado es que no puede determinarse nada aún: es una incógnita plena. Cuando se presente este evento las opciones del futuro que existen es que la humanidad sea beneficiada e impulsada a niveles de desarrollo y bienestar nunca antes alcanzados o bien, precipitarse sin remedio a la extinción definitiva, difuminarse en la nada como un rostro en la arena desvanecido por las olas. Mientras tanto, la inteligencia artificial se proyecta ante la mirada humana como un espejo al mismo tiempo fascinante y aterrador.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL. TECNICAS. METODOS Y APLICACIONES

Amazon España: EUR 61,27

Amazon Reino Unido: £73.60

Amazon Estados Unidos: EUR 61,27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.