Guía comparativa de Macbook, Macbook Air y Macbook Pro

La compañía Apple se ha convertido, con el paso de los años, en un sinónimo de elegancia y longevidad. A consecuencia de su oferta, cuantiosas legiones de acérrimos seguidores han desarrollado, mantenido y prolongado una genuina lealtad hacia la marca, convicción que encuentra su raíz más primigenia en la exclusiva cohesión de conceptos como la estética, el rendimiento y la vanguardia. Una de las más directas manifestaciones de esta originalidad es la famosa gama de portátiles de Apple: Macbook, Macbook Air y Macbook Pro. Pensados y creados para el consumidor más exigente, presentan unas características relativamente homogéneas, si bien es cierto que el modelo Macbook Pro se centra en una mayor potencia enfocada a usos profesionales, mientras que los dos restantes apuestan por la comodidad y la sencillez de un verdadero dispositivo portátil. Para ofrecerte el punto de vista más amplio posible, te traemos un exhaustivo análisis de los tres portátiles de Apple, comentamos sus prestaciones, sus novedades, las diferencias que hay entre ellos y los fines para los cuales fueron concebidos. Por supuesto, buscamos los mejores y más asequibles precios. Si estás pensando en comprarte uno, este artículo te puede venir muy bien.

Desde su nacimiento en el año 1971, la marca Apple ha ido dándose forma a sí misma a través del afán de superación, de la pasión por la tecnología más puntera y de una gestión fructífera de los fracasos. Sus fundadores Steve Jobs y Steve Wozniak no siempre atravesaron tiempos apacibles y tuvieron que lidiar con diversas etapas problemáticas, como la irregular salida en ventas del Apple III o la débil respuesta que experimentó Lisa, su proyecto estrella. No obstante, asomaba ya Macintosh por aquellos tiempos, una revolucionaria generación de ordenadores que llega hasta el día de hoy y que confirma y asienta la adelantada visión que Jobs tenía para su tiempo. Y es precisamente ese germen irreverente sembrado por el empresario californiano el que ha permitido la conversión del concepto de ordenador en algo completamente distinto. Apple y sus productos se ofrecen al público como el paradigma del lujo y la potencia, de la estética y el rendimiento, de la belleza y la respuesta operativa más funcional. Sus ordenadores se caracterizan por ser bonitos, sencillos, duraderos y realmente efectivos. Las innovaciones implementadas en el curso de la última década en sus productos informáticos no hacen más que validar esta teoría: pantallas de retina con una resolución y una nitidez escalofriantes, procesadores de quinta y sexta generación con dobles núcleos, teclados ergonómicos con iluminación LED o un diseño extrafino son algunas de las prestaciones que encontramos en los últimos modelos. Es ahí donde radica el por qué de la intensa fidelización del consumidor de la que Apple presume.

La marca tiene en su apartado de ordenadores portátiles tres modelos concretos:

  • Macbook
  • Macbook Air
  • Macbook Pro

Pero todos, al ver las tres posibilidades, se preguntan: ¿cuál es el Mac que más me conviene?, ¿cuál de los tres es el mejor?, ¿qué precio tienen?, o ¿para qué sirve cada uno de ellos? Os mostramos sus puntos fuertes y sus debilidades, así como las conclusiones extraídas de su comparación.

Ordenadores Macbook de Apple al mejor precio

El modelo Macbook es el más veterano de los tres. A pesar de haber sido descatalogado en el año 2011, su salida al mercado se remonta al año 2006. Es en el 2015 cuando la compañía decide sacar a la venta un nuevo modelo de Macbook indiscutiblemente centrado en la apariencia y en el simplismo.

