El Liberalismo de John Locke

John Locke es considerado el padre del Liberalismo y, por lo tanto, el iniciador del sistema político del que ha nacido la versión actual de la democracia.

 

John Locke considera que el poder de origen divino y hereditario no tiene ningún sentido, ya que Locke propone un modelo contractualista, aunque con notables diferencias respecto a la propuesta de Thomas Hobbes. El objetivo del pensamiento político de Locke es poder justificar la expulsión del poder cuando quien lo ostenta ha actuado de forma anticonstitucional, algo totalmente imposible si Dios es el origen del poder. John Locke comparte con Thomas Hobbes la idea de un estado de naturaleza y del origen del estado a través de un contrato, pero no comparte la visión de Hobbes sobre el estado de naturaleza y, especialmente, Locke no aceptará el absolutismo, ya que lo que plantea es un liberalismo burgués, como alternativa a la Monarquía Absoluta.

 El estado de naturaleza

John Locke afirma que el estado de naturaleza no es un estado de guerra de todos contra todos, como propone Hobbes, ya que la razón y los derechos individuales son la base del estado de naturaleza. El estado de naturaleza no es una situación de guerra ya que mientras el estado de naturaleza tiene como características la colaboración entre los hombres, paz y buena voluntad, la guerra es la enemistad entre los hombres y la lucha. Los hombres, como seres racionales, tienen derechos como el derecho a la vida, a la libertad o a la propiedad. Sin embargo, John Locke acepta la esclavitud, ya que considera que la esclavitud es la situación del estado de guerra continuado entre el vencedor legítimo y el cautivo.

Locke

La legitimización de la sociedad

Si los hombres siguen la ley natural, el estado de naturaleza es sinónimo de paz y de colaboración. A pesar de todo, lo que no existe en el estado de naturaleza es una autoridad que garantice estos derechos. Por eso todo el mundo es independiente y juez para poder castigar a los delincuentes. De ahí vendrá esta necesidad de crear una sociedad, pero sólo si ésta es aceptada voluntariamente. Las razones que llevan a crear una sociedad son las siguientes:

. No existe en el estado de naturaleza una ley aceptada por todos.

. No existe una autoridad o juez que pueda resolver las diferencias.

. No existe un poder que ejecute las sentencias justas.

Mientras que Hobbes considera que cualquier forma de estado es preferible a la anarquía y la guerra de todos contra todos que significa el estado de naturaleza, John Locke considera que sólo aquella forma de estado que produzca beneficios y proporcione una regla estable para vivir y facilitar la convivencia. El contrato social tiene como objetivos el bienestar, la paz y garantizar el derecho a la propiedad. El poder político tiene como origen el consentimiento y como objetivo el bien común. De ahí que el gobernante no pueda abusar de su poder, ya que la revuelta es justificada si el gobernante abusa de su poder.

 El derecho a la propiedad privada

Uno de los derechos fundamentales para John Locke es el derecho a la propiedad privada. No debemos olvidar que John Locke propone un modelo burgués, de ahí el interés para justificar el derecho a la propiedad privada. John Locke es consciente de la relación existente entre propiedad y poder, ya que sólo tienen derechos políticos los que tienen propiedades. La propiedad no nace con el estado, sino que la función del estado es protegerla. El derecho a la propiedad nace del trabajo y el esfuerzo que hace el hombre. Como el trabajo es el origen del derecho a la propiedad, John Locke expresa el derecho de la existencia del Imperio Inglés en América, donde hay tierras sin trabajar, así como por el hecho civilizador del imperialismo. Esta visión sobre la propiedad privada y el imperialismo, es un precedente claro del capitalismo actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *