Juliette Gréco: la musa de los existencialistas

Una de las cantantes representativas de la Chanson, en la carrera de 65 años de Juliette Gréco se encuentran reconocidas canciones como Sous le ciel de Paris y Si tu t´imagines.

Gréco figuró también por su estrecho contacto con el estilo bohemio característico en el tiempo de la segunda post-guerra en Francia, su rostro apareciendo en revistas de la época, además de mantener vínculos en los sesenta con intelectuales como Jean Paul- Sartre y escritores como Boris Vian. Por ello mismo, ganó diversos apodos, siendo “Muse de l´existencialisme” (Musa del Existencialismo) el más reconocido.

Orígenes de Juliette Gréco

Juliette Gréco. Ron Kroon Anefo/ Wikimedia Commons

Juliette Gréco. Ron Kroon Anefo/ Wikimedia Commons

Nacida el 7 de febrero de 1927 en Montpellier, al sur de Francia, Gréco proviene de una familia oriunda de Córcega por parte de su padre, un policía. Tras pasar su infancia en Burdeos y posteriormente en Paris, la capital francesa, inició su preparación artística por medio de clases de baile y canto.

Tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, su familia se estableció en Dordogne y su madre se convirtió en una activista del movimiento de resistencia francés que conllevó posteriormente a que la Gestapo los arrestara en 1943. Liberada a los 16 años, se estableció en París, acogida por una maestra de francés, desarrollando un gusto por el teatro e iniciando salidas a diversos cafés de Saint German después del conflicto bélico, conociendo así artistas e intelectuales de la época, convirtiéndose posteriormente en una figura de la vida bohemia intelectual de la zona local.

Del debut en canto al cine

Motivada por los jóvenes bohemios y su amiga Anne- Marie Cazalis, inició su carrera como cantante y en 1949 debutó en el cabaret parisino “Le Boeuf sur le Toit”. Diversos compositores ofrecieron diversos materiales para Juliette Gréco. que de poemas se convirtieron en populares canciones, entre ellos Raymond Queneau con “Si tu t´imagines” en 1950 y Jacques Prévert con “Les feuilles mortes” en 1952, ambas gozando con poco éxito en el público por su estilo intelectual y la inclinación por el melodrama de la consolidada Edith Piaf.

Para 1952, retomó la música al grabar su primer single, “Je Suis Comme Je Suis”, compuesta por Jacques Prévert y musicalizada por Joseph Kosma, resultando en una de las canciones más representativas de la intérprete francesa.

Como producto de su creciente éxito, el debut de Gréco como actriz cinematográfica ocurrió de mano del realizador Jean Cocteau en “Orfeo” (Orphée, 1950), filme que traslada el mito del Dios griego a la Francia de la época. Para la década de los cincuenta realizó incursiones a la escena hollywoodense, en “The Sun Also Rises” (1957), de Henry King; “Las Raíces del Cielo” (The Roots of Heaven, 1958), de John Huston, con Errol Flynn y “Crack in the Mirror” (1969), de Richard Fleischer, compartiendo créditos con Orson Welles. Otras de las películas en las que la cantante francesa participó fueron Bonjour Tristess (1958), Uncle Tom´s Cabin (1965) y Lily, aime moi (1975).

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Las canciones más famosas de Juliette Gréco

El estilo osado y obscuro, adaptado al Chanson y combinado con la intelectualidad y sensualidad fueron los rasgos más distintivos en su carrera. Entre las canciones más destacadas de un amplio repertorio a lo largo de poco más de 60 años se encuentran “Je hais les dimanches” de Florence Verán y Charles Aznavaur en 1954, “Jolie Môme” de Léo Ferré en 1961, “La Javanaise” de Serge Gainsburg en 1963, “Déshabillez- Moi”  de Robert Nyel y Gaby Verlor en 1967 y “La Chanson des vieux amants” de Jacques Brel en 1971.

A su vez, notables melodías clásicas francesas como “Sous le ciel de Paris” de 1951 (del filme de mismo título del realizador Julien Duvivier) y “Sur les quais du vieux Paris” de 1963 son otros de los éxitos de Juliette Gréco, ambas canciones aparecidas en el soundtrack del filme británico “An Education” (2009).

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

El emblema en negro de Juliette Gréco

No sólo los rasgos anatómicos diferencian a un artista en imagen, sino también su estilo en la combinación de prendas en cada actuación que ofrece en diversos escenarios. Gréco fue uno de los íconos generacionales franceses en la década de los sesenta.

Acompañada por sus oscuras canciones y su ronca voz, el negro es el color que la destacó, complementada por el grueso del delineo de sus ojos y los suéteres de cuello que usaba con frecuencia, además de una cabellera negra que mantuvo o larga o con corte de moda a la altura del cuello, lo que la identificó de cantantes de la época como France Gall, Françoise Hardy y Brigitte Fontaine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.