Guía, comparativa, Macbook, Macbook Air, Macbook Pro, precio, Apple

Modelo Macbook Oro de Apple

Comencemos por el exterior. Se renuevan todos los componentes hasta en su aspecto más básico. En primer lugar observamos las modificaciones que se introducen en el teclado, donde las teclas son más anchas y finas con el objetivo de lograr un impacto más agradable a la vista. Y no se queda ahí, sino que además poseen una ligera curvatura en la base que permite un acoplamiento más cómodo de los dedos a la hora de escribir. Se reduce, eso sí, la anchura del aparato, que abarca un teclado más amplio en un espacio más compacto. El mecanismo interno de tijera que hasta ahora venía incluido en los teclados convencionales se transforma y se opta por un mecanismo de mariposa que estabiliza la presión ejecutada sobre la tecla y asegura el registro del signo, pulse donde se pulse. El material empleado para ello es más rígido y, lo más importante, de una sola pieza, lo cual facilita el desarrollo de un mayor equilibrio. Asimismo, también se cambian las luces y la iluminación. En lugar de las bandas homogéneas de los modelos anteriores, ahora podemos apreciar una luz LED bajo cada una de las teclas. El impacto luminoso se transforma para ser más austero pero, en balance, más igualitario. Su eficiencia energética, además, es mucho mayor.

Y continuamos. En el modelo Macbook la pantalla es de retina. Esto ya es un aliciente. Resolución de 2.304 x 1.440 en una relación dimensional de 16:10. Un total de 3 millones de píxeles en un grosor ridículo de 0.88 milímetros. Se estudia y se renueva la estructura de los píxeles para conseguir una mayor apertura de los mismos, lo que se traduce en una iluminación más intensa con un gasto menor.

El ratón, también conocido como trackpad, no se queda atrás. Incluye la tecnología Force Touch, que detecta la intensidad en toda la superficie y responde según los distintos grados de presión efectuados. Por otro lado, incorpora asimismo la tecnología háptica, una vibración que emitirá a modo de respuesta en algunas gestiones realizadas con el trackpad. La sutileza a la hora de captar los cambios de presión se hace patente en nuevas respuestas del Macbook, como poder acceder a un segundo menú, cambiar el grosor de una línea o avanzar con mayor o menor rapidez en un archivo de vídeo.

Y ahora vayamos al interior. Empecemos por el procesador, la parte más delicada. Apuesta fuerte de nuevo este Mac y nos deleita con procesadores Intel Core m3, m5 y m7 de sexta generación. Cuentan con un mayor número de transistores para favorecer la densidad del dispositivo. A su vez, combinan a la maravilla la potencia y el ahorro, ya que reducen su consumo energético. E íntimamente relacionado con ello encontramos la ausencia de ventiladores debido al escaso calor generado por los procesadores. Una auténtica pasada. El modelo emplea una lámina de grafito anisotrópico que dispersa el calor sin hacer el más mínimo ruido. Se reduce, por otro lado, el tamaño de la placa base, que repercute en el ahorro del espacio.

En cuanto a la capacidad de la memoria RAM es de 8 GB y su almacenamiento alcanza los 512 GB. Con respecto a la batería, se rompe con el tradicional sistema de batería rectangular por la nociva influencia que generaba sobre el espacio del portátil. Al pretender reducir las medidas de forma tan marcada, Apple ha creado un ingenioso sistema de celdas con diseño escalonado que organiza los componentes de la batería a través de láminas superpuestas. El resultado: 35 % más de espacio en el interior del dispositivo. Y todo ello sin dañar a la autonomía, que es aproximadamente de 10 horas.

En el Macbook el puerto USB presenta multifunción, abarcando la conexión de dispositivos USB, el adaptador de corriente, conexiones de vídeo y accesorios. Como consecuencia, el exterior queda más limpio desde un punto de vista visual y podremos hacer todo a través de un solo puerto.

Se comercializa actualmente en colores oro, gris espacial, rosa y plata. En Fnac puedes encontrarlo por solo 1.249 euros.

