La filosofía de Séneca

Es cierto que Séneca no fue un pensador original, pero sus escritos filosóficos exponen de brillante manera lo más representativo de la ética de los estoicos.

A Luccio Anneo Séneca (4 a.C.-65 d.C.) se le recuerda, con todo merecimiento, como uno de los más importantes escritores latinos y un destacado filósofo de la cultura romana. Hombre de intensa actividad social y política, llegó a desempeñarse como preceptor de Nerón. Cuando este último fue nombrado emperador, Séneca se volvió uno de sus más cercanos consejeros. No obstante diversas intrigas políticas hicieron que Nerón perdiera la confianza en Seneca y lo condenara, por lo cual al sabio romano no le quedó más remedio que quitarse la vida.

Las obras de Séneca

Séneca fue el autor de notables tratados y tragedias, como es el caso de “De clementia” y “De beneficiis”. En lo tocante a sus escritos filosóficos, sobresalen las Cartas a Lucilio y los Diálogos, ambos de gran importancia por sus valores prácticos y morales. De igual manera el escrito Naturalium quaestionum libri VII sobresale en el conjunto de los trabajos de Séneca.

La perspectiva filosófica de Séneca

Séneca se preparó con el neopitagórico Sitón y los filósofos estoicos Átalo y Papirio. Justamente el neopitagorismo y el estoicismo dejaron una honda huella en la reflexión de Seneca, quien efectivamente no aportó nada novedoso en lo estrictamente teorético. No obstante, la filosofía de Séneca es una de las manifestaciones más valiosas de la ética estoica.

La sabiduría de Séneca

Séneca consideraba a la filosofía como una continua búsqueda de la virtud y un ejercicio permanente de la libertad personal. La realidad está determinada por la actividad de la providencia divina y los humanos son para Séneca, partes constitutivas de un enorme cuerpo. Desde este enfoque parte un indispensable respeto para todos los seres vivos y las famosas exhortaciones de Séneca para demostrar caridad a las personas menesterosas, los desventurados e inclusive quienes actúan con mala voluntad.

¿Séneca cristiano?

Tales perspectivas por parte de Séneca acerca de la vinculación profunda de lo humano y la espiritualidad propia de lo divino, tan cercanos a la doctrina del cristianismo, hicieron aparecer la leyenda de que Séneca era un cristiano secreto y que sostenía una comunicación epistolar con San Pablo. Un pensador tan respetado como San Agustín tenía por verdadera esa relación.

Lo más valioso de Séneca

Sin embargo, no se cuenta con una comprobación certera de tal vínculo entre Séneca y San Pablo. A final de cuentas la “patria común” que menciona Séneca es cien por ciento terrenal y el amor y la sociabilidad que defiende son como derivados de un racional impulso natural, diferente por completo de la idea de la divinidad de los judeo-cristianos. Lo más ponderable y que hace sobresalir al pensamiento filosófico de Séneca es, aunado a una loable independencia espiritual, la defensa de la comunicación humana y la amistad, en un decidido afán por liberar a la existencia de la inquietud moral y el dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.