Juana de Vega defensora liberal

La escritora gallega falleció un día como hoy pero en 1872. Juana fue esposa desde 1821 del militar Espoz y Mina, al que acompañó durante su destierro a Inglaterra. Es autora de libros como Memorias del General Espoz y Mina, ó Historia interior de Palacio. A continuación repasamos su legado.

Juana nace el 7 de marzo de 1805 en La Coruña, fruto del matrimonio formado por D. Juan Antonio de la Vega y Dª María Josefa Martínez. De sus padres heredó el gusto por la cultura, ese gen combativo en defensa de los más desfavorecidos, y la lucha por las causas más justas desde el punto de vista político.

 

En 1821 contrae matrimonio con el general navarro Francisco Espoz y Mina, quien había estado luchando contra el ejército napoleónico y cuyas gestas se contaban con orgullo entre los españoles.

 

Con la llegada de Fernando VII al trono español, el matrimonio marchó hasta Inglaterra en 1823 para exiliarse., Allí permanecerían dos lustros. Juana que poseía un gran dominio del inglés hizo más llevadero este episodio para la pareja en tierras británicas. Ambos resuden allí hasta 1833.

 

La vida de Juana sufre varios golpes emocionales en pocos años. Primero fallece su madre en 1824, en 1836 se queda viuda de Espoz y Mina, y pocos años más tarde fallece también su progenitor. Por lo que Juana se queda como única heredera de la fortuna familiar.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Ante ésta nueva situación la gallega regresa a Coruña con el flamante título de Condesa de Espoz y Mina que el gobierno le había otorgado. En su casa de Coruña eran frecuentes las reuniones para la sociedad liberal de la ciudad, además la escritora mantuvo en uno de los cuartos el cadáver embalsamado de su marido, en el que frecuentemente se retiraba a orar y reflexionar.

 

Durante la regencia de Espartero hace las veces de nodriza para la futura Isabel II y su hermana Luisa Fernanda. Su designación para el cargo suscitó varias quejas, ya que a esas instancias solo accedían mujeres de la más alta cuna. De su experiencia en Palacio Juana se inspiraría para escribir sus propias memorias.

 

La Condesa de Espoz y Mina no perdió la ocasión para ejercer de autora también de las Memorias de Espoz y Mina, contando la vida y andanzas de su apuesto marido. La primera publicación de las memorias de Espoz y Mina data del año 1851.

 

Durante el brote de cólera de 1854, prestó su ayuda en la organización denominada Asociación de Señoras, centrada en el cuidado de los enfermos y la regencia del propio hospital. Su brillante labor la llevó a ganarse la distinción como Duquesa de la Caridad, algo que Juana se negó por su origen humilde.

 

Como dato curioso hay que recalcar que Juana debido a su interés por preservar la cultura actuó de mecenas en varias ocasiones. Primero lo hizo con un prometedor violinista navarro, de nombre Pablo de Sarasate, posteriormente se centró en financiar los Juegos Florales en 1861. El objetivo de este festival era el recuperar la identidad del idioma y costumbres propias de Galicia.

 

Juana, como gran impulsora y defensora de las causas civiles comenzó los trámites que acabarían fundando el Hospital Psiquiatrico en la localidad de Conjo, cerca de Santiago de Compostela. Asimismo tuvo el honor de ser nombrada Socia de Mérito, como premio por su fascinante labor en la Cruz Roja.

 

Falleció el 22 de junio de 1872, dejando sus bienes para establecer una fundación que sirviera de apoyo a los agricultores de la Coruña, que sigue funcionando en la actualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.