‘Elisa antes del fin del mundo’, de Juan Antonio de la Riva

Elisa antes del fin del mundo es una película de 1997, dirigida por el mexicano, Juan Antonio de la Riva, y escrita por Paula Markovitch. Nominada al premio Ariel en su año, este film nos relata los problemas sociales y familiares desde el punto de vista de una niña.

Sinópsis de Elisa antes del fin del mundo

Elisa (Sherlyn Gonzáles) es una niña de nueve años quien ya se expresa y habla como todo un adulto aunque, a su vez, está sumergida en fantasías de niños y obsesionada con la idea de que, cuando llegue el fin del mundo, solo quedarán cucarachas para comer.

Empeñada en querer ayudar a su familia a salir de la crisis financiera, Elisa y sus dos amigos, Paco y Miguel, idearán un plan para deshacerse de aquellas deudas que no les dejan vivir.

Elisa antes del fin del mundo, un drama y crítica social

Primero que nada, hay que entender que Elisa antes del fin del mundo es una película noventera del cine mexicano, y esto se nota en algunos problemas de dirección y de sonido. Su director, Juan Antonio de la Riva, ya era conocido por haber ganado algunos premios con sus anteriores trabajos y cortometrajes, lo cual se verá reflejado en esta cinta.

Sin ser su Opera Prima, esta película tiene ciertos aspectos parecidos a un cortometraje, o al menos, es la sensación que da. Llegando solo a los 80 minutos de duración, la película se centra en los pensamientos e inquietudes de una niña de nueve años (que me recuerda un poco a la curiosa Alicia en el País de las Maravillas) quien parece entender su entorno sin entender el contexto real de las cosas.

Elisa, la protagonista, es una niña de clase media que se expresa como un adulto quejica y quien pretende entender el porqué la crisis financiera afectó a su familia después del despido de su padre en el trabajo. Primero que nada, entendamos que esto es un reflejo de la crisis financiera que azotó a México en 1994, llamada de forma popular, ‘el error de Diciembre’. Siendo esto un problema real que afectó a miles de personas, Elisa se cuestiona los problemas del mundo desde la azotea de su edificio junto a su vecino, Miguel (Imanol Goenaga), quien pertenece a una clase privilegiada, y quien no se identifica con los problemas que ella dice.

Elisa

Elisa y Miguel, image by bivoverasllfilm

La niña recolecta cucarachas ya que su padre le dijo que las cucarachas sobrevivirán incluso, cuando llegue el fin del mundo, y, probablemente, será lo único que tendremos para comer. Elisa se lo toma al pie de la letra, repitiendo todo aquello que su padre dice y se queja del sistema. Obviamente, las cucarachas tienen un simbolismo en la película que va más allá. Las cucarachas somos nosotros, la humanidad en sí, y a la vez, son animales que, en efecto, sobrevivirán a nosotros y nuestros problemas.

Usando la paradoja clave de: “A su familia les fue mal, desde que les empezó a ir bien” una frase muy usada en el neoliberalismo mexicano, la niña busca una forma de solucionar los problemas de su familia, puesto que su padre vive hundido en la miseria (no solo económica, sino emocional), y su madre (Susana Zabaleta) se la pasa ocultando estas cosas delante de la gente para guardar su estatus social. Es así como los niños conocerán a un niño más mayor que ellos; Paco. Paco es un niño de la clase baja, quien entiende mejor de problemas bajo  ‘ley de la calle’, y quien repite todo lo que su hermano le enseñaba, a quien llaman, El Rey. Juntos, decidirán que la mejor idea para tener dinero rápido es, robando un banco.

Elisa

La pistola de Paco, image by buzzfeed

La película está narrada desde el punto de vista de estos tres niños, con su diferencia de edad y clases sociales, para responder a un mundo adulto que es sombrío, problemático, sarcástico, y bajo cierto humor negro. La dirección se complementa al guión gracias a sus secuencias sostenidas (en las que tarda en haber un corte) y que nos mete más en los diálogos de los niños y lo que pretenden hacer. Después de todo, los adultos no se dan cuenta de cómo transmiten la información y sus problemas a sus propios hijos quienes, aunque parezca que no entienden, se les quedan grabadas muchas cosas y las repiten a otros niños, además de sentirse culpables a los problemas del adulto y el porqué el adulto está enojado y se los transmite con actitudes en casa. Básicamente, la pregunta de: ¿qué le estamos enseñando a nuestros hijos?. Un niño no es capaz de entender muchos problemas de los adultos, y su idea de moral puede verse nublada sin un guía adecuado. Por si fuera poco, nos enseñan todas aquellas cosas que los niños ven en la tele, bueno, en este caso, los niños mexicanos de la peli, o sea, viendo dramas de telenovela (donde además se intensifica la violencia), y luego, educándose viendo pelis sobre robos (para saber a qué se enfrentan).

La verdad, la historia está bien creada y pensada, es un tema ligero, y me parece que deja al espectador con una reflexión después de su trágico final. Es como una fábula donde se enfrenta la inocencia y la suciedad del mundo, el niño no contra el adulto sino pretendiendo ser adulto para intentar ayudar, y a así, tomando decisiones extremas que los llevan por el mal camino aunque crean que están haciendo lo correcto. Para mí, una peli adelantada para lo que el cine mexicano estaba mostrando en su momento, bajo una premisa sencilla pero interesante, y los códigos de un cine ‘indie’ del que nadie hablaba en el país en sí.

Elisa antes del fin del mundo es un claro ejemplo de que México también producía guiones que no solo trataban de violencia, corrupción, sexo, política, o comedias sexistas, de los años 90. Para bien o para mal, es una película que aunque tiene algunos fallos en formalidades, representó mucho en un cine más independiente. Vale la pena echarle un vistazo.

Elisa

Elisa lamiendo una cucaracha, image by cinemexicano

Aquí, un breve clip de la peli:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.