Cómo elegir tu base de maquillaje

Elegir una base de maquillaje puede resultar algo complicado si no tenemos mucho conocimiento para hacer una buena elección.

Pasa lo mismo cuando no sabemos bien qué tono es el que mejor va con nuestra piel, y terminamos por comprar uno que luego no es el que esperábamos o no nos sienta bien.

Aquí veremos unos consejos para hacer de nuestra elección más fácil y adecuada.

Antes que nada, primero necesitas saber qué tipo de piel tienes (seca, sensible, mixta, grasa) para así poder elegir la base de maquillaje que mejor convenga a tu piel.

Habrá que tomar en cuenta en qué estado se encuentra tu piel (si tiene rojeces, manchas, granitos…) y que tipo de cobertura buscas.

Sabiendo esto, puedes pasar a elegir lo que tu piel necesita.

Tipos de texturas en el maquillaje:

Fluida.

Tiene una textura líquida medio densa.

Da un acabado natural aunque no son de las que más imperfecciones cubre. Son ideales para llevar durante el día, y aún mejor si las compras libres de aceites.

 

Mousse.

Textura que pasa a ser tipo espuma gracias a su difusor.

Es de tipo ligera y se recomienda a pieles jóvenes que quieren cubrir imperfecciones.

 

Emoliente.

Son las que se recomiendan a pieles secas.

Sus compuestos grasos son ideales para estos casos.

 

Crema.

Es fácil de untar ya que se trata de una emulsión de agua en aceite.

Puedes controlar su cobertura y cubre bien las imperfecciones.

Es ideal para pieles maduras o para llevar de noche, puesto que es densa y da cobertura uniforme.

No se recomienda para aquellas personas que no les gusta ‘sentir que van muy maquilladas’.

 

Compacto o Barra.

Hoy en día se trata de un producto ligero, fácil de untar, y con cobertura máxima.

No se recomienda a pieles grasosas puesto que se elabora con una alta porción de aceites y cera.  Son buenas para cubrir rojeces, venitas, y problemas de pigmentación.

 

Polvo.

La mejor opción para pieles grasas o con grasa en la zona T. Ayudan a deshacernos de brillos, piel grasosa, y dar una cobertura sutil y rápida.

Es ideal para darse retoques en cualquier momento. Puede dar un efecto satinado y que no reseque. También es útil para las que gustan de verse más natural.

 

maquillaje

Maquillaje fluido, image by pinterest

 

Tipos de acabado:

Hidratante. Llevan sustancias nutritivas para hidratar la piel, como glicerina, vitamina E, aceites vegetales, etc. Ideales para pieles secas. En esta línea entran las BB Cream.

 

Matificadora. Si tu piel es mixta o grasa, lo ideal es tener una base de maquillaje con un acabado mate para deshacernos de los brillos.

Son perfectas si buscas algo de larga duración, y mejor si hay libres de aceite.

 

Iluminadora. Hay rostros castigados, secos, y apagados.

Las bases iluminadoras contienen activos exfoliantes y aclarantes como la vitamina C y ácidos alfa hidróxidos (AHA). Veras como tu rostro queda más vivo y brillante.

 

Rejuvenecedora. Son las que llevan efecto lifting o antiaging.

Llevan componentes como ácido hialurónico, colágeno, y ceramidas. Evitan la flacidez y proporcionan buena cobertura.

 

Cómo elegir tu tono de maquillaje:

Elegir tu tono de maquillaje es escencial, sobre todo porque es lo que hará que el maquillaje pase desapercibido o se vea más natural.

Hay que buscar un tono que se asemeje a nuestro tipo de piel, o sea, que sea fácil que se funda con ella e iguale nuestro rostro en un tono similar al resto.

Curiosamente, la gente tiende a hacerse pruebas usando la parte externa de la mano, la parte interna de la muñeca, o el propio rostro. Esto no es lo correcto.

Esas partes de la piel no se asemejan, y aplicar un maquillaje en el rostro puede ser malo para la piel si no sabes de qué está compuesto.

Lo que hay que hacer es probar el maquillaje sobre tu cuello y difuminarlo.

No olvides preparar tu rostro antes de maquillarlo, ya sea hidratándolo, aplicando una primer, o usando correctores, o simplemente lavarlo antes de.

Para elegir tu tono, es importante saber que los tonos de piel se dividen en tres tipos: rosé, beige, y doré.

maquillaje

Tonos de maquillaje, image by pinterest

Cada grupo tiene su tipo de rasgos:

Pieles tipo rosé o frías.

Tez. Tipo clara, pálida, o rosada.

Pelo. Negro, oscuro, marrones, castaños, rubios, y pelirrojos.

Ojos. Cualquiera.

 

Pieles tipo beige o cálidas.

Tez. Tirando a amarillo u oliva.

Pelo. Oscuro.

Ojos. Oscuro o miel.

 

Pieles tipo doré o morena.

Tez. Tonos dorados o chocolate.

Pelo. Oscuro.

Ojos. Oscuro y marrones claro.

 

maquillaje

Image by Pinterest

 

Hay una amplia gama en tonos para todo tipo de pieles. Y ya sabiendo a cual perteneces, no dudes en probar y aplicar hasta encontrar el tono que mejor se asemeje a tu piel y que se difumine bien con ella.

No olvides aplicar las bases con algún tipo de brocha, de ser posible. Y mejor colocar una cantidad de ello sobre tu mano (como un lienzo) y de ahí aplicarla, más no directamente en el rostro.

Para aligerar tu base o darle un toque más ‘natural’, siempre puedes mezclarla con unas gotitas de crema hidratante de rostro.

Si el maquillaje te queda muy denso o tipo ‘masacote’ en la cara, usa tu brocha y muévela de izquierda a derecha por todo el rostro y verás como se va aligerando sin perder cobertura.

Os dejo con un enlace a cómo aplicar tu base de maquillaje y hacer que dure más:

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Maybelline Fit Me Foundation (250 Sun Beige) 30ml

Amazon España: EUR 12,99

Amazon Reino Unido: £8.49

Amazon Estados Unidos: $20.12

Maybelline Fit Me! Pressed Powder 120 Classic Ivory

Amazon España: EUR 5,30

Amazon Reino Unido: £5.87

Amazon Estados Unidos: $14.90

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *