El mejor pesebre viviente de Sicilia: Custonaci, provincia de Trápani

El pesebre viviente de Custonaci se realiza en el escenario natural de la gruta Mangiapane, frente al mar. Antiguamente en el lugar había una aldea, hoy abandonada, cuyos restos ayudan a crear el ambiente ideal para representar la Navidad.

Uno de los objetivos del belén de Custonaci es conservar y transmitir el patrimonio cultural de los antiguos oficios y de las tradiciones sicilianas. Los personajes del pesebre no son actores, sino auténticos artesanos que habitualmente trabajan en el lugar y en los pueblos vecinos. Hay zapateros que reparan zapatos, barberos que cortan el pelo, mujeres que hilan lana, niños que fabrican cestos de mimbre, hombres que hacen pan en hornos de barro y agricultores con utensilios autóctonos.

El pesebre de Custonaci se realiza desde hace 34 años

Custonaci, provincia de Trápani: marco natural del pesebre

Gruta Mangiapane, escenario del pesebre viviente

La fidelidad de las escenas representadas en el pesebre es fruto de investigaciones llevadas a cabo por el Instituto de Ciencias Antropológicas y Geográficas de la Universidad de Palermo. Se estudiaron los ambientes, los oficios y las costumbres de la época (1800-1900).

En Navidad el pesebre se convierte en un museo “viviente” al aire libre, es una alternativa a los estáticos museos etno-antropológicos.

En la representación de la Navidad se emplean los utensilios y herramientas agrícolas originales. Además de la iluminación artificial se usan antorchas, antiguos faroles romanos y lámparas de petróleo.

Parte de los 160 intérpretes realizan prácticas de acuerdo a los ciclos estacionales de la agricultura: arado, poda de la vid, recolección de aceitunas, producción de aceite y de vino.

Navidad en la gruta de Custonaci

La noche del 24 de diciembre, desde el santuario de la patrona de Custonaci, sale el cortejo que acompaña a María y a José.

El grupo desciende por un sendero hasta las inmediaciones de la gruta. Allí María golpea la puerta de una posada, pero como allí no hay lugar continúan y se acomodan en el interior de la gruta. Ya en otra escena, en el fondo de la gruta, aparecen Jesús, María, José, el buey y el asno rodeados de ofrendas, entre las cuales hay productos típicos sicilianos.

En el recorrido entre la puerta de entrada y el pesebre se pueden ver representados y ejecutados los antiguos oficios: pescadores que reparan redes mientras el nassaro prepara la nassa (antigua herramienta para pescar crustáceos), el carrero que arregla las ruedas del carro, ancianos que hacen cestos con ramas y hojas de olivo, hombres que trabajan la arcilla.

Entre los personajes hay niñas que lavan ropa en baldes de piedra, mujeres que bordan el ajuar de bodas, otras tejen al croché o planchan con planchas a carbón. La cocina “en vivo” se puede ver cuando mujeres preparan los higos secos o los tomates desecados, mientras pastores elaboran ricota y quesos. A todo esto se suma el sonido de la zampogna, instrumento musical que se escucha en todas las fiestas navideñas de la isla.

El escenario natural de la gruta de Mangiapane

En el territorio de Custonaci hay varias grutas que fueron habitadas en la prehistoria. Restos de antiguos minerales y fósiles dan testimonio de que hombres del paleolítico vivieron en estas grutas. La más grande es la de Mangiapane que tiene 70 metros de alto y 50 de profundidad. A comienzos del ‘800 la familia de pastores Mangiapane construyó cinco casas de dos pisos, un depósito, dos establos y un gran horno. La familia vivió en la gruta hasta el año 1950.

Custonaci y su producción de mármol

Custonaci es la primera cantera de mármol de Sicilia, segunda en Italia y Europa, con importancia geológica, pero sobre todo económica. La piedra de Custonaci, hoy exportada a todo el mundo, se utiliza desde el Medioevo. El mármol policromático con matices rosados, reviste antiguos monumentos como la basílica de San Pedro en Roma. Después de la Segunda Guerra, gracias a la industrialización, Custonaci alcanzó un primer plano internacional con el llamado “perlado de Sicilia”, el mármol más vendido en el mundo, después del blanco de Carrara.

Origen del nombre Custonaci

Según algunos antiguos documentos la desinencia aci (derivación sicana) o akis (derivación griega) indica un objeto puntiagudo. La raíz del nombre se asemeja al término kustuni, custuni en dialecto siciliano, que significa costa. Otros dicen que podría tener origen bizantino o derivar de la ninfa Chustonachi.

Tal es la belleza de la zona que ha sido utilizada como escenografía para el rodaje de películas cinematográficas y de televisión como “El comisario Montalbano”.

En el 2006 el pesebre viviente de Custonaci fue inscripto en la listas del patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO, entre los 100 bienes inmateriales de Sicilia.

 

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.