¿Y para quién está dirigido este modelo de Mac? Pues todo depende del comprador. En un principio, y si hacemos caso de las prestaciones, vemos que se trata de un modelo pensado para personas en constante movilidad. De ahí que el factor portable, muy marcado en este Macbook, sea perfecto si buscamos un ordenador fácilmente transportable. Por otro lado, también será perfecto si lo que queremos es darle un uso medio en cuanto al rendimiento. Si lo comparamos con el modelo Macbook Pro, vemos que los procesadores son inferiores y que no ofrece una respuesta tan alta. Sí que está más cerca de su compañero el modelo Air, ya que es más paralelo y semejante. Recomendado, en definitiva, para aquellos que no necesiten una capacidad genuina y, cómo no, para los enamorados de la manzana mordida.

Macbook Oro 256 GB

Macbook Gris Espacial 512 GB

Dónde comprar el mejor modelo de Macbook Air

Sigamos con el modelo Macbook Air. Sucesor del Macbook y presentado en 2008. Considerado el primer portátil completamente reciclable de la marca Apple, lo que le valió numerosas calificaciones por su respeto con el medio ambiente.

Guía, comparativa, Macbook, Macbook Air, Macbook Pro, precio, Apple

Modelo Macbook Air de Apple

Empecemos el análisis por el exterior, como hacíamos con el Macbook. Uno de los aspectos más llamativos es que en este portátil no encontramos pantalla de retina. Sin embargo, y a modo de compensación, ofrece una pantalla retroiluminada por LED con escaso grosor de 4,86 milímetros y con una resolución de 1.366 x 768 píxeles, en el caso de 11 pulgadas; y 1.440 x 900, en el caso de las 13. La cámara interna es HD 720p y cuenta con doble micrófono integrado para mayor disfrute de las videoconferencias.

El trackpad cuenta con Multi Touch, un conjunto de modalidades de manejo para el ratón de tu portátil. El teclado viene con retroiluminación incluida, lo que significa que podremos emplearlo en los espacios más oscuros y lóbregos. Y lo que es aún mejor y más innovador todavía, cuenta con un sensor de luz ambiental que ajusta el brillo de la pantalla a la situación contextual. Para no enamorarse de Mac.

El Macbook Air contiene varios tipos de puertos y conexiones en cada uno de sus laterales. Varían dependiendo si se trata del portátil de 11 o 13 pulgadas. A pesar de ello, las conexiones son comunes: dos ranuras USB, auriculares, doble micrófono, adaptador de corriente, ranura para tarjetas SDXC y, además, un puerto Thunderbolt 2, el doble de rápido que los de generaciones previas.

Pasemos ahora al interior. La autonomía es uno de sus puntos fuertes. Llega en los casos de los portátiles de 13 pulgadas a aguantar 12 horas con la batería. Y lo mejor de todo es que continúa operativo incluso cuando lo dejas en reposo gracias a Power Nap. Los procesadores incluidos son Intel Core i5 e i7 de quinta generación. Como ocurría con el Macbook, ofrecen un mayor rendimiento con un gasto menor. Incluye, además, el Intel HD Graphics 6000, apreciable sobre todo en juegos o aplicaciones. En cuanto a las conexiones, es compatible con Wi-Fi 802.11ac. Así, a través de una estación base, conseguiremos una conexión con el triple de velocidad. Y por si fuera poco te concede la opción de usar Bluetooth, incorporada en este modelo de Macbook Air. Y quizás la mayor virtud del Macbook Air es su capacidad de almacenamiento flash ultraveloz. Su modalidad de almacenamiento flash PCIe permite alcanzar unos tiempos récord y una velocidad envidiable en las gestiones.

Tenemos una buena noticia: es el más barato de todos los Mac. 999 euros exactos es el precio que podemos obtener en Fnac, por ejemplo. Es por esta razón que este modelo ha sido tan famoso y se ha vendido tan bien. Su accesibilidad permite bajar el rango económico y facilitar la entrada al universo Apple.

