El pulsómetro deportivo, un aliado para los amantes del deporte.

¿Quién sale a correr únicamente con el móvil para escuchar la música que le marca el ritmo del entrenamiento? Desde que salieran al mercado las smartbands, los deportistas pueden controlar sus pulsaciones, distancia recorrida… Pero con el auge de los smartwatches, o pulsómetros deportivos, pueden controlar muchos datos como el recorrido y la distancia, el pulso, la cadencia, el ritmo cardiaco máximo, el consumo de oxígeno…

Los pulsómetros deportivos han desplazado a las smartbands. Atrás ha quedado tener que ajustarse la cinta, humedecer la parte trasera, acoplar el dispositivo transmisor… Su lugar lo han ocupado los smartwatches, unos relojes inteligentes que no sólo marcan la hora. Algunos de estos modelos integran sensores y tecnología que va más allá del clásico acelerómetro y pulsómetro (GPS y GLONASS, altímetros barimétricos), y que permiten la introducción de parámetros personales para estimar la eficiencia de los entrenamientos. Además, con la inclusión de GPS, estos aparatos aportan gran cantidad de datos al deportista con los que controlar sus entrenos: el recorrido y la distancia realizada, el pulso y ritmo cardíaco que ha llevado durante la práctica del deporte, el consumo de oxígeno…

Aunque en su origen nacieron con espíritu deportivo, hoy se pueden encontrar en el mercado este tipo de relojes para todos los estilos: deportivos, elegantes, ligeros… A continuación, te proponemos una amplia diversidad de opciones, aunque como todo, el mercado es más amplio.

Xiaomi Amazfit Pace

El reloj pulsómetro Amazfit Pace destaca por su diseño de caja redonda en cerámica, que le confiere una estética propia. Su peso es de 53,7 gramos y tiene una LCD táctil a color de 1.34 pulgadas cuya tecnología transflectiva aprovecha la luz solar. En cuanto a la resistencia al agua, aunque soporta salpicaduras, no es un reloj sumergible.

Cuenta con un procesador de doble núcleo a 1.2 Ghz, con memoria RAM de 512 MB y una memoria interna de 4 GB, utilizable tanto para guardar los datos recogidos como para guardar música o podcasts.

Permite un completo seguimiento diario de la actividad y permite monitorizar el sueño. Además, se pueden establecer objetivos en los entrenamientos y programar alertas por inactividad.

Polar M430

Polar ha querido mantener una línea continuista, ya que su anterior modelo M400 es uno de los pulsómetros más vendidos. Con una estética muy similar, este dispositivo pesa 51 gramos y tiene una pantalla táctil de 128 x 128 píxeles, aunque no es a color.

El manejo del Polar M430 es muy sencillo, con una estructura de menús intuitiva y a través de la cual resulta fácil moverse. En cuanto a las funciones para el entrenamiento, sigue siendo uno de los puntos fuertes de Polar. Usando la app Polar Flow o su plataforma para escritorio, es posible elegir entre más de 100 perfiles deportivos ya configurados, realizar seguimiento del rendimiento con la función Running index, programar entrenamientos avanzados, ver gráficos de rendimiento o trabajar con bloqueo de zonas de frecuencia cardíaca.

Garmin Forerunner 235

Este reloj es uno de los que presenta mejor relación calidad precio. Presenta un diseño circular muy discreto y atractivo, pero bastante grande. Lo que por un lado permite ver gráficos de forma cómoda, pero por otro lo limita a las muñecas más gruesas.

Es un reloj que está principalmente indicado para running y ciclismo. Mide el pulso en la muñeca y la actividad, con el acelerómetro para interiores y el el GPS y GLONASS para exteriores. Con el GPS encendido, este modelo tiene una autonomía aproximada de 11 horas.

Proporciona una conexión con el smartphone robusta y completa: carga automáticamente tus sesiones, permite descargar widgets, esferas y aplicaciones en función de lo que te interese, así como bajar planes entrenamientos, compartir entrenos en redes sociales, mapas, ver el tiempo…

Suunto – Spartan Trainer Wrist HR

Muy popular dentro de la gama media, el Suunto – Spartan Trainer Wrist HR destaca por su versatilidad, proporcionando programas para el gimnasio, ciclismo o la natación. Dispone de una interfaz sencilla e intuitiva, mostrando cómo la actividad con gráficos y colores. Proporciona datos como frecuencia cardiaca y la carga de trabajo en función de nuestro pulso, pasos, calorías y sueño.

Si haces deporte en exteriores, además de mostrar la ruta y la distancia con precisión gracias al GPS, muestra mapas y puntos de interés cercanos. Con el GPS activado, su batería dura 10 horas. Tiene un peso de 56 gramos y es sumergible hasta 50 metros.

Polar Vantage V

Este Polar Vantage V es una evolución en la gama alta al modelo V800. Presenta una estética más fina y elegante respecto a la estética habitual. Con una caja redonda en acero inoxidable, su pantalla táctil y a color, de 1,2 pulgadas, está protegida por un cristal Gorilla Glass resistente a arañazos y rayas.

Es un reloj muy completo en cuanto a sensórica, métricas y autonomía, ofreciendo unas 40 horas con el GPS activado. Además, dispone de más de 130 perfiles deportivos para elegir, permitiendo cambiar de un deporte a otro en una misma sesión. Entre sus métricas avanzadas, ofrece capacidad aeróbica y estado de forma, análisis de la carga muscular y la carga del entrenamiento.

También cuenta con una app sobre la que verter los entrenamientos para monitorizarlos con mayor comodidad, con planes de entrenamiento, herramientas de análisis, informes de progreso, etc.

Y esto son sólo cinco modelos de los muchos que se pueden encontrar en el mercado. Para elegir el correcto, hay que pensar qué tipo de deporte se realiza para adquirir el más adecuado a nuestras necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.