Entrevista a Rocío de Isasa, editora de Maeva

Los libros nos ayudan a soñar, adentrarnos en temas desconocidos, viajar por lugares exóticos, transportarnos en el tiempo o vivir el amor y el desamor, entre muchas otras cosas. Y los encargados de hacernos sentir todas esas emociones además de los escritores, que son realmente los grandes artífices de esas obras, también son los editores que intentan buscar las mejores historias para luego publicarlas en sus diferentes colecciones. Rocío de Isasa es uno de ellos, pues es editora de las novelas del verano de la Editorial Maeva, de Maeva young y de ebooks. Y en Galakia hemos tenido la gran suerte de conocerla un poco más y saber algunos detalles de su profesión gracias a esta interesante entrevista que nos ha concedido.

Entrevista a Rocío de Isasa, editora de Maeva

Rocío de Isasa, editora de Maeva

¿Cómo llega Rocío de Isasa a convertirse en editora? ¿Porque ya le viene de familia o por pura vocación?

Mi padre y varios de mis tíos, además de mi abuelo, eran y son médicos, pero la verdad es que nunca me sentí demasiado atraída por la medicina. A mí lo que me gustaba era leer, me encantaba hacerle preguntas sobre su trabajo como editor a otro de mis tíos, que trabajaba en SM. Recuerdo perfectamente el día que me trajo una caja entera de los primeros títulos de la estupenda colección Gran Angular. Creo que fue uno de los momentos más felices de mi infancia. De hecho, sigo teniendo todos los libros, y más que fui comprando y que ahora he colocado en la estantería del cuarto de mis hijos. Con la idea de seguir sus pasos, elegí letras en el instituto, y luego me licencié en periodismo, y estudié dos cursos de filología hispánica. Empecé a trabajar en la revista Delibros, de ahí pasé a montar con dos amigas una agencia de comunicación especializada en temas culturales, y luego vino una larga etapa como jefa de prensa en Siruela. Tras un parón de dos años, que pasé en Praga, donde estuve como becaria en la Embajada de España, regresé y empecé a trabajar como editora en Lengua de Trapo. Cuatro años después, me llamaron de Maeva y aquí sigo.

Como buena editora, a la fuerza tienes que ser también una gran lectora. ¿Cuál es el género con el que más disfrutas?

Sí, es imprescindible, sino sería una agonía de trabajo. El género que más me gusta es el de novela negra.

En tu profesión de editora, ¿ha habido alguna novela que te haya marcado de alguna manera? Y si es así, ¿por qué?

Entre tonos de gris fue una novela que contratamos sin que el éxito que iba a tener fuera nada obvio. ¿Una historia sobre los gulags estalinistas de los países bálticos contada por una niña de 12 años? Pero nos arriesgamos y tuvimos mucho éxito.

Gracias, entre otras cosas, a la magnífica guía de lectura del profesor de historia Iñaki Mendoza, la novela ha entrado en muchos colegios y ha servido para explicar a nuestros estudiantes un terrible episodio de la historia de Europa, muy desconocido para ellos y para muchos adultos, entre los que me incluyo. Acompañar a su autora, Ruta Sepetys, a los encuentros con estudiantes en su último viaje a España, ha sido una de las cosas más emocionantes y hermosas que he hecho como editora.

Como lectora de autores franceses y conocedora del sector galo, sé que goza de buena salud porque todos los trabajadores trabajan (valga la redundancia) unidos en beneficio común, desde el editor al librero. ¿Crees que en España también se ha empezado ya a trabajar en este sentido o hay todavía mucho por hacer?

En lo que al sector se refiere, creo que aún hay mucho por hacer. Pero hay muchas editoriales, entre ellas, Maeva, que tratan de trabajar codo con codo con el librero. De hecho, una de nuestras apuestas para el próximo otoño, Mañana, si Dios y el diablo quieren, es una recomendación de un librero de Castellón.

En nuestro país, en comparación con otros, la lectura no es nuestro fuerte y, aunque cada vez hay más gente que lee, las cifras que se desprenden de algunos estudios son bastante desalentadoras. Desde tu punto de vista como editora, ¿cómo se podría fomentar la lectura?

Las cifras son desoladoras. Si queremos un país fuerte, no solo necesitamos reducir el déficit, necesitamos más educación y más formación, y eso pasa entre otras cosas porque la gente lea más. Creo que el fomento de la lectura en España hay que enfocarlo desde todos los frentes, debería ser algo transversal. Por ejemplo, que los pediatras incluyan entre sus prescripciones de una dieta sana que los niños lean; que los libros estén más visibles en las calles (por ejemplo, en Austria hay pequeños módulos con libros y revistas para coger prestados en la mayoría de los pueblos); más apoyo institucional a proyectos como el fantástico premio Mandarache, las casas lectoras de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez o el Festival Letras y Fútbol de la Fundación Athletic de Bilbao…. Se podrían hacer muchas cosas. Solo hace falta voluntad y, por desgracia, el fomento de la lectura no está entre las prioridades de los gobiernos que concurren a las próximas elecciones.

