Finlandia, el país de los mil lagos

Finlandia es un país en el norte de Europa anclado entre Rusia, Noruega y Suecia, en la península Escandinava y bañado por el mar Báltico. Tiene poco menos de seis millones de habitantes y su idioma es completamente distinto al resto de las lenguas europeas dadas sus raíces fino-húngaras. Es uno de los países más desconocidos de Europa, pero uno de los más bellos. Finlandia es algo más que Nokia y las saunas. Y el invierno, si se está dispuesto a afrontar las temperaturas, la nieve y la oscuridad, puede ser uno de los momentos más mágicos para visitar este país.

¿Por qué visitar ahora Finlandia?

Calle en Helsinki, por jaripepe en pixabay.

Finlandia está de aniversario. El 6 de Diciembre de 1917, se independizó de Rusia. Es un país joven de 100 años, pero orgulloso de su historia, de sus raíces y de sus costumbres. Este cumpleaños lo están celebrando con especial alegría y a través de todo el país hay festejos, conciertos y mucha animación. Ese mismo día, el Presidente organiza una cena y baile donde acuden altos mandatarios, gente encomiable y celebridades del país. Asimismo, es muy común ver en el alféizar de cada ventana dos velas a partir de las seis de la tarde, y los monumentos se teñirán de azul y blanco en honor a la bandera. Esta fecha tan señalada se junta con el comienzo de las festividades navideñas y la época oscura donde es muy fácil ver auroras boreales.

Planes, actividades y visitas.

Qué hacer, dónde ir… preguntas que lógicamente se hace todo turista. He aquí unas cuantas propuestas.

 

Catedral de Helsinki al atardecer, por Angelo_Giordano en Pixabay.

Helsinki, la hija del Báltico.

Así se conoce a la capital finesa (Itämeren tytär, en el idioma patrio). Este año las festividades de la independencia se centran aquí. En Helsinki encontramos todo lo que queramos encontrar, es una ciudad pequeña pero que tiene de todo. La naturaleza está a un paso de la ciudad, al igual que cientos de islas adonde incluso se puede ir. Hay arquitectura única, siendo Alvar Aalto uno de sus grandes representantes. Finlandia-talo es una de sus creaciones, a orillas del lago central de la ciudad, Töölönlähti. Arquitectura igual de especial en las pintorescas casas del barrio Eira. Estupendas también la estación de tren, el teatro nacional o las catedrales Uspenski o la Helsingin tuomiokirkko en la Plaza del Senado, conocida en español como la Catedral de Helsinki, famosa por sobresalir en el horizonte con su figura blanca y la cúpula aguamarina. Dignas de visitar lo son Kauppatori, la plaza del mercado donde incluso en invierno llevan comida fresca (especial mención a las bayas), la fortaleza de Suomenlinna, el Parque de la Esplanada junto a Kauppatori y el acogedor y bonito restaurante Kapelli, y para las compras, el centro comercial Stockmann. Helsinki además es una capital puntera en diseño, y cuenta con una buena selección de actividades culturales y de museos, entre ellos se pueden resaltar el Ateneum, o el de Arte Contemporáneo. Un plan original  poco mencionado es nadar en Yrjönkatu en un pabellón de natación que data de 1920.

Como punto final a Helsinki, en esta época es donde más se encuentran mercadillos navideños.

 

El centro, este y oeste, los grandísimos desconocidos.

Zonas de largas carreteras, naturaleza salvaje donde abundan los osos, los renos, los alces, los lobos o las águilas por ejemplo, y una vasta área salpicada por miles de lagos, es lo que encontramos en la zona central de Finlandia, donde la ciudad de Kuopio es una de las más sobresalientes con su Torre de Puijo, lugar desde el cual se pueden admirar las vistas de los alrededores. Allí es donde vivir una de las experiencias más finlandesas de todas, en una cabaña con sauna. Los finlandeses, sobre todo en verano, pasan de la sauna y su asfixiante temperatura, a zambullirse en el lago, y después toman una cerveza y alguna comida típica en el porche; aunque en invierno siguen zambulléndose en el agua helada o revolcándose en la nieve después de la sauna, no es necesario imitarlos. Ahora en las épocas más frías es común que después se reúnan junto a una chimenea. Esta etapa en Finlandia, la invernal, es perfecta para patinar o pescar en el hielo, esquiar o practicar snowboard.

Ciudad nevada de Finlandia, por finmiki en pixabay.

Joensuu (la capital de la región de Carelia), Tampere, Savonlinna al lado del lago Saimaa y con su castillo medieval de Olavinlinna, Kouvola donde se encuentra el Parque Nacional Repovesi, Jyväskylä, Hämeenlinna donde nació el famoso compositor Jean Sibelius, Mikkeli con sus cruceros y mansiones, o Lappeenranta con sus balnearios. Turku, o Naantali donde se puede visitar un parque dedicado a los muñecos Los Moomin. Todas esas ciudades son parte de la experiencia finlandesa, y una gran parte de su cultura y allá donde vivir sus tradiciones. También, cómo no, está Nokia, lugar de nacimiento de la marca y firma tecnológica.

 

El salvaje norte, Laponia.

Lugar inhóspito cubierto por la nieve permanentemente de Octubre a Abril por norma general y donde en invierno no llega a haber más de dos horas de luz solar al día en el mejor de los casos (llamado Kaamos), en contraste con el verano, donde existe el fenómeno llamado Sol de Medianoche. Tierra de la también rica cultura de Los Sami, un pueblo indígena que puebla igualmente el norte de Noruega, Suecia y Rusia.

La villa de Santa Claus se encuentra en Rovaniemi, un lugar estupendo y mágico tanto para niños como adultos donde se puede llegar a conocer a Papá Noel en persona y charlar unos minutos con él, así como con sus ayudantes.

Paseo en trineo tirado por perros husky, por adege en pixabay.

Una actividad famosa en Laponia son los viajes en trineo con huskies, o con renos, o pasar las noches en los hoteles donde uno puede dormirse bajo el espectáculo de las auroras boreales bajo el confort de una cama y calefacción como en el Kakslauttanen Artic Resort en Saariselkä.

Los viajes en el golfo de Botnia cuando el agua está congelada en rompehielos, donde se puede bajar a veces al hielo.

Aparte de todo esto ya mencionado, la gastronomía finesa es rica y variada, donde se mezcla la carne, la patata y las hortalizas y verduras invernales, las bayas y el pescado tanto de agua dulce como salada. El vino caliente y especiado, glögi, es popular. Comprar alcohol es caro y no se suele encontrar en tiendas, salvo en la especializada Alko. Es importante recordar las costumbres típicas y sociales de los nativos, como quitarse los zapatos antes de entrar en las casas y respetar los saludos que suelen ser un apretón de manos y nada de dos besos. El respeto igualmente es importante para ellos y no les incómoda el silencio en una conversación. La mayoría de fineses, sobre todo los jóvenes, dominan el inglés. Tienen fama de reservados y en ocasiones antipáticos, pero nada más lejos de la realidad: tienen un alto sentido de la hospitalidad y una vez pasada la primera barrera del primer contacto suelen ser abiertos y cálidos.

 

Con todo esto, ¿a qué esperas para hacer la maleta e ir a descubrir Finlandia?
Tervetuloa Suomeen!/¡Bienvenidos/as a Finlandia! Viaja a Finlandia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.