Hallan las huellas humanas más antiguas de Norteamérica

En una isla canadiense han sido halladas las huellas humanas de mayor antigüedad en Norteamérica. El descubrimiento favorece a una reciente teoría que señala que los habitantes más antiguos de América del Norte fueron poblando el continente desde Alaska y se fueron trasladando en embarcaciones por toda la costa hacia el sur y no como se pensaba anteriormente, avanzado a pie por el centro del territorio continental.

Descubren huellas prehistóricas

Varias huellas fosilizadas humanas fueron descubiertas en la ínsula Calvert frente a las costas del oeste canadiense. Lo más asombroso de este hallazgo es que datan de hace 13000 años, y por lo consiguiente, serían las de mayor antigüedad en Norteamérica. Todo ello lo dieron a conocer recientemente Los arqueólogos de la Universidad de Victoria, Duncan McLaren y Daryl Fedje.

McLaren comentó al respecto que hasta la fecha éstas serían las huellas humanas de mayor antigüedad encontradas en el territorio norteamericano. El experto explica que a dicha isla no es posible llegar si no es con una embarcación y eso es algo que ya se presentaba hace 13000 años.

Los primeros norteamericanos

Los resultados de este estudio se dieron a partir de una expedición realizada a la isla Calvert, el pasado mes del mayo. Fue entonces cuando se descubrieron las ancestrales huellas. Según McLaren las pisadas fueron realizadas por dos adultos de un menor que se habían congregado en torno a un fogón.

Gracias a pruebas de carbono catorce efectuadas en un laboratorio, se corroboró que las huellas tienen una antigüedad aproximada de 13, 200 años. No obstante los análisis prosiguen y se requerirán más exámenes para corroborar las conclusiones mencionadas.

Tras las huellas del “Hombre de Kennewick”

Este descubrimiento se relaciona con otro llevado a cabo recientemente. También tiene que ver con los primeros habitantes de América del norte. Utilizando técnicas para estudiar el ADN, un equipo de científicos consiguió determinar los orígenes de un esqueleto humano localizado a mediados de la década de 1990 en Washington, Estados Unidos. Se trata del llamado “Hombre de Kennewick”.

Durante casi 20 años los especialistas no habían logrado coincidir en sus conclusiones acerca de los orígenes étnicos del “Hombre de Kennewick”, cuyos restos fosilizados fueron encontrados a orillas del río Columbia. Algunos científicos afirmaban que el esqueleto, cuya antigüedad es de 9000 años, estaría vinculado con pueblos indígenas polinesios o japoneses, mientras que otros expertos defendían que tenía características caucásicas.

Misterio prehistórico resuelto

No obstante, un esclarecedor trabajo dado a conocer en la revista “Nature”, daría la razón a los científicos que opinaban que el “Hombre de Kennewick” era ancestro de los actuales indígenas de Norteamérica. Investigadores de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, realizaron estudios de ADN con muestras de los antiguos huesos y llegaron a la conclusión de que el “Hombre de Kennewick” está más emparentado con los indígenas americanos que con cualquier otra etnia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.