Hipertensión arterial: la asesina silenciosa

Uno de los graves problemas de salud pública que afecta a  la población mundial es la hipertensión arterial  o tensión arterial elevada, la cual no se presenta siempre con los conocidos síntomas de dolor de cabeza, mareos o zumbido de oídos, por lo que no es de extrañar que mucha gente desconozca que la padece. De ahí que se ha ganado la fama de asesina silenciosa.

De acuerdo con estudios epidemiológicos y cifras de la Organización Mundial de la Salud, la hipertensión arterial afecta a mil millones de personas a nivel mundial y provoca la muerte de más de nueve millones cada año. En vista de que constituye un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, que pueden conducir a infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, se subraya la necesidad de tomar medidas preventivas y una de ellas es precisamente medirla regularmente, con el fin de que si se detectan variaciones al alza, acudir al médico para que, a partir de la historia clínica y los exámenes pertinentes (electrocardiograma, química sanguínea, entre otros), se recomienden cambios en el estilo de vida, incluidos los hábitos alimentarios y de actividad física, y de ser necesario, prescriba el medicamento idóneo para su control.

Factores que inciden en la hipertensión arterial

Gracias a que cada día tenemos mayor y mejor acceso a información de toda índole es posible encontrar respuestas a preguntas comunes como qué factores inciden en la elevación de la presión arterial. Estoy segura de que muchas de las personas que lean este texto saben que el estrés, tan común entre los habitantes de las grandes ciudades, el sobrepeso y la obesidad, así como el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol pueden provocar el aumento de la tensión arterial. Sí, todos sabemos eso. También que si existen antecedentes familiares es probable que tarde o temprano el factor genético salga a la luz y desarrollemos hipertensión. Sabemos muchas cosas sobre este mal, sin embargo, no siempre actuamos en consecuencia.

La ausencia de saleros en las mesas de restaurantes ha sido calificada como medida autoritaria de gobiernos paternalistas, por parte de muchos comensales acostumbrados a rociar el cristalino y blanco sazonador antes de probar el plato que tienen frente a sus narices. Esa decisión, así como la prohibición de fumar en establecimientos públicos y privados, se ha tomado para evitar excesos, en el caso de la sal, y que los no fumadores se conviertan en fumadores involuntarios.

Sin embargo, en la intimidad del hogar, en los lugares de trabajo y recreación cada individuo es libre de consumir lo que quiera en las cantidades que deseé, sin pensar en que esa bolsa de frituras y otras comidas industrializadas contienen cantidades enormes de sal y grasas; sin poder hacer otra cosa que trabajar doce o más horas diariamente (porque la competencia laboral es feroz, porque a la mayoría de los jefes no les importa el bienestar de los trabajadores, lo que les interesa es que den resultados), lo que aumenta el estrés de manera peligrosa; sin reflexionar a la hora de fumar que los cigarros fumados dejarán su huella en las arterias, los pulmones y otros órganos y tejidos.

Medidas de prevención

Dicen que más vale prevenir que lamentar. ¿Cuándo comenzar a tomar medidas si se forma parte de una familia de padres hipertensos? El médico general, a quien en teoría se debería consultar una vez al año, podrá orientar a cada paciente. Quizá en cada consulta la presión registrada sea la óptima: 120/80 (sistólica/diastólica) o esté por debajo y eso podría dar mucha tranquilidad. Si se tiene el peso adecuado a la edad, la talla y la actividad realizada no se indicarán cambios en la dieta ni en el estilo de vida. Se sabe que la hipertensión es más común en los hombres que en las mujeres, pero con la edad esa diferencia desaparece.

La presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm Hg). La presión sistólica se produce cuando el corazón se contrae, la diastólica cuando se relaja entre latido y latido. Hay hipertensión cuando se registra una presión sistólica de 140 o más y una diastólica de 90 o superior. En ocasiones he escuchado que una es más importante que otra pero eso no es cierto. Los niveles óptimos o normales de ambas son importantes para que órganos como el corazón, el cerebro y los riñones funcionen eficientemente y eso repercuta en el bienestar general.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Ahora medir la presión arterial es muy fácil. Se puede hacer en casa con monitores digitales de muñeca o de brazo, quizá no tan precisos como los de un hospital, pero confiables.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Medir la presión regularmente, de preferencia a la misma hora, registrar los cambios, por pequeños que sean, y compartir con tu médico lo observado podría ser una medida muy valiosa para evitar que esas variaciones desemboquen en hipertensión arterial.

Cuando la noticia de la hipertensión toma por sorpresa aterra el hecho de tener que depender para el resto de la vida de un medicamento o la combinación de varios para bajar la presión a niveles normales. No es recomendable la negación. No es recomendable hacer oídos sordos a la prescripción del especialista. No se debe jugar con la vida. Es indispensable seguir el tratamiento médico indicado, no buscar sustitutos por cuenta propia. Los medicamentos son caros, muy caros los nuevos, pero hay que cumplir con el tratamiento y hacer todo lo posible para mantener la presión arterial en niveles normales.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Invertir en un monitor digital para medir la presión arterial y usarlo con regularidad, resulta más económico que gastar en tratamientos y, por supuesto infinitamente más barato que pagar hospitalizaciones e intervenciones.

Regalemos a nuestro corazón y a todo lo que mueve la tranquilidad que se merece. Un monitor de presión arterial es fácil de adquirir y de usar y puede hacer la diferencia entre una vida sana y el riesgo de sufrir daños permanentes.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.