Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina proponemos una ruta por el Valle del Tiétar, comarca de abundante vegetación y fauna variopinta, ideal para el descanso o para el senderismo. Todo bajo la protección de la Sierra de Gredos.

Valle del Tiétar, pueblos y senderismo para amantes de la naturaleza

De ruta por el Valle del Tiétar. Imagen by Pnacar.

Castaños, olivos, pinares; reptiles, mamíferos, aves; pueblos testigos de la historia, monumentos, ermitas y una gastronomía mezcla de la cocina extremeña y castellana convierten al Valle del Tiétar en un paraíso vacacional para los amantes de la naturaleza.

Esta comarca del sur de Ávila (a menos de dos horas en coche desde Madrid) posee en los meses de marzo y abril (coincidiendo con la Semana Santa de este año, del 29 de marzo al 6 de abril) una estampa preciosa: la floración de los cerezos en flor que llenan de blanco las laderas de los municipios de El Hornillo y El Arenal.

Hay cerezos hasta los 1.200 metros de altitud aunque la “explosión blanca” sólo puede disfrutarse unos días. Los cerezos llegaron a la comarca en el siglo XIX; después de plantarlos, muchos de los ganaderos de entonces cambiaron de profesión y se convirtieron en agricultores. En la actualidad se cultivan alrededor de 50 tipos de cerezas. Además, las condiciones climáticas de estos municipios permiten el cultivo de frutas y verduras ocho meses al año.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Valle del Tiétar, pueblos y alrededores

En la comarca madrileña de San Martín de Valdeiglesias se encuentra el Castillo de la Coracera, residencia de Isabel la Católica tras ser nombrada heredera de Castilla. Actualmente, el castillo, varias veces restaurado, alberga exposiciones y ferias de artesanía. Otro de sus habitantes ilustres fue Álvaro de Luna, noble castellano juzgado por robo y decapitado por orden real en el siglo XV. Numerosos autores han citado en sus obras a este personaje; aparece, por ejemplo en las Coplas por la muerte de mi padre, de Jorge Manrique.

El Tiemblo y su famoso Castañar -inmensos bosques de pinos, castaños y robles- se encuentran  a 45 kilómetros de Ávila. Su extensión la cruza el río Alberche, que recibe agua de numerosos manantiales y arroyos de la zona.

Los Toros de Guisando de Ávila.

Toros de Guisando (El Tiemblo), testigos de la historia. Imagen by Rafaelji

Los Toros de Guisando, singular conjunto escultórico, se encuentran en el cerro de Guisando, en el término municipal de El Tiemblo. Las esculturas, de granito, representan a cuatro toros realizados, probablemente, en el siglo II a.C. Estos cuadrúpedos también se encuentran presentes en varias obras literarias españolas como El Quijote de Miguel de Cervantes. Con el Tratado de los Toros de Guisando, acuerdo firmado en ese lugar entre el rey de Castilla -Enrique IV- y su hermanastra-Isabel I de Castilla, “la Católica”- se cree que ésta fue proclamada heredera de la Corona de Castilla.

Pasado El Tiemblo se encuentra la presa del Burguillo, cuyas aguas están destinadas principalmente al abastecimiento agrícola. Cerca de la presa se encuentra el Valle de la Iruela, espacio natural protegido para la reserva de aves que cuenta con una de las colonias de buitre negro más importantes de Europa.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Las Cuevas del Águila, maravilla del Valle del Tiétar

A nueve kilómetros de Arenas de San Pedro se sitúan las Grutas del Águila, cuyas cuevas cuentan con tres millones de años de antigüedad.  Un grupo de jóvenes las descubrió  por casualidad en diciembre de 1963 al observar que salía humo de un agujero. Probablemente, ese humo en verdad era vapor de agua, resultado de la diferencia térmica entre el interior de la cueva (aproximadamente 20 grados) y el frío del exterior.

Las cuevas están abiertas al público durante todo el año. Los visitantes pueden disfrutar en ellas de estalactitas, estalagmitas y numerosas capas de arcilla. Además, destacan las calizas erosionadas por la acción de aire y del viento. En resumen, todo un espectáculo para quienes quieran desconectar y disfrutar unos días de la naturaleza. El Parador de Gredos   es una buena opción donde descansar y disfrutar debido a su ubicación, entorno y servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.