Como lectora, creo que una novela tiene que llegar al lector, hacer que la gente vibre, sienta, se emocione. Pero tú, ¿Qué otras características tienes en cuenta para decidir si optas por publicar o no un libro?

Primero nos tenemos que emocionar nosotros. Solo publicamos entre 25 y 30 libros al año, y los tenemos que defender con muchísima pasión, ya que se sigue publicando mucho. Y luego tenemos que ver si encaja en nuestro catálogo, y si tenemos “herramientas” para que nuestro equipo comercial y nuestra red puedan hacer un buen trabajo y llegar al máximo número de lectores.

Rocío de Isasa, con una trayectoria envidiable, seguro que habrá leído infinidad de novelas y habrá decidido cuáles encajan en la editorial y cuáles no, y por cuáles decantarse. ¿Te ha pasado alguna vez que se te haya escapado un buen libro por la razón que fuera?

Sí, algunos, bien porque finalmente vimos que no encajaban, porque la oferta de otra editorial era mejor, porque de repente el agente desapareció del mapa… (Increíble, pero con un libro que quiero rescatar me está pasando).

Editas novelas para el verano, para Maeva Young, también ebooks. Un formato este último que parece que está superando al papel. ¿Qué opinas? ¿Convivirán los libros de papel y el ebook o, por el contrario, el libro impreso acabará desapareciendo?

Sí, convivirán. Algunos lectores prefieren el ebook, otros solo leen en papel, y otros, dependiendo del momento, eligen un formato u otro.

Y siguiendo un poco con la pregunta anterior, al ser editora de novelas para el verano, ¿podrías decirnos brevemente qué es lo que te llamó la atención de cada una de ellas y qué te convenció para que Maeva las publicara?

El hostal de las ilusiones es una novela que te llena de inspiración y que te hace seguir adelante.

 

La estela de los perfumes es una novela llena de ganas de vivir.

Antes de la tormenta te lleva de viaje por todo el siglo XX a través de una fabulosa saga familiar.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Con El efecto Marcus de Jussi Adler-Olsen me volvió a demostrar el increíble talento literario que tiene.

Quien siembra vientos recoge tempestades. Nele Neuhaus teje unas tramas policiacas apasionantes.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

El domador de leones. A pesar de ser el noveno título de una serie y de tener que ceñirse a un mismo escenario y personajes, Camilla Läckberg consigue una novela redonda y muy original.

Quizá a alguno de nuestros lectores le fascine la idea de trabajar como lector editorial, e incluso como editor. ¿Qué características tendría que reunir? ¿Y cuáles son los pasos que debería dar?

Leer mucho, escribir a las editoriales proponiendo autores, correcciones, traducciones, hacer algún curso o máster, y, aunque el sector está muy difícil, no desesperar.

Supongamos que un escritor quiere publicar con Maeva porque echa un vistazo a vuestro catálogo y por la temática de su novela cree que puede encajar con vuestra editorial, os envía la sinopsis y los dos capítulos, tal como indicáis en vuestra web. ¿Cuáles son los siguientes pasos?

Hacemos acuse de recibo, leemos esos primeros capítulos y, si vemos que tiene posibilidades, pedimos el manuscrito completo. Tardamos en contestar, (lamentablemente, debido al exceso de trabajo) pero respondemos siempre en un sentido u otro.

Maeva, aunque tiene varios autores españoles, trabaja mucho con traducciones. Llama la atención, sobre todo en la línea de Maeva Young, que apenas hay autores españoles. ¿Hay pocos escritores españoles para el público joven?

No, hay muchos, es un género muy fuerte. Tenemos un primer proyecto de un autor español para el próximo año dirigido a primeros lectores. Ya os contaré, ¡aún tenemos la masa en preparación!

Y para finalizar esta entrevista, ¿hay alguna novela en concreto que le haya dado más satisfacciones que otras a Rocío de Isasa?

Bueno, yo creo que, como he dicho, Entre tonos de gris es la novela que más me ha impactado como editora. Y como lectora, la lista es muy larga y muy diversa: Guerra y paz (a pesar de estar en Vietnam, no podía dejar de leer); El amo de Seijala de Héléne Vallée (que me ayudó a adquirir conciencia de la globalidad); Momo, del siempre increíble Michael Ende (la novela más delicada que nunca he leído); Nubosidad variable, de Carmen Martín Gaite (me curó un desengaño amoroso); todos los libros de Wodehouse y Philip Kerr (imprescindibles para un momento de bajón)… .

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.