Y de nuevo, para qué o para quiénes es más adecuado este portátil. Recuerda mucho en realidad al Macbook. Sus prestaciones son bastante parejas en cuanto a memoria y almacenamiento. Ahí no encontramos verdaderas diferencias, de lo que extraemos que su rendimiento, en consecuencia, va a ser prácticamente el mismo. ¿Dónde encontramos los puntos más alejados entonces? De forma muy marcada en la estética. El Macbook Air no cuenta con los innovadores sistemas de celdas en la batería, ni con el diseño extrafino. Tampoco tiene la opción de pantalla de retina ni un diseño, en general, tan vanguardista y avanzado como el de Macbook. En cuanto al ratón o trackpad y al teclado, sigue siendo más atractivo el Macbook, pero sin mayor repercusión. Pero ahora bien, frenemos. Una vez citadas las desventajas, por decirlo de algún modo, el Macbook Air también tiene puntos muy positivos. El primero es su precio. Recordemos que es el portátil más barato de Apple y eso facilita muchísimo las cosas a la hora de adquirirlo. Por otro lado, la repercusión de la superioridad estética no es comparable a la superioridad en la potencia, y en lo que a ello se refiere, no se aprecia problema alguno, puesto que la efectividad de los dos modelos en este campo es semejante. Eso sí, si comparamos al Macbook Air con el Pro, concluimos que el segundo es mucho más efectivo en rendimiento. De forma muy notable además. Presenta unos procesadores más avanzados, pero el precio, a su vez, es más alto.

Y entonces, para quién. Pues para el mismo tipo de usuario del Macbook, realmente. Como decíamos, las prestaciones análogas hacen que su funcionamiento sea muy cercano y que, por tanto, se posicionen con fines similares. El Macbook Air sigue siendo idóneo para el transporte constante, aunque pese un poco más; y para llevar a cabo trabajos puntuales sin demasiadas exigencias en la efectividad del dispositivo. Por supuesto, la respuesta va a ser óptima, únicamente que no con la complejidad y la exactitud de un aparato más profesional. Se recomienda, en conclusión, para todos aquellos que no se quieran gastar demasiado dinero y que quieran adquirir un portátil muy práctico.

Macbook Air 11 pulgadas 128 GB

Macbook Air 13 pulgadas 128 GB

Macbook Pro: análisis y prestaciones

Es, sin lugar a dudas, el número uno de los portátiles Apple. Sí, más caro, pero con unos procesadores más punteros y orientado claramente hacia los ámbitos más profesionales.

Guía, comparativa, Macbook, Macbook Air, Macbook Pro, precio, Apple

Modelo Macbook Pro de Apple

Las pantallas del Macbook Pro son de retina y podemos encontrar dos modelos, de 13 y de 15 pulgadas. La resolución alcanza los 2.560 x 1.600 en el modelo de 13, y los 2.880 x 1.800 en el de 15. Destaca su desarrollo en la nitidez, con colores más específicos y claros. Además, cada uno de los modelos tiene un procesador gráfico distinto. En los portátiles de 13 pulgadas tenemos los Intel Iris Graphics 6100, y en el de 15 encontramos los Iris Pro Graphics. En cuanto a los laterales tenemos parecidos con el Macbook Air. Posibilidad de HDMI, puertos Thunderbolt 2 ultrarrápidos, ranuras USB, auriculares, micrófonos, adaptador de corriente y ranura para tarjetas SDXC. El teclado vemos que es igual que el del Macbook Air. Funciona con un sensor que capta la luz ambiental y regula el brillo de la pantalla en consecuencia. Igualmente, también está retroiluminado para facilitar su uso en las zonas más oscuras. La cámara interna graba en HD, ideal para las llamadas. Los altavoces integrados tienen una potencia bastante alta y suenan con una gran nitidez. El ratón o trackpad cuenta con la tecnología del Macbook Force Touch, que regula las acciones en función de la sensibilidad con la que se presionan las órdenes en la superficie. Igualmente, la tecnología háptica devuelve las vibraciones a modo de respuesta, de modo que encontramos en el Macbook Pro el trackpad más avanzado.

