Gemas de Marte podrían revelar vida extraterrestre

Científicos de la Universidad de Glasgow en Inglaterra han descubierto vestigios de ópalo en el interior de un meteorito que llegó a nuestro planeta en 1911 proveniente de Marte. Se trata de los restos de una gema que podrían ofrecer evidencias de vida extraterrestre en el planeta rojo.

Ópalo de fuego y la vida extraterrestre

La piedra preciosa en cuestión es el llamado “ópalo de fuego” debido a su color naranja, amarillo y rojizo intenso. Es un descubrimiento relevante no solo por la posibilidad de que incluya fósiles, sino además porque este mineral aparece en la Tierra alrededor de fuentes de aguas termales donde abunda la vida microbiana. Todo ello ha sido reportado en un artículo de la publicación ‘Meteoritics and Planetary Science’. Los científicos piensan que este hallazgo podría ser valioso para la investigación astrobiológica del porvenir, en especial en la búsqueda de formas de vida en Marte.

Microbios en el ópalo marciano

Martín Lee, principal responsable de este estudio, comentó al diario ‘Daily Mail’ en una entrevista que, los microbios pueden desarrollarse sin problemas cerca de las aguas termales, y materiales geológicos como el ópalo pueden atrapar y conservar a estas formas de vida microbiana a lo largo de millones de años. Los especialistas consiguieron hallar estos pequeños vestigios de ópalo con la ayuda de un poderoso microscopio de barrido. Es un mineral que surgió de la interacción del agua de Marte con el sílice presente dentro del meteorito.

Gracias al trabajo científico de Lee y su equipo de expertos, se logró comprobar por primera ocasión la presencia de ópalos en el planeta Marte. Las huellas de esta gema presentes en un meteorito llegado del planeta rojo, serán de gran apoyo para futuras investigaciones astronáuticas encaminadas a la búsqueda de vida en el territorio marciano.

Meteoritos, gemas y microbios extraterrestres

Los científicos hallaron los restos de ópalo en una porción de 1.7 gramos del meteorito denominado como Nakhla, el cual fue prestado por el Museo de Historia Natural de Londres. El meteorito lleva este nombre por ser Nakhla la comunidad egipcia donde cayó en nuestro planeta en 1911. La roca espacial cayó luego de millones de años de ser expulsada de Marte por algún gran impacto acontecido en el planeta rojo, evento del cual no se tienen mayores referencias.

Vida microbiana extraterrestre y gemas preciosas

Lee destaca la relevancia de su investigación por dos aspectos en especial. El primero está relacionado con la cabal confirmación de que existen en Marte depósitos de ópalo y el segundo por el hecho de que en nuestro planeta ópalos de esta clase por lo general se forman alrededor de fuentes naturales de agua caliente.

Precisamente la vida microbiana tiende a formarse en estas fuentes termales y el ópalo es un mineral capaz de mantener atrapados y conservar a esos microbios durante mucho tiempo, incluso millones de años. De manera que, desde la perspectiva de Lee, si existieran estas formas de vida microbiana en Marte, podrían hallarse preservadas en ópalos de la superficie del planeta rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.