Fruta de temporada para el invierno

La estación más fría del año nos trae cítricos -fuente de vitamina c- caquis, manzanas, fresas y peras entre otros. Según la OMS, la cantidad recomendable es de cinco piezas al día, pero más del 60 por ciento de los jóvenes españoles no las consume habitualmente

Con la llegada del invierno las fruterías mudan sus colores: los melones y las sandías van desapareciendo y en su lugar nos encontramos con granadas y kiwis. El Ministerio de Agricultura recomienda el consumo de la fruta de temporada y nos recuerda la gran variedad que podemos consumir entre diciembre y febrero: desde el caqui -fuente de calcio, hierro y magnesio, según un estudio reciente de la Universidad de Valencia- pasando por la chirimoya, la granada, el kiwi, el mango, la manzana y la pera y continuando con los más dulces como el plátano, la fresa y la uva. Pero sin duda los grandes protagonistas del invierno son los cítricos -repletos de vitamina c- estos meses podremos disfrutar a placer de limones, mandarinas, naranjas y pomelos. A bocados, en tartas o en zumos, cualquier opción es buena para beneficiarnos de sus nutrientes:

La falta de vegetales, entre los 10 principales factores de riesgo de muerte

Un preciado regalo que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no parece estar muy valorado: este organismo calcula que la ingesta insuficiente de fruta y verdura causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales. Igualmente, estima que su consumo podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año, lo que convierte la falta de vegetales en uno de los diez factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial.

Si nos centramos sólo en España, los datos no mejoran, la Encuesta Nacional de Salud (2011-2012) alerta de que hasta un 63% de los jóvenes no consume frutas u hortalizas a diario, seguidos por los adultos, con entre un 54% y un 56%. Únicamente un 37,8% de la población ingiere cada día la cantidad recomendada. Todo ello a pesar de ser uno de los pilares de la dieta mediterránea, considerada desde 2010 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Mejor de diferentes colores

Según la OMS, la cifra adecuada de fruta y verdura son 400 gramos diarios, lo que viene a equivaler a unas cinco piezas diferentes. Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hace hincapié en que no sólo es importante la cantidad, sino también la variedad de colores, ya que cada color de fruta aporta vitaminas diferentes: “La mejor recomendación es diversificar lo más posible la alimentación”, explica William D. Clay, Jefe del Servicio de Programas de Nutrición de la FAO. Este organismo agrupa los vegetales en cinco grandes grupos según sus colores: rojo (cerezas, remolacha, tomates…), naranja/amarillo (albaricoques, zanahoria, mango, piña…), verde (aguacate, kiwi, pepino…), azul/morado (uvas, ciruelas, arándanos…) y blanco (cebolla, puerro, cebollines, etc).

Los expertos insisten en la importancia del consumo de fruta y las estadísticas alertan sobre lo mucho que escasean en nuestra dieta. Está en nuestras manos que las futuras encuestas reflejen un cambio saludable en nuestros hábitos alimenticios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.