Pero en este modelo centrarse sobre la estética, aunque bien lo merezca, es un pecado. El modelo Pro se concibió y se constituyó para el usuario profesional de uso empedernido y para la aplicación de programas complejos. De ahí que sea sumamente importante adentrarnos en las características de los procesadores. ¿Y con qué material cuento en el Macbook Pro? Pues en el modelo de 13 pulgadas, nada más y nada menos que con procesadores Intel Core i5 e i7 de quinta generación y con doble núcleo. El rendimiento asciende así a unos niveles de velocidad de 3,4 GHz. En el modelo de 15 pulgadas, encontramos una estructuración de procesadores Intel Core i7 de cuarta generación de cuatro núcleos. La velocidad, en este caso, puede llegar a los 4 GHz.

Para complementar, Macbook Pro da la posibilidad, además, de un almacenamiento flash ultrarrápido. La velocidad de las gestiones varía según el modelo entre 1,6 y 2 GB. No vas a recordar qué era eso de esperar mientras se copiaban unas imágenes de una carpeta a otra.

En cuanto al precio, el modelo Pro se puede comprar por 1.400 euros aproximadamente. En Fnac por 1.449, concretamente.

Este modelo de Apple está, como habíamos ya dicho anteriormente, indicado para todos aquellos usuarios profesionales o semiprofesionales que tengan un nivel medio yendo hacia el alto. Las prestaciones están pensadas para este tipo de empleo y para ofrecer un rendimiento absolutamente impecable. Es por eso por lo que el precio asciende un poco más en este caso. ¿Qué podemos extraer en comparación con los dos modelos previos? Lo primero que el Pro es superior. Nos da una vida más larga y mejor, con una mayor potencia. Además, cuenta con la mayoría de las innovadoras tecnologías de sus compañeros, por lo que encontrar un punto débil es más bien complicado. Como única pega quizás la falta de énfasis en la estética. Sin embargo, ni siquiera llega esto a ser correcto totalmente. Evidentemente, no tiene tampoco las caprichosas peculiaridades del Macbook, pero únicamente afecta si el consumidor se preocupa por ellas. Volvemos a lo mismo: es el mejor, pero también el más caro. La elección recae en el comprador.

Macbook Pro 13 pulgadas 128 GB

Macbook Pro 15 pulgadas 256 GB

¿Cuál es el mejor portátil de Apple?

No es tarea sencilla responder a la pregunta. A efectos prácticos, el mejor portátil de Apple es el Macbook Pro. Tiene prestaciones superiores a las del modelo Macbook y Macbook Air, una mayor longevidad y un desempeño más potente. En realidad, se pueden crear incluso dos bloques: el Pro, por un lado; y el Macbook y Macbook Air, por otro. Estos dos últimos son más semejantes y se muestran, en cuanto a características, más lejanos del Pro. El modelo Macbook es una apuesta por la estética y por la belleza en la apariencia, algo que encarece el precio y que puede rentar o no dependiendo del usuario. Como alternativa, el modelo Air es más barato y, aunque no tan atractivo, es igual de práctico. Como recomendación, si te inclinas por el ámbito profesional, la mejor elección es un Pro. Por el contrario, si buscas algo más sencillo, un Air podría ser mucho mejor elección que el Macbook básicamente por el precio. Además, tengamos en cuenta que la diferencia de precios entre un Pro y un Macbook es de apenas 200 euros. Vale la pena, pues, hacer un esfuerzo y decantarse por el modelo Pro. Aún así, todo es cuestión de preferencias y puntos de vista de cada uno, por lo que el Macbook sí que puede ser la opción más adecuada para algunos.

En cualquier caso, comprar un ordenador de Apple es garantía de éxito y de futuro, sea cual sea la opción final. Es muy importante, eso sí, que a la hora de escoger nuestro futuro ordenador tengamos en cuenta las prestaciones que tiene y cómo puede afectar ello al uso que le queramos dar: disco duro competente, una RAM amplia, unos procesadores de alto rendimiento, una buena resolución en la pantalla y demás. Al fin y al cabo, realizar la compra sabiendo exactamente lo que nos ofrece el producto.

Si quieres recordar cuáles son las ventajas de los ordenadores Apple frente a los convencionales y qué es lo que debes saber para comprarte uno, lee este artículo en el que hablamos sobre ello. Seguro que te convences.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.