Descubre qué es un golpe de calor y los síntomas que genera. Además, te damos unas recomendaciones para evitar sufrirlo y para ayudar a que se pase.

Con la llegada del verano las temperaturas aumentan y el riesgo de padecer un golpe de calor o insolación también lo hace, en especial durante aquellos días más calurosos del verano en los que es posible que exista incluso una ola de calor. Pero, ¿en qué consiste un golpe de calor?

Qué es un golpe de calor

Un golpe de calor consiste en la elevación de la temperatura corporal central por encima de 40ºC y alteraciones del sistema nervioso como consecuencia de un fallo en el sistema termorregulador del cuerpo. La causa de esta alteración es la temperatura ambiental elevada y la consiguiente pérdida de agua y sales minerales por sudoración. El golpe de calor se presenta de dos formas principalmente: la clásica, que afecta principalmente a ancianos y personas con ciertas enfermedades, y la relacionada con actividades intensas, que afecta a personas sanas que realizan trabajos al aire libre o que hacen alguna actividad deportiva de alta intensidad.

El aumento de la temperatura corporal puede ser altamente dañino para las células del cuerpo si esta temperatura supera los 42ºC y puede llegar a una mortalidad de hasta el 70% en casos avanzados. Según N. Piñeiro Sande en el artículo “Golpe de Calor” de la Revista Científica de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, una temperatura corporal de 42ºC prolongada durante más de 45 minutos puede causar daños a nivel celular y de tejidos. Si la temperatura llega a los 49ºC bastaría con 5 minutos para que los órganos y las células del cuerpo comiencen a verse dañados por la temperatura.

Recomendaciones para evitar un golpe de calor

Beber agua u otras bebidas para hacer frente al calor – CC-by chispita_666

Síntomas de un golpe de calor

Sin embargo, antes de verse afectado por un golpe de calor es habitual que se pase por un estado anterior, el agotamiento o estrés por calor, donde una serie de síntomas van a poner sobre aviso que la persona está comenzando a verse afectada por el calor. Los síntomas principales causados por el calor son los siguientes y pueden no darse todos al mismo tiempo:

  • Calambres musculares.
  • Sequedad en la boca.
  • Sudoración excesiva.
  • Cansancio y debilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de estómago, náuseas, vómitos.
  • Hipotensión arterial, taquicardia, hiperventilación.
  • Alteraciones del comportamiento, delirio.
  • Mareos, confusión, desorientación o incluso desmayo.

CSL - Ventilador USB | ventilador de mesa / ventilador | PC / portátil | en negro

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Cómo tratar un golpe de calor

Si se comienzan a tener estos síntomas es importante actuar con rapidez para que no vaya a más. Habrá, por tanto, que tratar de disminuir la temperatura corporal e hidratarse. Para ello se recomienda descansar, si es posible en un lugar fresco, y beber agua o zumos y bebidas isotónicas diluidas en agua. Ni que decir tiene que las actividades físicas durante las horas de mayor insolación hay que evitarlas, sobretodo durante situaciones de ola de calor.

Refresacarse para evitar efectos adversos del calor

Consejos para evitar un golpe de calor – Imagen de dominio Público

En caso de que el enfermo presente síntomas más agudos y avanzados hay que disminuir la temperatura con otros medios más rápidos. La utilización de compresas o paños mojados con agua fría y aplicados sobre axilas, cuello, cabeza e ingles es un método eficaz para reducir la temperatura corporal del paciente. Otra idea es el uso de abanicos, u otros objetos para abanicar al afectado por el calor, habiendo mojado previamente al enfermo. De esta forma se consigue que la temperatura se reduzca progresivamente y se evite que el golpe de calor vaya a más. Una vez que los síntomas mejoren es recomendable que el afectado acuda al servicio médico para que le realicen una exploración. En cualquier caso y si los síntomas no se pasan o son severos hay que llamar a una ambulancia para que los equipos de emergencia se hagan cargo de la situación lo antes posible.

Precauciones para evitar un golpe de calor

Antes de llegar a este punto se pueden tomar una serie de precauciones para evitar el golpe de calor que incluyen:

  • Evitar, cómo se ha comentado anteriormente, hacer ejercicio durante las horas de mayor insolación. Esto es especialmente importante durante los días más calurosos y durante las olas de calor.
  • Beber sin esperar a tener sed evitando bebidas con cafeína o muy azucaradas.
  • Ducharse con agua fresca.
  • Realizar comidas ligeras para reponer minerales. No se recomiendan las comidas abundantes. Algunas ideas para estos días de verano son ensaladas, verduras, gazpacho o frutas.
  • En casa, bajar las persianas sobretodo durante las horas de más calor y si se dispone de ventiladores o aire acondicionado usarlo.
  • Si se tiene que salir al exterior protegerse contra el Sol con sombreros o gorras, gafas de sol y ropa ligera de color claro, así como calzado cómodo y que transpire.
  • Prestar especial atención a los niños y personas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.